Ley de Movilidad Jubilatoria K

Spread the love

Vergüenza nacional

La semana que pasó, el oficialismo logró aprobar en el Congreso la Ley de Movilidad Jubilatoria. La norma contiene un enredado sistema para calcular los haberes, cuyo único sentido es seguir postergando a los jubilados. Rechazada por sectores de la CTA, la oposición parlamentaria y hasta jueces, la ley es una nueva demostración del camino elegido por el gobierno de Cristina, que se compromete a enviarle millones de pesos a los buitres internacionales, mientras que quiere conformar a los jubilados con 100 pesos, en dos cuotas. La pelea por el 82% móvil, está a la orden del día.
“Es una muy buena ley, que instala la movilidad por encima de la discrecionalidad de los gobernantes”. La frase pertenece a Miguel Ángel Picheto, jefe de la bancada de senadores kirchne-ristas. Palabras similares pudieron oírse de boca de los principales dirigentes del oficialismo en el Congreso, tras la sesión del 1º en la que se aprobó la Ley. Entretanto, afuera, hubo represión a los jubilados que rechzaban la ley. Vilma Ripoll y el MST estuvimos presentes en la protesta.

Movilidad de caracol

La propuesta del gobierno para “devolver” la movilidad a los jubilados consta de un sistema mixto de cálculo.
Por un lado la llamada fórmula A, que se mide por la evolución de los salarios y la parte de la recaudación que se vuelca a seguridad social. Por el otro, la fórmula B que mide los ingresos de la ANSES.
Esta fórmula, que en el mejor de los casos arrojará un 18% anual, siempre tomará en cuenta el índice más bajo. Por lo que, si la ANSES recauda menos, los jubilados tendrán que seguir esperando.
Además, los aumentos son en dos cuotas por año y recién se empiezan a aplicar en marzo del 2009. Por último, si tenemos en cuenta que los datos los proporciona el INDEC, ya podemos imaginarnos lo que los pobres abuelos recibirán. Alrededor del 70% de los jubilados nacionales percibe haberes que orillan los 700 pesos; los pensionados, aún menos. La movilidad kirchnerista se concreta en 100 pesos por año, en dos veces y dentro de seis meses.

Tan “querida” como la 125

Tan aberrante es la propuesta que cosechó rechazos y cuestionamientos de múltiples sectores. Diputados y senadores opositores la rechazaron. También los jubilados nucleados en la CTA le dijeron no a la propuesta gubernamental. A pesar que el proyecto fue muy cuestionado, finalmente se aprobó, por no encontrar una movilización unitaria y poderosa como freno.
Hay un fallo de la Corte Suprema, el conocido “Caso Badaro”, que ya obliga a garantizar el 82% móvil. Por lo que se esperan una lluvia de juicios contra esta medida, que terminarán pagándose con sus intereses utilizando la plata de trabajadores, jubilados y pensionados.
Más allá de los mentirosos discursos del gobierno, que ve una economía floreciente, sin desocupados ni pobres y con precios bajos, esta ley de movilidad genera en la población el mismo rechazo que la resolución 125. Con el agravante de que esta vez se trata del sector más indefenso de la sociedad, que trabajó y aportó durante décadas al Estado.

Por el 82% móvil

Esta verdadera vergüenza nacional reafirma el rumbo que tomó el kirchnerismo. Es fundamental que todos los sectores políticos y sindicales que quieren terminar con este modelo pongan en el tope de la agenda la pelea contra esta ley. La inflación hace insostenible la vida para miles de abuelos, abandonados a su suerte por este gobierno. Hay que plantarse firme contra este intento de despojo a los jubilados actuales y a los que vendrán.
Para que, como dice Serrat, “y después de darlo todo, en justa correspondencia, todo estuviese pagado y el carnet de jubilado abriese todas las puertas”…

Martín Torres


Publicado

en

por

Etiquetas: