Elecciones en la UNC

Spread the love

No a la farsa de sKotto

El 23 de octubre se llevarán adelante las elecciones estudiantiles en la Universidad Nacional de Córdoba – UNC. En esta instancia se podrán en juego las 8 bancas al Consejo Superior, como así también los lugares respectivos en los Consejos Directivos de las 12 facultades y 2 escuelas, y las conducciones de los 14 Centros de Estudiantes. En un marco de “tensa calma”, crisis y realineamientos por arriba, se abren oportunidades por abajo para la generación de una alternativa política amplia que marque el contraste al modelo de universidad que auspicia la rectora Scotto, y las agrupaciones Franja Morada y La Bisagra.

Lejanos parecen aquellos tiempos en los que en el país se anunciaban con fuegos de artificio los albores de la nueva política y el país en serio. Lejanos, aunque no hayan pasado más de cinco años desde aquel momento, es decir desde la llegada al poder de Kirchner y el PJ; tiempos de vorágines y cambios bruscos en la vida política, imposibles de sortear en la etapa del Argentinazo. Hoy la debacle de ese modelo de país construido sobre los pilares de la concentración (política y económica), la exclusión y la extranjerización creciente, ha echado por tierra también al recurso del doble discurso que sirvió de base para la construcción política kirchnerista. Aquella frase expresada en la famosa novela italiana (El GatoPardo), “cambiar algo para que nada cambie”, sin dudas eficaz en aquellos momentos, se desmoronó postulando en su lugar a “ la realidad como única verdad”.
Fueron tiempos de gatopardismo y así fue como se hizo carne en el ámbito universitario. Después de más de una década de vigencia del modelo neoliberal corporizado en la Ley de Educación Superior (LES), le tocaba a Scotto y las camarillas docentes cumplir con el “mandato social” de moda, sobre todo si se quería dar signos de novedad y transformación después de la crisis del 2005 que mantuvo por meses paralizada a la UNC y destapó el conjunto de miserias del modelo universitario vigente amontonadas bajo la alfombra. El gatopardismo sirvió entonces como palanca para llevar al poder a la actual rectora y a sus aliados estudiantiles, Franja Morada y La Bisagra.

Crisis en las alturas

“Los hechos y personajes de la historia -escribía Marx, tomando una frase de Hegel- aparecen como si se dieran dos veces -y agregaba- una vez como tragedia y la otra como farsa” . Si a los Kirchner les corresponde el papel trágico, no menos cierto es que a Scotto y a sus aliados les corresponden el saco de la farsa o comedia. Pues el recurso del doble discurso, que tuvo alguna eficacia en el país, fue recibido con escasas expectativas, cuando no con apatía y desinterés generalizado (salvo en los operadores de la prensa y en las camarillas docentes-estudiantiles). Si a ello le sumamos que los primeros actos de “gobierno” fueron pactar la vigencia del cupo en la carrera de Medicina, mantener el arancelamiento, la “extensión” sobre la base de convenios con las multinacionales y empresas locales, la flexibilización laboral y el ahogo presupuestario puertas adentro -por solo mencionar algunos hechos-, obtenemos un cuadro bastante completo de la farsa o comedia Scottista.
El conflicto agrario tuvo sus primeras manifestaciones al interior del “bloque progresista”, generando rispidez entre radicales de Franja Morada – Scotto y La Bisagra que decididamente mostró su cara kirchnerista yendo a contramano de la aplastante mayoría de estudiantes que apoyamos la lucha chacarera. Pero fue en torno a la discusión sobre la anunciada “reforma política universitaria” donde las cosas se complicaron. Si ya resultaba bastante difícil para la cara “proge y de izquierda” de la gestión, es decir para La Bisagra, seguir pregonando la llegada del “cambio” con las 2/3 partes de mandato cumplidos (cuestión que ya le había costado el desprendimiento de una de sus agrupaciones, conducción del Centro de la facultad de Lenguas), peor aún iba a ser sostener la “reforma” que legalizaba el status quo actual propiciada por Franja Morada y Scotto. Cinco proyectos distintos al interior del bloque oficialista hicieron volar por los aires la mentada “reforma política”, erosionando severamente su cohesión interna y la posibilidad de continuidad futura.

Oportunidades por abajo

Más allá de los ritmos y tiempos en que pueda expresarse la crisis por arriba, resulta evidente que actúa como liberadora de fuerzas por abajo, pues no hace más que mostrar con crudeza el fracaso del modelo universitario actual. Ello deja lugar y permite fortalecer la constitución de una alternativa política amplia que pelee por un modelo de país y de universidad al servicio del pueblo trabajador. Con este objetivo presentamos listas en las 12 facultades y escuelas de la UNC.

Mario Manscupio


Publicado

en

por

Etiquetas: