Editorial

Spread the love

Apoyar las luchas y defender a los dirigentes combativos

La rebelión agraria no sólo le propinó un golpe decisivo al gobierno y al modelo de los Kirchner, derrumbando el país de fantasía que nos quisieron vender y desnudando la cruda realidad de inflación y pobreza. También abrió la compuerta a crecientes luchas de trabajadores, sectores medios y populares que a lo largo y a lo ancho del país salen a pelear por su nivel de vida. Los pequeños productores, fortalecidos por haber tumbado la fatídica 125, van por más: salen a la pelea nuevamente por las retenciones diferenciadas y un plan agropecuario donde paguen más los que más tienen. Pero esta vez, en medio de un escenario donde los trabajadores han vuelto al protagonismo y una perspectiva donde pueden confluir sus reclamos con los sectores medios agrarios, los desocupados por los planes congelados y los estudiantes movilizados por el magro presupuesto de escuelas y universidades.

A la cabeza están los docentes y estatales que, en dieciséis provincias, desarrollan conflictos de distinto tenor pero con una sola bandera: un aumento real de salarios. Se viene de fuertes paros docentes en Santa Cruz, Salta y Tierra del Fuego. Esta semana vuelven a parar Santa Fe y Entre Ríos, coincidiendo con las 48hs en Buenos Aires. Catamarca volvía a parar 72hs y dictaron la conciliación. En Chubut se vuelve a parar el 3/9. Ya pararon en Formosa, se vienen paros en Capital y Mendoza y se preparan en San Juan, Río Negro, Corrientes y Santiago. Miles le dicen No a la decisión de Kirchner y los gobernadores de no dar aumento!

En Buenos Aires la efervescencia va en aumento frente a la negativa de Scioli de negar el salario. Paran el conjunto de los estatales de ATE: auxiliares, administrativos, IPS, IOMA, Registros Civiles, organismos descentralizados, hospitales de la CICOP y los docentes junto a los judiciales generalizando el reclamo salarial. Un conflicto creciente que empuja a la unidad de los gremios de la CTA como hace años no pasaba. Con una marcha unitaria y acto, como el del jueves 21 de agosto frente a la Casa de Provincia en Capital y a Plaza de Mayo. Y que esta semana, en medio de un paro general de 48 hs, genera la primera movilización frente a la Gobernación. ¡Hasta la dirigencia de UPCN se vio obligada a llamar a un día de paro!

Una clara respuesta a la decisión de los K. de congelar los fondos provinciales y de los gobernadores de ajustar para abajo para salvar el rojo de las tesorerías. Como dijo Scioli: “no vamos a endeudarnos para otorgar un aumento salarial”. Es que la caja nacional del famoso superávit, a la que echaron mano en las luchas anteriores, se está vaciando. Las reservas en el Banco Central ya son una incógnita y, al compás de un modelo económico que hace aguas, aunque los K. sigan mintiendo la realidad manipulando las cifras del INDEK, se avecinan compromisos con los de arriba y los de afuera: deuda con el Club de París y los bonistas, ajustes tarifarios, subsidios a las privatizadas, salvatajes a la Bolsa… más concentración y menos distribución. Y la inflación que sigue castigando a los que trabajan y menos tienen.

Mientras publicitan un cambio en la movilidad de las jubilaciones, la realidad es un recorte brutal como el que se dio en Córdoba y el que se prepara en Buenos Aires, contra los trabajadores del Banco Provincia, que han realizado paros y los estatales en general, por el proyecto en ciernes para habilitar a que el gobierno eche manos de los fondos del IPS para paliar su déficit de caja.

También hay bronca y reclamos en el sector privado. El publicitado aumento del salario mínimo pactado por Moyano y la CGT con las patronales y el gobierno fue sólo un golpe de efecto sin incidencia real en los bolsillos. Se impone la reapertura de paritarias, pero el gobierno explícitamente la niega, con el burdo argumento que “nadie las solicitó”. El silencio de Moyano y las bravuconadas de Barrionuevo son sólo eso: ignoran la necesidad de un aumento general de emergencia. Aunque, forzados por la bronca desde abajo, ya en varios gremios hay algunas negociaciones informales barajando sumas fijas, reconociendo la realidad. Pero también la necesidad de un verdadero aumento al básico que cubra la canasta familiar real.

Lamentablemente la dirigencia de CTERA y la conducción de Yasky de la CTA y las conducciones cegetistas, lejos de tomar medidas para unificar los reclamos y pechar unitariamente por un aumento general de salarios para estatales y privados, siguen coqueteando con un gobierno al que la mayoría del pueblo le ha dado la espalda.

Muy por el contrario, dirigentes de la CGT e incluso de la CTA avalan o ejecutan medidas contra las nuevas direcciones que se han puesto al frente de las luchas o que las fogonean desde abajo empujando a los dirigentes burocráticos a salir a la pelea. Pretenden acallar los reclamos y escarmentar a los que luchan y practican la democracia sindical.

Ayer fue contra los trabajadores del neumático y los nuevos dirigentes combativos de FATE y el SUTNA de San Fernando. Y sancionando a la luchadora docente Mary Garrido de San Juan.

Hoy, pretenden consumar el ataque que vienen llevando a cabo contra el combativo cuerpo de delegados del Subte. La dirigencia de la UTA en connivencia con la empresa y la vista gorda del Ministerio de Trabajo, desde hace un año vienen atacando a los delegados con persecuciones, descuentos salariales, judicialización y procesos de desafuero como el iniciado al compañero Segovia e intentos de elecciones fraudulentas, pretendiendo a fuerza de patotas lo que nunca lograron en elecciones: desplazar y debilitar a los legítimos representantes de los trabajadores. A los que encabezaron las luchas logrando conquistas históricas como las 6 hs, aumentos sustanciales de salarios y pase a convenio de tercerizados. Ahora quieren expulsarlos del sindicato con una maniobra grotesca a través de su tribunal “de ética gremial” y un congreso trucho.

Hay que rodear de solidaridad activa a los trabajadores del subte y sus delegados. Junto con el apoyo a todas las peleas por el salario y por la reapertura de paritarias, es una tarea de primer orden para todos los luchadores. Asimismo apoyar los nuevos reclamos de los chacareros.

También hay que exigir que los dirigentes de las centrales unifiquen los reclamos y convoquen a un plan de lucha nacional. Por un aumento general de salarios, jubilaciones, planes y presupuestos sociales. Por retenciones diferenciadas en el campo, reduciéndolas a los pequeños productores y gravando fuertemente a los grandes y a los pooles de siembra y las agroexportadoras. Pero que debe continuar por un programa de emergencia con medidas contra la inflación y la carestía, como el control de los precios y la eliminación del IVA de los productos de la canasta y para que los platos rotos de un modelo fracasado, los paguen los que se enriquecieron con la política del matrimonio K. y no los trabajadores, la clase media y los sectores populares.


Publicado

en

por

Etiquetas: