Sin respuestas para los pequeños productores

Spread the love

Protesta latente

El conflicto con el campo sigue abierto. Con la caída de la 125 se eliminó un instrumento que asfixiaba a los pequeños y medianos productores que no podían soportar el alto nivel de retenciones. Pero con el aumento de los insumos y la baja en los precios de los alimentos en el mercado mundial, el 35% sigue siendo insoportable para la pequeña producción. Mientras tanto, los pooles gozan del mismo nivel de retención y el gobierno no tiene en agenda modificar el esquema. La falta de respuestas a la lechería, ganadería, y economías regionales agrava la situación. Los chacareros amenazan con volver a las rutas.

El pasado 6 de agosto una asamblea de 2.000 productores reunida con la Federación Agraria Argentina (FAA) en la localidad bonaerense de 25 de Mayo votó el estado de alerta y movilización. Según relatan los medios locales era muy grande el malhumor de los chacareros allí presentes, ya que no había respuesta a sus reclamos de retenciones segmentadas, ni a los problemas de la ganadería o de las economías afectadas por la sequía. Se aprobó una cabalgata a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires y una nueva concentración en Olavarría para el día 23.
El gobierno, alertado de que el horno no está para bollos, decidió cambiar su política de querer recibir en forma separada a las entidades de la Mesa de Enlace. Cerca del mediodía llamó a una reunión con el nuevo Secretario de Agricultura Carlos Cheppi, la primera después de que fuera derogada la resolución 125.

Sin respuestas

Pese a que la reunión terminó según sus participantes en forma cordial, Cheppi, que estaba acompañado por varios funcionarios, entre ellos el titular de la ONCCA Etchegaray, afirmó que no estaba en estudio un nuevo plan de aumento de retenciones. Pero que tampoco tenía en estudio segmentarlas para beneficiar a los pequeños y exigir aún más a los grandes. De los otros temas, sólo buenas intenciones y promesas.
Pasó casi una semana de aquel primer encuentro y casi tres desde que el Senado rechazara el proyecto de ley del gobierno, otorgándole un triunfo categórico a los cuatro meses de lucha de los pequeños productores. Sin embargo, luego de la derogación de la 125, el gobierno no ha respondido al reclamo de retenciones diferenciadas ni al resto de los reclamos que originaron el levantamiento agrario.
Según Crítica Digital del 6 de agosto no se mejoraron los ingresos de los productores. Debido a las caídas de precios en el mercado internacional y a las pulseadas del Gobierno con las grandes exportadoras, los chacareros recibieron ayer entre 840 y 860 pesos por la tonelada de soja, un valor inferior a la que les quedaba cuando regía la resolución 125.
En realidad a 466 dólares la tonelada, una vez descontadas las retenciones, tendrían que cobrar entre 920 y 930 dólares. Pero los exportadores se aprovechan, aplicándoles un descuento adicional con la excusa de cubrirse sobre eventuales riesgos, tal cual lo han denunciado dirigentes de la FAA al hablar de una “cartelización” de la exportación.
A esto debemos sumarle que no hay respuestas concretas a la situación de los tambos que no pueden competir y siguen fundiéndose. Ni hay respuesta a la demanda de subsidios y apoyo tecnológico para los pequeños, ni para la ganadería, ni para las economías regionales.
La presidenta, mientras tanto, no para de fustigar la lucha de los ruralistas, amenaza con desconocer a sus dirigentes e intenta negociar por provincia y por zona. No tanto en el afán de dar respuestas, sino de dividir al frente de lucha agrario, como intentó Moreno en un acuerdo con algunos productores lecheros que no conformó a nadie.

Se vuelve a calentar la caldera

El secretario de FAA, Omar Barchetta, planteó a lanacion.com del 11-08-2008: “el cambio de funcionarios como un hecho esperanzador, pero que en la práctica no tuvo resultados. «Ahora venimos haciendo asambleas y esto se va a intensificar en distintos lugares del país para ver cómo se sigue. Esto no está nada bien y es muy probable que se hable de medidas de fuerza.»
Y pese a que algún medio especule que estas declaraciones pueden ser todavía un amague para presionar al gobierno y negociar, lo cierto es que desde abajo la caldera se está calentando. Para muestra valen dos ejemplos recientes: el pasado 7 de agosto el gobernador Scioli fue abucheado por productores autoconvocados en la localidad de Coronel Suárez: “El intendente, Ricardo Móccero, denunció que el gobernador fue golpeado por la espalda y admitió que tuvo que cancelar el acto central por el escrache.” (Crítica Digital del 08-08-2008). “SANTA ROSA.- Los ruralistas pampeanos esperarán hoy a la presidenta Cristina Kirchner con una manifestación para expresarle que por su culpa la ganadería pampeana perdió 500.000 vacunos en lo que va del año. La decisión se tomó anoche en una reunión de productores agropecuarios autoconvoca-dos de Santa Rosa y la zona, según informaron a LA NACION” (12-08-2008).
Es evidente que, en la medida que el gobierno no da una respuesta positiva a los reclamos fundamentales de los pequeños productores y chacareros, el conflicto sigue latente.

Francisco Santana


Publicado

en

por

Etiquetas: