Brasil, elecciones municipales

Spread the love

Pérdidas y ganancias

La segunda vuelta en importantes capitales y ciudades brasileñas tuvo un resultado contradictorio. Si tomamos la ciudad más importante de Brasil, San Pablo, el PT sufrió una derrota de marca mayor. Pero el Brasil es un país continente, con numerosas ciudades importantes, de la cual sin dudas, San Pablo es de un gran peso porque es el centro industrial más destacado. Un balance aritmético dice que en el conjunto de las elecciones municipales la oposición perdió 910 municipios (204 el PSDB, 532 el actual DEM que antes era el PFL, el partido más de derecha, y 174 el PPS). El partido que más ganó fue el PMDB, que en este segundo mandato de Lula pasó a ser parte formal de coalición con el gobierno. Ganó en 1.203 municipios, en el 2004 tenía 1057. El PT tiene alrededor de 1000 municipios y es el que mas creció en la aritmética pero perdiendo brillo político al perder ciudades como San Pablo, Río de Janeiro y Porto Alegre.
Computadas las dos vueltas en las ciudades con más de 200 mil electores, -el llamado G79, con 26 capitales y otros 53 municípios-, el PMDB pasa a gobernar 17 de ellas, 8 más que en el 2004. Son 4 menos que el PT, el mejor ubicado en ese universo, con 11,8 millones de electores (contra 8,8 millones sobre la influencia de los 21 intendentes petistas en el G79).
Es el PMDB el partido que sale más fortalecido y que se coloca con peso para las próximas elecciones presidenciales. Tanto el PT como el PSDB, las fuerzas con nombres viables para el 2010 (por lo menos por ahora), serán obligados a mostrar el partido. Sus miles de intendentes y concejales garantizarán actos por todo el país; su bloque en La Cámara de Diputados, el mayor, proporcionará mucho tiempo de TV para la campaña electoral.

Los procesos y sus contradicciones

1.-El PMDB que fue el partido que tuvo más intendencias conquistadas (ahora está en el gobierno de Lula pero en el 2010 se va a ofrecer como socio o para el PSDB o para el PT).
2.-El gobierno y Lula salen en general bien porque sale bien el PMDB que forma parte de su gestión gubernamental y él como figura, no fue opacado por nadie en la elección.
3.-El PSDB pierde intendencias, pero al ganar San Pablo se afirma como alternativa de poder en el 2010, con su candidato Serra.
4.-Hay que diferenciar PT de Lula. Como partido gana bastantes intendencias, pero no tiene una nueva figura nacional fortalecida. Pierde Martha Suplici y María del Rosario.
5.-Otro dato electoral importante es que el intento de formar un bloque de izquierda apoyando al gobierno que hicieron el PCdB, el PSB, y el PDT, salió muy mal. El PCdB apostó a la independencia del PT en numerosos lugares (Porto alegre, Río, etc) junto con el PSB y en algunos lugares con el PDT y fue un fracaso electoral. En particular en Porto Alegre. De esa forma el intento de una izquierda del gobierno ha muerto.
Pero sería un error caer solo en la descripción estática electoral. Las elecciones mostraron una foto de la realidad y una foto distorsionada, ya que ocultaron la crisis económica que ya llegó al Brasil. Nadie, salvo el PSol, habló de la crisis, ésta fue ocultada a la población con la cantinela de las eternas promesas electorales y de que el país va bien, sobre la base de un hecho real que la economía estaba «bien» y por ello Lula tenía el 80% de apoyo de la población.
Sin embargo, la realidad es que la situación cambia con la crisis. La armonía que se expresaba en el consenso político va a dar paso a las disputas interburguesas y entre las clases sociales.
Con el actual resultado electoral conseguido en San Pablo fortalecen la posibilidad de crear un polo burgués, tal vez sin la necesidad del PT. Frente a la crisis para los sectores burgueses puede ser más útil Serra que el candidato petista que ponga Lula que no puede participar nuevamente. Y el PMDB puede ser un peso de la balanza en este o en el otro sentido.
La otra cara de esta elección es que el PSol, que participó en alrededor de 400 intendencias y tuvo un índice de más del 3% en varias capitales, llegando al 9% en Porto Alegre, se ha afirmado en un sector de la sociedad, conquistando un espacio que ya había sido ganado por Heloísa en el 2006. Esta lectura es fundamental en la nueva situación económica que se ha abierto. Porque es el único partido que va a dar un programa económico alternativo ante la crisis, que tendrá credibilidad en un sector de masas.

Pedro Fuentes


Publicado

en

por

Etiquetas: