Las elecciones en Santiago

Spread the love

El domingo 30 se realizaron las elecciones provinciales, en medio de una gran apatía. Se descontaba el triunfo del gobernador Zamora. Y aunque la prensa nacional y sus voceros proclamaron un holgado 85%, la realidad es que votó menos del 50% del padrón, por lo cual Zamora cosechó un 58% de los votos. Tres factores confluyeron para que se produzca este resultado.

En primer lugar la aplicación de una suerte de ley de lemas encubierta, por la cual varias listas que presentaron candidatos a diputados, tributaron para la candidatura de Zamora, prebendas mediante, aportando más del 30% de los votos que sacó el gobernador. El Frente Cívico, es una suerte de alianza encubierta de gran parte del viejo PJ con la UCR y fue apoyado por un arco que iba de los dueños de la provincia (grandes empresarios y concesionarios de las privatizadas), pasando por los multimedios y la burocracia sindical, amén del modesto y vergonzante aporte de sectores que se reclaman progresistas. En segundo lugar, la base material del triunfo: mucha plata de la caja K. que durante los 4 años maquillaron la realidad de un Santiago que venía muy castigado de las épocas del juarismo, con algunas obras públicas fastuosas, como la nueva terminal de micros y dineros prebendarios para comprar voluntades y cooptar adeptos. En tercer lugar, la falta de oposición que aparezca como alternativa ya que, por fuera de las “colectoras”, se presentaron el radical disidente Zavalía y el PJ juarista residual que cosecharon un magro resultado. Apareciendo como nuevo, Zamora fue construyendo un poder hegemónico similar al de los Juárez, pero con un rostro más democrático. Ahora que la caja K. se vacía y se vienen tiempos de crisis y ajuste, se va a sentir la ausencia de un cambio estructural en la provincia.

La campaña del MST-Nueva Izquierda

En medio del dolor por la muerte de Mario Castillo, nuestro dirigente y cabeza de las listas de diputados, el MST desplegó una fuerte actividad electoral en los barrios, calles y lugares de trabajo, con la candidatura a gobernadora de la docente Cristina Urquiza y María Tracci y Roxana Trejo a diputadas. Sin lugar a dudas su ausencia se sintió y fue un factor que complicó seriamente nuestra campaña, por eso casi el 1% de los votos logrados en la provincia y la buena elección con un 1,5% en la Capital se transformaron en un punto de apoyo para seguir construyendo la principal fuerza de izquierda de Santiago. Más aún ahora que vienen mayores tiempos de crisis, la ilusión zamorista se va a ir despejando y va a ser más necesaria que nunca una alternativa amplia desde la izquierda para el cambio de fondo que necesita el pueblo santiagueño. La disputa palmo a palmo, pared a pared, barrio a barrio, del MST en las pintadas y los afiches, con la millonaria campaña de Zamora y el masivo acto de cierre en Plaza Libertad, el único que se hizo en simultáneo con la caravana del Frente Cívico, son una muestra del esfuerzo militante que ahora se multiplicará para apoyar las luchas y seguir construyendo la alternativa que hace falta. El principal diario de Santiago, El Liberal, hizo un destaque a la hora del balance electoral titulando “Una sentida ausencia en esta jornada electoral” y escribiendo “Aunque transcurrieron menos de dos semanas desde el fallecimiento de Mario Castillo, su memoria estuvo presente más que nunca, cuando en los cuartos oscuros se podía leer su nombre encabezando la lista de candidatos a diputados del Movimiento Socialista de los Trabajadores. (….) Su vida fue una lucha militante y con un alto espíritu cívico (…) no claudicó y junto a sus seguidores realizaban sus propuestas al electorado. Ni siquiera la muerte pudo borrar su nombre de esta elección.”

Corresponsal


Publicado

en

por

Etiquetas: