Movilidad jubilatoria

Spread the love

No alcanza

Las comisiones apenas retocaron el proyecto original enviado por el Poder Ejecutivo. Pero Moyano y Yasky presionaron para que haya más modificaciones, como requisito para que el proyecto fuese aprobado. Y Cristina tuvo que reunirse con ellos, asustada ante la eventualidad de volver a perder en el Congreso.
Después de varias idas y vueltas, en la madrugada del 4 de septiembre y
tras ocho horas de debate, el proyecto oficialista fue aprobado en la Cámara de Diputados por 140 votos afirmativos, contra 78 de la oposición encolumnada detrás del dictamen en minoría.
El proyecto que pasó a Senadores establece un índice de movilidad que
combina en partes iguales la recaudación de fondos destinados a la Seguridad Social y la evolución de los salarios según el Indec. A último momento se incorporó al proyecto el índice de Remuneración Imponible Promedio de Trabajadores Estables (Ripte) para el cálculo del aumento, en el caso de que el incremento diera una cifra menor a la de ese índice, que rige el Ministerio de Trabajo. Se aplicaría a partir de marzo del año próximo y no hay retroactivo. Hay oficialistas y opositores que manifiestan su rechazo al proyecto que, al cierre de esta edición, se debate en el Senado.
Al atraso histórico en los haberes de jubilados y pensionados se suma el
arrollador andar de la inflación, que pone a los abuelos en situaciones desesperantes. ¿Cómo responde el gobierno? Con aumentos semestrales a los que se llega mediante fórmulas que involucran índices truchos. Otra vez los problemas más sentidos de la gente continúan sin soluciones, ya que los jubilados y pensionados siguen sobreviviendo con haberes que están por debajo de todos los índices retocados de Moreno.
Los gobiernos anteriores fueron convirtiendo a los jubilados en parias
de la sociedad, en los grandes olvidados. El actual gobierno no es la
excepción. Y aunque Cristina intente pintar la iniciativa como un gran paso, no lo es.
Es necesario seguir peleando por un sistema jubilatorio coherente que no signifique un castigo para los jubilados de hoy y los que vendrán, que pague haberes dignos y el 82% móvil, que alcance para cubrir todas las necesidades de quienes hicieron un esfuerzo de trabajo de tantos años. Hay plata para hacerlo, pero en lugar de ir a las jubilaciones y pensiones va a los bolsillos del FMI y el Club de París.

Laura Lane


Publicado

en

por

Etiquetas: