Cristina critica… pero le pide plata al FMI

Spread the love

En Washington, ante las principales potencias mundiales, Cristina se dedicó, como siempre, a lo que ella llama “dar clase”: sobre cómo las AFJP fueron cómplices del abultamiento de la deuda externa; sobre lo equivocadas que resultaron las recetas neoliberales y sobre las tremendas equivocaciones que habían cometido los especuladores financieros al pronosticar el hundimiento de la Argentina en el 2001. Finalmente, criticó a los organismos de crédito internacional, en especial al FMI, por dar recetas equivocas.
Por supuesto, el accionar del FMI es más que criticable. El problema es qué conclusiones se sacan de esta enumeración de males provenientes de los buitres internacionales y sus alcahuetes a sueldo, como Greenspan. Seguramente no las que saca la presidenta, que acto seguido de estas críticas reclamó más control para con el FMI y que otorgue una línea de créditos a tasas accesibles y rápidos para los países en desarrollo, ergo, Argentina.
Si Cristina fuera coherente con sus planteos críticos, la conclusión político-económica que debería sacar es que hay que romper de inmediato con estos especuladores, ya que ellos nos dieron malas recetas, apostaron a nuestra fundición y encima, a través de sus socios locales como las AFJP, colaboraron en nuestro endeudamiento.
Además, en el 2002, precisamente cuando no les hicimos caso, la Argentina se empezó a recuperar, aunque parcial y distorsionadamente. Sin embargo, la presidenta propone volver a pedirle plata a los usureros de siempre, endeudarnos cada vez más para estar atados nuevamente a las decisiones de estos buitres ¿Cómo? ¿no era que habíamos pagado miles de millones de dólares para librarnos de ellos? Ahora resulta que les volvemos a pedir plata.
Desde el MST proponemos que no les pidamos ni un peso; es más, que tampoco le devolvamos a ellos ni a ningún especulador más, ni un peso de la fraudulenta deuda externa. Así tendríamos dinero de sobra para cubrir muchas de las necesidades obreras y populares, contaríamos con: 100.000 millones de pesos rescatados de las AFJP, 19.000 millones de dólares ahorrados al no pagarles el próximo año y con más de 140.000 millones de dólares por no mandarles plata por los próximos 20 años.
Cuando todo el mundo empieza a darse cuenta de lo que son estos organismos de la usura internacional, cuando está más cuestionado que nunca su rol y función, Cristina viene a intentar salvarlos a través de reconocerlos como organismos capaces de prestarnos plata y ponernos condiciones. Tenemos que hacer lo opuesto, romper con todos ellos y no devolverles un solo peso más para que la crisis la paguen ellos y no los trabajadores y el pueblo argentino.

Gerardo Uceda


Publicado

en

por

Etiquetas: