Macri privatizador

Spread the love

Mientras los docentes defendemos el salario y la educación pública, Macri niega tener plata pero sigue favoreciendo a las escuelas privadas: en setiembre, la Legislatura aumentó en 100 millones esos subsidios. Para 2009, el Presupuesto macrista prevé darles 500 millones. Pero esa no es la única vía por la cual el sector privado tiene ingerencia en la escuela estatal. Cada día Macri terceriza más servicios. La comida, las becas, la reparación de escuelas, la seguridad e incluso nuestra capacitación están cada vez más en manos de empresas privadas que sólo buscan la ganancia. Aunque Macri diga que no tiene “una máquina de hacer billetes”, plata hay. El problema es que se la llevan otros.
Infraestructura: A poco de asumir, el macrismo logró superpoderes para contratar obras escolares por 150 millones. Con la promesa de refaccionar 550 escuelas, autoriza contrataciones directas hasta $ 600.000. Pese a sus promesas, las clases empezaron con una sola escuela terminada y en los primeros seis meses del año sólo usó el 6% de los fondos asignados a obras y el 9% de lo destinado a reparaciones y equipamiento. No hay control sobre quién hace las obras y además se sobrefacturan. Así, trabajos menores de pintura y albañilería salen fortunas.
Comedores: Hoy se mantiene el servicio tercerizado a siete empresas, que han reducido las viandas. En vez de mejorar la alimentación de nuestros chicos, la retacean. Las empresas han subido el precio de $ 4,36 a 7,18 la ración. Es imposible creer que eso cueste, a precio mayorista, un plato de polenta y una fruta. Y reemplazaron la carne por milanesas de soja. ¡Es una vergüenza que esto pase en la Ciudad más rica del país!
Capacitación: En el receso invernal, el Ministerio de Educación organizó las jornadas “Entre Docentes – Jornadas de reflexión, capacitación e intercambio”. En los materiales publicitarios figuraban Microsoft, Fundación Telefónica e Intel. O sea, una parte de la capacitación que nos ofrecen a los maestros del sector público está a cargo de “especialistas” de empresas multinacionales. A esto se suma el negocio de los cursos.
Becas: El recorte generó un duro conflicto estudiantil, ante el cual Macri debió retroceder. Ese recorte lo promovió la Fundación Cimientos, que integra el ministro Narodovsky y que solventan grandes empresas privadas, entre ellas Skanska. Con financiamiento de Bunge y Born, Macri firmó un convenio con Cimientos para que esa fundación monitoree todo el programa de becas.

Julieta Iurcovich


Publicado

en

por

Etiquetas: