Korrupción: sin nueva política…

Spread the love

Con viejos vicios

Cada vez son más las pruebas que indican que los Kirchner no tienen nada que ver con la nueva política. Las mentiras y engaños del matrimonio presidencial salen a la luz, desnudadas por la crisis y un modelo que ya no resiste maquillaje alguno.

No hacen falta más pruebas para
demostrar que este no es un go-
bierno progresista y transversal como se quiso mostrar en un principio. Terminó apoyándose en el viejo aparato del PJ y sus tristes figuras. Otra careta que se le cayó a los K es la de ser un gobierno antiimperialista que forma parte del proceso de cambio que se inició en Latinoamérica de la mano de Chávez. Los Kirchner hacen lo imposible por pagar sus deudas a los organismos financieros internacionales, así como también por cumplir a rajatabla con todas sus recetas, aun a costa de seguir agrandando la brecha social entre ricos y pobres que ya es superior a la que existía con los gobiernos anteriores. Pero si a alguien le quedaba alguna duda que los K no son muy diferentes a Menem o Alfonsín (salvando si se quiere su discurso) no hace falta más que echar una mirada sobre todos los casos de corrupción que rodean al matrimonio presidencial, su gobierno y su “justicia”. Veamos.

* Valijagate. Ya pasó más de un año de que se secuestrara la valija con 800 mil dólares que traía el venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson en un taxi aéreo contratado por la empresa estatal argentina Enarsa. En ese entonces, uno de los acusados hasta había relacionado el ingreso
del dinero con los Kirchner. Sin embargo, el juez federal Daniel Petrone, nombrado recientemente por la presidenta, eliminó del expediente la figura de contrabando y la reemplazó por la de lavado de dinero, más difícil de probar que el contrabando y, además, excarcelable. ¿Claridad y transparencia? Muy pocas. ¿Avances? Ninguno.

* Skanska. Con sus coimas y sobreprecios millonarios en gasoductos, que tocaba directamente a uno de los funcionarios más importantes y cuestionados de este gobierno: Julio De Vido. Incluso se llegó a hablar de que Kirchner le iba a pedir la renuncia a su ministro por lo salpicado que estaba por el conflicto. Sin embargo el tiempo pasó, nada quedó muy claro y De Vido continúa ejerciendo funciones públicas.

* ¿Plata en el colchón? Otra investigación que ha quedado trunca y está directamente relacionada con el matrimonio presidencial es la que se hizo alrededor del recorrido y monto de los fondos de Santa Cruz que Néstor Kirchner depositó en el exterior cuando fue gobernador de esa provincia. El caso se archivó en forma bastante turbia y rápida. La misma suerte corrió la investigación sobre el notorio incremento del
patrimonio de la pareja presidencial. Según su declaración jurada, Kirchner aumentó su patrimonio en 11 millones desde 2003.

* Teléfono, Néstor. Numerosas denuncias de particulares obligaron a la Justicia a abrir investigaciones sobre el presunto pago de coimas de Siemens a funcionarios durante el gobierno de Néstor Kirchner.

* Más reciente, tras una denuncia de Mario Cafiero, el gobierno nacional se vio obligado a iniciar una investigación sobre
el sospechoso descuido que, a costa del fisco, le habría permitido a unas pocas grandes empresas exportadoras de granos quedarse con millones de dólares al adelantar operaciones de venta y así pagar menores retenciones.

* Los aportantes de campaña. Si algo llamó la atención de los medios y la población es el reciente caso del fusilamiento en un descampado de General Rodríguez de tres empresarios en forma mafiosa. Uno de elos, Sebastián Forza, era dueño de una droguería que fue una de las empresas aportantes a la campaña de Cristina. Oh casualidad, uno de los recaudadores, Héctor Capaccioli, es el superintendente de Servicios de la Salud, encargado de supervisar empresas proveedoras de salud. ¿Transparencia? Cero.

* La monotributista. Aunque parezca una cargada, no exageramon. Según se podía verificar en la web antes de asumir, Cristina revistaba en la categoría III del régimen de monotributo, lo que significaba que tenía ingresos menores a los $15.000 anuales. Algo así como ganar un poco más de mil pesos por mes. Recordamos que en su declaración jurada figuran tres casas en Río Gallegos,
Santa Cruz, y un departamento en Recoleta, Capital Federal.Desde el 1° de julio, la presidenta se inscribió con la categoría A del Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (monotributistas). Cristina Kirchner declaró ingresos por actividades privadas de 12.000 pesos al año, o sea 1.000 pesos por mes. Paga 105 pesos al mes, que se distribuyen de la siguiente manera: 33 pesos de monotributo impositivo, 35 pesos para monotributo previsional y 37 pesos en concepto de aporte a la obra social. De esta forma, ya no pagará el Impuesto a las Ganancias que tributaba hasta esa fecha, al estar registrada como autónoma. Sin embargo, no hay ningún Montoya que persiga a la presidenta para exigirle rendimiento de cuentas alguno. Y la “justicia”, como siempre, funciona en sintonía con los poderes de turno. Favoritismo puro.
La lista de casos de corrupción que envuelve al actual gobierno no hace
más que terminar de definir a los Kirchner como competidores nada despreciables de Menem, Alfonsín o De la Rúa en cuanto a manejos turbios y mafiosos. ¿Nueva política? ¿Qué es eso?

Federico Milman


Publicado

en

por

Etiquetas: