El Frankestein del peronismo antiK

Spread the love

El trofeo de la Copa Davis, la ensaladera, se lo tendrían que haber dado a la oposición argentina en lugar del equipo de tenis español. El frente que arma Carrió es una verdadera ensalada y lo mismo pasa con los peronistas anti Kirchner.
En ese espacio se puede integrar a los Rodríguez Saá, Puerta, Busti, Duhalde, Reutemann, Romero, De la Sota, De Narváez, Solá, Barrionuevo, etc., etc., etc. Ellos, entre otros, están buscando un acercamiento para presentarse a las elecciones.
Los “disidentes” intentarán realizar un evento el 10 de diciembre, día en que Cristina cumple un año en el gobierno. El lugar elegido es Parque Norte, desde dónde pretenden emitir un documento anti gobierno y sacarse una foto lo más amplia posible, buscando aparecer como una “oposición ordenada y unida”. Para el lanzamiento, manejan la consigna “somos el verdadero peronismo, el gobierno es solo Chavismo”.

Armado preventivo

Los del PJ están preocupados porque sigue profundizándose el desprestigio de los Kirchner entre la población. Cada vez son menos los que le creen a Cristina y su marido. Pero la cuestión va mucho más allá: hay clima de gran desconfianza en las medidas que toman y escepticismo sobre el futuro.
Es que tanto para el justicialismo como para los otros viejos partidos está latente el Argentinazo del 2001. Tienen bien en claro que todos los elementos que generaron los acontecimiento del 19 y 20 de diciembre y sus posteriores consecuencias, no se evaporaron, sino que están latentes.
Por más que se trata de un espacio de impresentables y reciclados, intentan un armado que pueda servir como alternativa del régimen ante un eventual descalabro kirchnerista. En el PJ son especialistas en inventar supuestas nuevas salidas con viejos políticos y viejas mañas.

Del dicho al hecho, un gran trecho

Independientemente de sus aspiraciones, los disidentes tienen muchos problemas y no está claro si van a poder armar lo que pretenden. Su gran sueño es que de Parque Norte salga una foto con todos unidos, como amenaza a Kirchner.
Sin embargo, hasta ahora, no tienen garantía, ni siquiera, de que concurra todo el espacio. Hay algunos reciclados que tienen dudas de mezclarse con lo peor y lo más viejo del peronismo y la burocracia sindical. Todo está en veremos.
Más allá del supuesto intento de unir fuerzas, tienen diferencias políticas, como es costumbre en estos personajes desde ya se pelean por los cargos, por quiénes van a ser los referentes y quiénes van a tomar la batuta del engendro.
Pase lo que pase, lo peor del justicialismo se reparte entre el Frente Para la Victoria y los disidentes. Ninguno es una variante positiva para los trabajadores y el pueblo.
Todos ellos ya gobernaron y nos hundieron. No representan ninguna salida para el pueblo. Son más de lo mismo y, como tales, hay que darles la espalda, se presenten juntos o separados.
A los compañeros que todavía son peronistas, pero que siguen levantando las banderas de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, les decimos que no van a encontrar quién empuñe esos estandartes en el justicialismo. Es hora de animarse a cambiar y venir con la izquierda.

R.T


Publicado

en

por

Etiquetas: