Crecen la pobreza y la indigencia

Spread the love

Aumento inmediato de los planes sociales

El INDEK de Guillermo Moreno viene anunciando que sigue creciendo el empleo, reduciéndose la pobreza y la indigencia. Pero con alrededor de 30 puntos de inflación anual en los alimentos, la pobreza y la indigencia crecen en forma alarmante. Para dar respuesta a la emergencia, los planes sociales deben cubrir como mínimo la canasta de alimentos básicos, que hoy es de $ 560.


Escribe Gustavo Giménez

El país de Moreno y Cristina K es como el “país de las maravillas”. La inflación de julio fue de tan solo el 0,4 % y la de agosto rondaría el 0,6%. Con esos números la mayoría de la población vio mejorar sus ingresos en un 20%. Pero cuando uno va de compras puede notar que los números oficiales son puro cuento, una burla a los argentinos que menos tienen.
La mayoría de las consultoras privadas y el observatorio de la CTA, señala que la inflación de julio fue como mínimo el triple del índice oficial y la de agosto va a rondar el 1,9 %. Que al año no es del 8%, sino del 24 % y en el precio de los alimentos alcanza al 34,6 %.

Cada vez más pobres

Estas crudas cifras nos están indicando un serio aumento de la pobreza y la indigencia. En la Argentina hay 11 millones de pobres y casi 5 millones de indigentes. Para el Observatorio de Deuda Social Argentina de la Universidad Católica (UCA) un 30% de población está en la pobreza, un 11% en la indigencia y en el último mes nueve niños de cada 100 han sufrido episodios de hambre. Cifras que han crecido significativamente en relación a un año atrás.
Este deterioro social se observa en todos los terrenos. Según reconoció la ministra de Salud, Graciela Ocaña, “Durante 2007 la mortalidad infantil tuvo un importante crecimiento en la Argentina… Ocaña también señaló que las causas del aumento de la mortalidad infantil en el país se vinculan con «falta de infraestructura hospitalaria suficiente para afrontar la epidemia de enfermedades respiratorias»… La funcionaria explicó a los periodistas extranjeros que estos factores influyeron negativamente en las clases bajas, «porque un niño pobre, cuando es dado de alta, va a un hogar sin calefacción y sin alimentación adecuada y vuelve a las 48 horas [a los centros de salud] peor de lo que se fue» (La Nación, 13/8)
También la formación de empleo viene retrocediendo. Según Silvia Stang de La Nación “A contramano de otros informes que indican que en el segundo trimestre siguió el crecimiento de la actividad, los datos sobre el mercado laboral permiten concluir que, en términos absolutos, hubo un avance muy modesto o directamente un estancamiento de la cantidad de empleos. “ (23/8)

Cada vez más miseria

Según el gobierno mejoran los indicadores económicos: 8,7% de crecimiento anual, record de $ 24.000 millones de recaudación en Agosto, record histórico de las exportaciones del 37% más sobre el mismo periodo del año anterior. Superganancias de las empresas líderes que registraron utilidades superiores a las del 2007, entre ellas las alimenticias que como Molinos ganó un 70% más que el año anterior o Arcor que declara 345 millones de ganancias, un 40% más que en el último balance. Grandes supermercados que monopolizan el 50% de las ventas de los alimentos. (Página 12, 7/9).
Como lo demuestran estas cifras, mientras la inflación desbocada licua el poder adquisitivo de las familias trabajadoras y pobres. El gobierno, que hace seis años no aumenta los miserables $ 150 del plan social, recauda cada vez más y las grandes empresas responsables del aumento de los precios cada vez ganan más dinero.
El reciente compromiso de pago al Club de Paris, contrasta con la reducción constante de los planes sociales. Sacá cuentas: hoy se destinan a planes sociales $ 3.100 millones del Presupuesto nacional. Con lo que vamos a pagar de deuda externa se podrían aumentar estos planes casi siete veces y terminar con la indigencia y la pobreza extrema de un saque.

Universalizar y aumentar los planes a $ 560

Se han anunciado aumentos en los presupuestos destinados a atender a los sectores más pobres. Son totalmente insuficientes. Un 12% de incremento en las partidas del Ministerio de Desarrollo Social no cubre ni el desfasaje planteado por la inflación. Y los $ 250 millones que Scioli va a destinar a las intendencias, descontando lo que seguro se va a quedar en el camino en clientelismo y corrupción, no alcanza ni para empezar a dar una respuesta seria a millones que viven en la peor de las miserias, en un potencialmente explosivo conurbano bonaerense.
Hay plata para enfrentar la emergencia. Ninguna familia desocupada o en situación de riesgo social puede quedar fuera de la cobertura social y los planes deben cubrir como mínimo los $ 560 que cuesta la canasta alimentaria básica y actualizarse con el aumento del costo de los alimentos.
Al mismo tiempo, es imprescindible desplegar una política para bajar los precios de los alimentos y productos de primera necesidad, sacándoles el IVA, e imponiendo una verdadera política de control de precios, en la cual las organizaciones populares puedan impedir las constantes alzas provocadas por los Supermercados y empresas formadores de precios.


Publicado

en

por

Etiquetas: