Dicho al paso…

Spread the love

Cuando Cristina anunció en Nueva York el canje de la deuda, para mostrar su voluntad de pago, presentó papales ante la Comisión de Valores yanqui. En el formulario 18-k, incluyó los ingresos previsionales entre los recursos del Estado. Y en un organigrama ubicó a la ANSeS bajo dependencia del Poder Ejecutivo. Todo eso le vino bien al juez neoyorquino Thomas Griesa, que embargó 2.500 millones de dólares de las AJFP, diciendo que el gobierno argentino usa los fondos de los jubilados para otros fines.
Más allá de sus ganas, al gobierno K no le será fácil disponer pronto de todos los fondos de las AFJP. Un 60% está invertido en bonos a largo plazo. Un 15% está en acciones de empresas argentinas pero, como el grueso de las operaciones de Bolsa es de las AFJP, si el gobierno vende esas acciones, recibirá un valor menor. Un 10% está en plazos fijos, en bancos locales (Macro, Galicia), pero retirarlos podría alentar corridas. Un 15% está en activos extranjeros, pero surgen conflictos, como el embargo que dictó Griesa.
Los bloques de Claudio Lozano y Eduardo Macaluse apoyaron la ley K. Lozano admitió que el texto no dice “que los recursos serán usados para pagar la movilidad y recomponer los haberes” pero igual, votó a favor. Hasta abrió expectativas en que Cristina avance con medidas progresivas, como recuperar el petróleo. Macaluse planteó declarar a la ANSeS ente público no estatal, lo que permitiría independizar los fondos y evitar su embargo. Aunque no se lo aceptaron, también votó la ley. Creemos que es un error.

Pablo Vasco


Publicado

en

por

Etiquetas: