Los K contra Continental

Spread the love

Táctica y estrategia

Suele pasar que con una decisión del gobierno perdemos todos, más si las reglas de juego las escribieron quienes sembraron el terror. Así se juega, desde hace 25 años, en el tema comunicación. En democracia, no podemos considerar “legal” una ley que promulgó la dictadura.
La actitud de los K desconcierta. Primero pelean con el Grupo Clarín para poner en agenda la nueva Ley de Radiodifusión, cuando antes prorrogaron por 10 años las licencias de los multimedios. Ahora, si bien su mayor aliado es el Grupo Hadad, en el toma y daca preelectoral acuerdan con el principal multimedio la campaña que los mantenga en el poder.
Últimamente pareció que el gobierno decidió cambiar las reglas para permitir el ingreso de los que quedábamos afuera, aunque se sospecha que sólo busca incluir a su socio Rudy Ulloa. En medio de ese aparente giro estalló el conflicto del campo y terminó la buena onda oficial con el Grupo Clarín, al que meses atrás le permitieron fusionar Multicanal y Cablevisión. Aplacadas las aguas, los operadores K pasaron de la confrontación al diálogo. Así se decidió la salida del único funcionario que se opuso a la fusión de las cableras y ya TN anticipa la salida de la funcionaria de Medio Ambiente que dijo que Clarín contamina con Papel Prensa. No es casual que muchos oficialistas aten la suerte del proyecto de Ley de Radiodifusión, cuyo envío demora el Poder Ejecutivo, a la votación de Aerolíneas, la movilidad jubilatoria y otros temas…
En este juego aparecen otros monopolios, en este caso el Grupo español Prisa, dueño de Radio Continental. También el gobierno K antes lo favoreció, al habilitarlo a explotar la licencia de FM de otro grupo y transmitir en simultáneo con su AM. El “gobierno nacional y popular” no pensó que, al simplificar puestos, quedan trabajadores afuera. Ayer autorizó lo que hoy sanciona arbitrariamente. Y los damnificados piden libertad de expresión, pero antes se beneficiaron con la ley de la dictadura. El Estado arbitra en favor de unos y otros, dejando afuera siempre a los mismos. Nadie pierde poder: sólo cambian de mano la billetera. Si la nueva ley no sirve para que en vez de libertad de empresa la comunicación sea un derecho humano, sólo veremos peleas y acuerdos de pura conveniencia política. Y como en el Juego de la Guerra, nos dirán: ¡China ataca Kamchatka!

Hernán Daicich,
director gral. de Frecuencia Zero FM 92.5,
integrantes del Foro Argentino de Radios Comunitarias


Publicado

en

por

Etiquetas: