A un año del atentado a nuestro local y del sanguinario ataque a los compañeros

Spread the love

Castigo a los culpables del asesinato
de Lázaro Duarte


Escribe: Priscila Ottón Dirigente docente y del MST – Neuquén

El 18 de enero del año pasado la tarea cotidiana de la Regional Neuquén, era salir a juntar las afiliaciones necesarias para lograr la legalidad. Debido a la importancia que esta tarea tiene para todo el partido, la dirección nacional envió muchos “refuerzos” a ayudar en esta actividad. Es decir, compañeros que estaban dispuestos a utilizar esos días, que normalmente son de vacaciones o de descanso, en venir a ayudar gustosos.
Uno de esos compañeros, fue Lázaro. Quizá resulte repetitivo volver a contar la anécdota de que no había nadie que lo alcanzara en las apuestas diarias de quien conseguiría llenar más fichas…pero para nosotros esa fue la impronta que Lázaro nos dejó. Con sus 80 años (y para nada los llevaba a “cuestas”, pues tenía mejor salud que muchos de nosotros) daba cátedra de abnegación militante, de convicción por saber que la tarea de los compañeros también es “gris y cotidiana” y que era capaz de dar la vida por el partido.
Unos meses atrás, también nos había tocado enfrentar las elecciones a Gobernador e Intendente en el medio de una brutal denuncia al asesino Sobisch que había dado la orden para reprimir el corte de ruta de los docentes en Arroyito, mientras reclamaban un aumento salarial, que terminó con el fusilamiento de Carlos Fuentealba.
En este marco, como partido revolucionario, y con la responsabilidad de ser parte de la conducción de ATEN capital, salimos con todas nuestras fuerzas a disputar y a instalarnos, usando los recursos que teníamos: volantes, agitaciones, mostrando nuestras propuestas y pintando cuanto paredón podíamos. Así logramos “molestar” demasiado a los socios sobischistas que integraban la comisión vecinal del barrio en el que teníamos nuestro local partidario, lo cual nos valió las primeras amenazas de esos patoteros a sueldo; llegando incluso a decirnos que “tarde o temprano nos íbamos a tener que ir del barrio”.
Así entonces, nos encontramos con el terrible y tremendo hecho consumado: con maniobras que requirieron de algún trabajo de inteligencia, cuatro tipos entraron a nuestro local apuñalando a los dos compañeros que allí se encontraban descansando después de la larga jornada de afiliación: el cordobés y Lázaro. También sabemos que él se defendió hasta el último momento propinándole un fierrazo en la cabeza a uno de los matones que habían entrado. Una vez más, el ejemplo para todos nosotros: la solidaridad con su compañero que ya no podía defenderse… la protección del local… la valentía.
Después de un año, somos conscientes que quizás no dimensionamos el momento que se vivía en la provincia y las consecuencias que tendría la crisis del MPN después del heroico conflicto docente y el fusilamiento de Fuentealba. El nivel de locura que podía tener un déspota como Sobisch herido de muerte, transformado en “cadáver político” y con su ridícula campaña presidencial a cuestas, soportando escraches en todos los rincones del país. Tampoco se podía prever que algún sector político se atreviese a perpetrar un hecho como este, siendo entonces el primer atentado a un local partidario en democracia.
Un año ha pasado y la justicia neu-quina sigue dando sobradas muestras de responder al poder político de turno desde hace más de 50 años: el MPN. Cuando todos los ministros de este “nuevo” gobierno de Sapag (que intentó despegarse de Sobisch) se habían puesto a nuestra “entera disposición”, reconociendo incluso el Ministro de Seguridad, Pérez, que “esto fue un atentado político”, hoy no hay ningún avance en la investigación. Y lo poco que se hizo fue… seguir la hipótesis del “robo”.
Para nosotros no quedan dudas del tipo de atentado que fue. Si hubieran sido unos simples ladrones, seguramente ya estarían presos; pero no sólo eso, unos simples ladrones no hubieran entrado a robar en un local partidario del cual poco se podía extraer.
Nunca creímos las promesas de los funcionarios de esclarecimiento del ataque a nuestro local. Sabemos muy bien que sólo con la movilización podremos lograr justicia. También que en cada actividad, marcha y tarea del partido, nuestro querido Lázaro está presente.
No pretendemos que la memoria de Lázaro sea un simple recordatorio como el de tantas otras víctimas que ha ido dejando este sistema capitalista; sí, que volviendo a recordar sus anécdotas, que entendiendo la magnitud del hecho, que militando cada vez más y mejor para conseguir un verdadero cambio revolucionario, nos acercamos a la moral que este gran viejo nos enseñó.
El próximo 20 de febrero se cumplirá un año de su muerte. Preparemos desde ya el homenaje que Lázaro se merece. Que se escuche en cada uno de nuestros locales del país, la exigencia de esclarecimiento y juicio y castigo a los responsables de su asesinato!
Compañero Lázaro Duarte…hasta el socialismo siempre!


Publicado

en

por

Etiquetas: