18 de enero, a un año del crimen

Spread the love

Compañero Lázaro ¡Presente!

Este 18 de enero se cumplirá un año de aquella fatídica madrugada en la que una patota atacó la sede central de nuestro partido en Neuquén. Allí le causaron nueve puñaladas a Lázaro Duarte y siete a otro compañero. Luego de destrozar el local se fugaron, y hoy, casi un año después, la justicia no tiene respuestas. Lázaro peleó en el hospital contra la muerte, pero al final ella venció. Su recuerdo permanente y su ejemplo están presentes cotidianamente en todos los militantes del MST que, como él, intentamos construir un mundo sin oprimidos ni opresores.

Fuimos muchos los compañeros que tuvimos el honor de conocer a Lázaro y que continuamos extrañando su presencia. Siempre fue innegable su abnegación y entrega militante. Su militancia cotidiana estaba signada por la alegría y la dinámica que se mantenía intacta a pesar de su edad. Recorría el país llevando adelante las tareas y los desafíos que el Partido emprendía. Básicamente, Lázaro, como militante, encarnaba lo mejor de nuestra tradición partidaria. Con sus 80 años a cuesta, era un ejemplo para todos. Estaba dispuesto a cualquier sacrificio por la clase obrera y la construcción de nuestro partido. Solidario como pocos, fue un luchador de toda la vida.
Con su asesinato, los sicarios de este sistema putrefacto intentaron amedrentarnos. Lo cierto es que no lo lograron, y en cambio hemos reafirmado nuestras convicciones con más fuerza. Estamos convencidos de que hoy, más que nunca, es necesario seguir bregando por hacer grande el partido revolucionario por el que Lázaro dio su vida.

Una triste historia de impunidad

La muerte de Lázaro no puede considerarse una casualidad. Este brutal ataque tuvo por escenografía la provincia de Neuquén, que es tristemente conocida como uno de los reinos del autoritarismo, la represión y la impunidad. Lamentablemente, son demasiadas las víctimas de la policía y las bandas a sueldo del MPN de Sobisch, partido que gobernó Neuquén desde la dictadura. Tampoco fue casual en ensañamiento con el MST-Nueva Izquierda. Como siempre, nuestro partido, junto a otras organizaciones, había impulsado la gran lucha docente e integramos la conducción en ATEN Capital. Esos meses habían sido de una gran tensión. Durante toda la campaña electoral, las patotas sobischistas habían amenazado a nuestros militantes.
En ese marco, el ataque que sufrió el MST fue repudiado por cientos de organizaciones de derechos humanos, sindicales, estudiantiles, sociales y políticas del país y del exterior, cuya solidaridad continuamos agradeciendo, ya que seguimos peleando para que los culpables materiales e intelectuales vayan presos.
Lamentablemente, esta justicia lenta y perezosa no ha avanzado en ningún sentido. A pesar de la claridad de los hechos, la fiscal neuquina que investiga el caso, Sandra González Taboada, sólo se orientó a la hipótesis de robo. La miopía de la justicia nos llena de bronca, ya que fue evidente que este crimen tuvo un claro carácter político. No debería ser necesario aclarar que en ese local, como en todos los otros, no hay elementos de valor; además de ser estar identificado como un local partidario, por lo cual no se puede confundir con una vivienda cualquiera. Los atacantes dieron nombres de otros militantes para poder entrar. Luego de la golpiza, del apuñalamiento y de provocar los destrozos, desaparecieron. Estaba todo preparado. Habían planificado todos los detalles de este crimen. El gobierno nacional de los Kirchner también brilló por su ausencia y no dio ninguna respuesta positiva.
En un país donde todavía sentimos la incertidumbre ante la ausencia de Julio López, o la bronca ante crímenes como los de Fuentealba o Lázaro, redoblamos la pelea. En cada calle, en cada actividad que emprendamos, Lázaro va a estar presente y nosotros vamos a continuar exigiendo el esclarecimiento y el juicio y castigo a todos los responsables materiales y políticos. A uno año del asesinato, recordamos y homenajeamos a nuestro querido compañero Lázaro.

Laura Lane


Publicado

en

por

Etiquetas: