General Motors, Rosario

Spread the love

Si tocan a uno, tocan a todos

En la región tampoco hace efecto el blindaje K. Las consecuencias de la crisis se hacen sentir en la vida cotidiana del pueblo. Al intento de los 436 despidos en General Motors se suma Celulosa en Capitán Bermúdez, que rescindió el vínculo contractual con 100 obreros; hay despidos entre los empleados de comercio, los obreros de la construcción y en la industria metalúrgica. Esta realidad es la política que las patronales, con el beneplácito del gobierno y la burocracia sindical, pretenden descargar sobre los trabajadores y el pueblo. La respuesta es de lucha.
Entrevistamos a un trabajador de General Motors en conflicto, el compañero J.L.

Somos 2.500 operarios divididos en 4 grandes plantas, y a partir del 20/10 empezamos una lucha por la reincorporación de un compañero, con paros, movilizaciones y asambleas dentro de fábrica, que tiene un primer round positivo porque el Ministerio de Trabajo provincial decretó una conciliación obligatoria que exigía a la empresa la reincorporación.

¿Qué actitud tomó la empresa?

La empresa desconoce la conciliación y el 24/10 cerró las puertas de la fábrica hasta el día de hoy.

¿Cómo respondieron a esa decisión?

Con más bronca, porque además de haber cerrado la planta enviaron 436 telegramas de despido, a lo que los trabajadores respondimos con una movilización espontánea al Ministerio de Trabajo; y luego de horas de asamblea y cortes de calles, nos informaron que el ministro Tomada, en acuerdo con la empresa, había prorrogado la conciliación obligatoria y de esa manera, momentáneamente, quedaron anulados los despidos, lo que nos fortaleció con más unidad y nos prepara para nuevas acciones, porque públicamente la patronal sigue manteniendo su política de despidos masivos.

¿Que opinan los compañeros de la actuación de la Directiva del SMATA y la Comisión Interna?

Hasta ahora vienen respetando el mandato de las bases, pero la situación se va a agravar, y el comentario de los compañeros es que después de tantos días con la fábrica parada, es hora de profundizar la lucha. Por el momento nos mantenemos en estado de asamblea permanente junto a la comisión interna, evaluando los pasos a seguir.

Si hay negociaciones, ¿cómo siguen?

Casualmente, el martes por la tarde hay una reunión en el Ministerio de Trabajo, y con seguridad, si la negociación no es satisfactoria se convocará a una asamblea y una gran movilización. Además contamos con el apoyo de nuestras familias y de la población en general, que sigue con atención y preocupación este conflicto.

¿Cómo ubicás este conflicto en el marco de la situación más general, con anuncios de despidos y suspensiones en otros gremios?

Nos parece que este es un conflicto testigo en la región y el país, por tratarse de una industria de mucha concentración de trabajadores, y que además genera actividad en otras ramas de la industria. General Motors es una multinacional que está demostrando claramente que vino al país a obtener super-ganancias, como las que obtuvo, y cuando se viene la crisis, no duda en descargarla contra nosotros.
El ejemplo que queremos transmitir es que, con unidad, compañerismo y movilización, se le puede torcer el brazo a las patronales, haciendo realidad la consigna que hoy levantamos: “Si tocan a uno, nos tocan a todos”.

Al cierre de esta edición, tras la reunion que culminó sin acuerdo, SMATA y los delegados de la fábrica convocan a una movilización el viernes 7 a las 10 hs. exigiendo la reincorporación de los despedidos y la reapertura de la fábrica.


Publicado

en

por

Etiquetas: