Constituyente Social y alternativa política

Spread the love

Un debate necesario

De cara al evento nacional de la Constituyente Social convocado por la CTA para los días 24 y 25 de octubre en Jujuy, se vienen realizando reuniones y plenarios en distintas provincias y localidades. Desde el MST venimos participando con delegaciones en carácter de observador, a los fines de expresar nuestra propuesta de confluencia entre este espacio, con nuestra corriente nacional y otros sectores políticos y sociales para poner en pie una nueva alternativa amplia y unitaria, cuestión que más allá de su acuciante necesidad, se pone a la orden del día frente a la debacle del proyecto kirchnerista. A continuación reproducimos la propuesta que llevamos al encuentro realizado en la Pcia. de Bs. As.

Un aporte al debate del encuentro

Desde el MST saludamos a todos los compañeros organizadores y participantes de esta iniciativa de la Constituyente Social, coincidiendo en la necesidad de abordar colectivamente discusiones fundamentales para y entre trabajadores y luchadores populares. Nos hemos hecho presentes, como lo hicimos en reuniones similares de otras localidades y provincias, con una delegación de compañeros pertenecientes a gremios de la CTA y queremos aprovechar esta oportunidad para expresarles nuestra opinión desde el MST, como partido nacional, aportando a los debates en curso. Estamos convencidos que la debacle en curso del modelo kirchnerista fue disipando las falsas expectativas generadas y nos coloca ante lo que es una necesidad popular acuciante y a la vez una oportunidad y una responsabilidad para proponer un nuevo modelo de país y una nueva alternativa para impulsarlo.
Estamos viviendo una realidad donde se producen profundos cambios que recorren a los pueblos latinoamericanos. El gobierno de los Kirchner pretendió aparecer como parte de ese proceso, pero cada vez queda más en evidencia que su camino es el opuesto. Su modelo político y económico nada tiene que ver con Venezuela, Bolivia y Ecuador. No han enfrentado las multinacionales ni el imperialismo, volvieron a entregar el petróleo y le dieron luz verde a los tarifazos de las privatizadas. Cuando se reestatizó Sidor en Venezuela, Cristina le pidió a Chávez que retrocediera poniéndose al servicio de Techint. Ahora le pagan al Club de París y niegan plata para salarios y presupuestos sociales. Aunque sigan apelando a un cada vez menos efectivo doble discurso y algunas medidas cosméticas queda claro que no hay un gobierno nacional y popular.
Actualmente atravesamos un nuevo momento político. Porque la población está harta de mentiras tales como que hay solo 0,5% de inflación, de la soberbia gubernamental, de salarios, jubilaciones y planes sociales que no alcanzan, de la concentración económica, de la complicidad con los grupos económicos, de la renta financiera de los pooles de siembra y de la represión con patotas o fuerzas de seguridad. Hay bronca porque crecen la pobreza y la desigualdad social, lo que significa que fracasó el modelo económico y político kirchnerista. El descontento se expresa en las calles. Por un lado, con las luchas y el desbarranque político de los Kirchner y el PJ. Por el otro, con el fortalecimiento de las luchas y una población conciente de que si se junta y pelea, se puede ganar.
Creemos que es necesario apoyar y desarrollar todas las luchas para que triunfen. Y estamos convencidos que hay que hacerlo como sucedió en los últimos días: con unidad y movilización. Seguramente por ello en uno de los grandes ejes de debate, que hace a la denominada Paritaria Social, a lo reivindicativo, a los reclamos sociales, vamos a encontrar puntos de acuerdo. De la necesidad de la mayor unidad de acción para impulsar los reclamos sociales.
Pero, el otro gran eje de debate, que hace al planteo de la Constituyente, expresado en materiales o intervenciones de compañeros de este espacio de diversas maneras tales como “Nuevo Proyecto de Liberación Nacional”, “Propuesta política de nuevo tipo”, “Movimiento Político y Social”. A nuestro entender, más allá de los nombres, hace a la necesidad de dar pasos en vertebrar un nuevo proyecto país y un nuevo proyecto político para disputar por él. Porque hay un espacio para disputar por construir una nueva alternativa, es una oportunidad. Una nueva oportunidad. En la rebelión del 2001 la tremenda energía desplegada no se plasmó en una alternativa política y luego padecimos las consecuencias. En ese sentido vale sacar conclusiones de experiencias abortadas, errores cometidos para hacer los mayores esfuerzos por construir una alternativa amplia y unitaria donde confluyan los diversos espacios y expresiones del campo popular que nos oponemos a este gobierno y su modelo y también a las falsas alternativas que reciclan expresiones de la vieja política. Al mismo tiempo, si priman las mezquindades o no se avanza hacia una confluencia de los distintos espacios, se corre el riesgo de darle aire a esas falsas alternativas y ello significará una nueva postergación que se va a pagar con más penurias para nuestro pueblo.
En ese sentido creemos importante de cara a este debate y para empezar a avanzar hacia poner en pie un nuevo proyecto político abordar en este ámbito tres cuestiones:
a) La definición de los ejes progra-máticos hacia un nuevo modelo de país. Haciendo esfuerzos por encontrar los puntos de unidad, los aires que soplan desde Latinoamérica nos muestran un camino que los acá presentes de una u otra manera señalamos y que nos facilitan la tarea. La ruptura con la dependencia, terminar con la concentración económica recuperando para el estado los recursos naturales y los servicios públicos privatizados, distribuyendo realmente la riqueza al servicio de las reales necesidades populares, el repudio al pago de la deuda externa, descargando el costo de la crisis en los grupos económicos concentrados, terminar con el autoritarismo y recuperar para el pueblo la decisiones democráticas fundamentales en una asamblea constituyente para decidir el rumbo del país, son algunas bases. Se trata de construir una alternativa delimitada tanto del gobierno y el PJ, como de las falsas “oposiciones” tales como otras variantes del PJ y la UCR. Tampoco vemos como alternativa real a la Coalición Cívica.
b) Que entre todos realicemos una amplia convocatoria a los movimientos sociales y fuerzas políticas que provienen de distintas tradiciones, de la centroizquierda, el nacionalismo popular, a la izquierda política y social que propone una construcción no sectaria, a abrir un franco debate y a dar pasos para confluir en un nuevo proyecto político. Desde el MST venimos realizando esta propuesta de confluencia y es por eso que creemos importante progresar en el debate por la unidad además del espacio ya nucleado en la CTA, con los compañeros de Federación Agraria, Proyecto Sur, PCR-CCC, Solidaridad e Igualdad y todos aquellos sectores y movimientos que se planteen la necesidad de construir una herramienta política amplia y unitaria. Para presentar una opción válida en todos los terrenos de lucha, en la movilización, en los debates y eventos nacionales. Y también en las elecciones, ya que en el 2009 los trabajadores y sectores medios y populares necesitan una opción para que no se fortalezcan las falsas alternativas y en ese sentido es fundamental trabajar también de cara a presentar una propuesta electoral.
c) Sería importante que se avance, en cada provincia, capital y a nivel nacional, en conformar mesas con los distintos espacios donde se amplíen los debates y se explore la posibilidad de acuerdos políticos, sin hegemonismos ni subordinación de un sector a otro respetando la independencia de cada uno y poniendo el centro en la unidad. Uds. tienen este espacio de la CTA, nosotros como partido nacional somos otro e interactuamos con otros espacios y existen otros. Es necesario un ámbito común para procesar estos debates y despejar el interrogante de si hay decisión concreta de articular una confluencia con otros sectores y en particular con nosotros. Desde el MST estamos convencidos de esta necesidad. Sacando conclusiones de experiencias que fracasaron en el pasado, para no volver a caer es esos errores y vertebrar construcciones que lleven a nuevas frustraciones. Miles de luchadores tienen la necesidad de que no se pierda esta nueva oportunidad, por eso tenemos la decisión política de avanzar en ese camino.
Esperando que los debates de este encuentro progresen en este sentido, los saludamos fraternalmente.

Movimiento Socialista de los Trabajadores
MST por una Nueva Izquierda
13/9/08

Ver nota

Señales poco alentadoras


Publicado

en

por

Etiquetas: