Hacia el XXIII Encuentro Nacional de Mujeres

Spread the love

Los días 16, 17 y 18 de agosto tendrá lugar, en la ciudad de Neuquén, el XXIII Encuentro Nacional de Mujeres. Como todos los años, miles de mujeres nos encontraremos para debatir sobre nuestra situación en la Argentina actual, donde a pesar del doble discurso de Cristina K nuestros problemas siguen y se profundizan. Las mujeres del MST-Nueva izquierda participaremos de este nuevo Encuentro aportando nuestras opiniones para continuar y fortalecer las luchas por nuestros derechos.

Las mujeres de todo el país podemos ver todos los días como, bajo el gobierno del matrimonio K, nuestra situación y la de los trabajadores y el pueblo continúa deteriorándose. Cristina trató de hacernos creer que llegaba el momento de la redistribución de la riqueza y que con una mujer presidenta se solucionarían los problemas de las mujeres en el país. Esto solo es parte del doble discurso al que nos tienen acostumbradas los Kirchner, doble discurso que cada vez queda más al descubierto.
Por un lado, el gobierno nacional se acordó de las necesidades del pueblo sólo para intentar contrarrestar el inmenso golpe que le propinaron los pequeños productores del campo con su lucha. Cristina, anunció un plan de hospitales mientras los hospitales y salitas del país atraviesan una de sus mayores crisis, sin insumos, con médicos y trabajadores de la salud con salarios de miseria, con hospitales colapsados que no dan abasto. Mientras, el plan de entrega gratuita de anticonceptivos dejó a más de 900.000 mujeres del país sin acceso a ellos durante más de cinco meses. Intentó presentarse como una víctima, diciendo que le hacían esto porque ella es mujer.
En este Encuentro tenemos que rechazar esto. El pueblo, como lo hicieron los pequeños productores del campo, enfrentamos a este gobierno porque es el principal responsable de la falta de empleo y la precarización laboral, de la destrucción de la salud y educación públicas, por pretender gobernar con patotas y fuerzas de seguridad siempre a la orden del día para reprimir a los trabajadores y sectores en lucha. Como lo vimos en la lucha de los trabajadores y trabajadoras del Casino de Buenos Aires cuyos reclamos eran por mejores condiciones de trabajo, por que las trabajadoras no pierdan sus embarazos por la responsabilidad de una patronal, amiga y socia de los K, que las condena a un trabajo insalubre.
Al mismo tiempo, y nuevamente más allá de los dichos de los miembros del gabinete K, el aborto sigue siendo un delito, condenando a miles de mujeres pobres a morir por abortos clandestinos y vedándonos a todas las mujeres nuestro derecho democrático a decidir sobre nuestros propios cuerpos. La supuesta ley de anticoncepción gratuita a través de los hospitales públicos, no para de hacer agua, a la ya clásica desigualdad entre las distintas provincias y municipios, le sumamos la interrupción que sufrió el programa los primeros meses del gobierno de Cristina y la reciente noticia de la prohibición judicial del reparto de anticonceptivos de emergencia en la provincia de Córdoba.
Esto último no hace más que reforzar las desigualdades sociales, porque no prohíbe su venta sino la distribución gratuita, condenando nuevamente a las mujeres pobres y de menores ingresos. Continúan también la discriminación laboral sufrida por las mujeres, que por igual trabajo todavía no tenemos igual salario, porque somos víctimas privilegiadas de la desocupación y la única respuesta que encontramos es un miserable plan de $150, en un país donde más allá de las mentiras del INDEK hay 30% de inflación anual. Porque cada día son más las mujeres y los niños que son víctimas de trata, con la complicidad de la policía, los jueces y políticos de turno. Por todo esto las mujeres tenemos que organizarnos para enfrentar a nuestro principal enemigo, el gobierno del matrimonio K, que está muy debilitado como consecuencia de la derrota que le impusieron los pequeños productores del campo y porque de la mano de la inflación se les cae la careta del doble discurso.

Neuquén, cuna de luchas

Este año vamos a Neuquén, una provincia atravesada por luchas y reclamos sociales. A la cabeza de estos se encuentran las compañeras y compañeros docentes que el año pasado protagonizaron una heroica lucha por aumento salarial y mejores condiciones laborales junto a las y los docentes del gremio ADOSAC de Santa Cruz y los Autoconvocados de Salta. Esta lucha enfrentó al asesino de Sobisch y al gobierno nacional, cuyo ministro de educación Filmus hacia campaña electoral mientras era asesinado el maestro y ejemplo de lucha Carlos Fuentealba. Hoy continúa la lucha de miles de compañeras y compañeros docentes y del pueblo de Neuquén por el juicio y castigo a los responsables materiales y políticos del asesinato de Fuentealba. En este camino se ha conquistado un primer triunfo: la condena a cadena perpetua a Poblete. Miles de mujeres vamos a alzar nuestras voces para exigir que el asesino Sobisch sea juzgado y condenado por ser el responsable político del asesinato del maestro.
Para las Mujeres del MST tiene una enorme importancia pisar suelo neuquino. Fue allí donde hace seis meses fallecía nuestro compañero Lázaro Duarte, asesinado por una patota del MPN en un ataque a nuestro local central neuquino. El asesinato de Lázaro es un ataque al MST y a todos los luchadoras populares, porque nos atacaron a nosotros por ser un puntal de la lucha docente del 2007 y por el juicio y castigo de a los asesinos de Fuentealba. Intentaron con este ataque amedrentar y dar un mensaje mafioso a la militancia del MST y a todos los luchadores populares. Las mujeres del MST, acompañadas por miles de mujeres, vamos a estar en Neuquén para decir que seguimos la pelea por el juicio y castigo a los ejecutores y responsables políticos del asesinato de Lázaro. Vamos a demostrarles que no nos han amedrentado y que jamás lograrán apagar nuestra lucha, porque Lázaro Duarte está presente en cada paso que damos, porque seguimos peleando como mujeres y revolucionarias. Y recordaremos también a nuestra querida Teresa Rodríguez, asesinada por las balas asesinas dirigidas al corazón de los pueblos de Cutral Có y Plaza Huincul.

Por un XXIII Encuentro de pluralidad y organización en la lucha

En estos años los Encuentros han sido cuna de muchos avances que las mujeres hemos conquistado, impulsando importantes luchas por: reglamentación de jardines maternales zonales, leyes sobre violencia familiar, ley de divorcio vincular (aprobado en la Argentina recién en 1987), patria potestad compartida, el acceso libre a información y anticonceptivos, la campaña por el aborto legal y seguro, jubilación para el ama de casa sin aportes y tantas otras. Y tras la multiplicación de la participación en el Encuentro que siguió a las jornadas del 19 y 20 de diciembre, su política de denuncia al imperialismo y exigencia al Estado viene potenciándose. Así en el 2005, un mes antes de la llegada de Bush (recibido por el mismo Kirchner y Cristina), una Mar del Plata repleta de mujeres le dijo no al imperialismo, al pago de la deuda y el ALCA. Y en 2006, miles marchamos por las calles de Jujuy, la provincia de Romina Tejerina, para pedir por su libertad.
En este sentido, los Encuentros, por su pluralidad y su metodología, se han tornado un espacio de reflexión profundo, de intercambio de experiencias, y también de exigencia de temas que son banderas para miles de mujeres. Sin embargo, los tiempos cambian, la misma práctica y la difusión que se viene realizando desde el Encuentro y otros espacios han sensibilizado al conjunto de la sociedad frente a los problemas de las mujeres, logrando una apertura cada vez mayor frente a temas como la educación sexual y el aborto.
Frente a una realidad social que avanza y plantea mejores condiciones para nuestra lucha, tenemos el desafío de comenzar a proyectar caminos que nos permitan velar por el espíritu de pluralidad e igualdad del Encuentro, a la vez que desarrollemos formas de organización y acción que nos permitan trabajar todo el año coordinadamente en torno a la lucha por nuestros derechos. En nosotras está imaginar y forjar estas formas posibles desde el mismo Encuentro. En nosotras está la lucha por nuestra libertad.

Va Patricia

Así como ya ha participado en varios Encuentros realizados en años anteriores, la compañera Patricia Walsh (Nueva Izquierda) viaja este fin de semana a la ciudad de Neuquén, donde tendrá lugar el XXIII Encuentro Nacional de Mujeres.
En esta ocasión nuestra diputada va a participar de los talleres sobre Mujer y Salud, aportando a los debates su proyecto de ley para la prevención del cáncer en mujeres, el cual está por ser aprobado esta semana por la Comisión de Salud de la Legislatura porteña. Dicho proyecto luego deberá ser tratado en otras tres comisiones antes de ir al recinto para su votación definitiva.
Asimismo, junto a otras diputadas, Patricia ha presentado en estos días un proyecto de declaración proponiendo que la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires exprese su adhesión formal al XXIII Encuentro.

Mujeres del MST


Publicado

en

por

Etiquetas: