Modelo Chubut: trabajadores sin cobrar, empresarios más ricos

Spread the love

De un día para el otro, los trabajadores de la planta de procesamiento de pescado “Poseidón”, se enteraron de que en la empresa en la que venían trabajando “no había plata”. A la semana siguiente les llegaron los telegramas comunicándoles que estaban suspendidos por 90 días. Desde noviembre los dueños de la empresa no han dado señales de vida. El gobierno provincial poco y nada ha hecho para resolver esta situación. Actualmente, los trabajadores se encuentran acampando en la puerta de la fábrica, pues temen que intenten vaciarla. Hablamos con algunos de ellos y esto nos dijeron:

¿Desde cuándo están en esta situación?

El último día que vinimos a trabajar normalmente fue el 6 de octubre. Después empezaron a avisarnos por radio si teníamos que venir o no. Dos semanas después ya llegaron los telegramas diciendo que a partir del primero de noviembre estábamos suspendidos sin haberes hasta el 31 de enero. Octubre lo cobramos en cuotas en diciembre y después no hubo un peso más.

¿Otras plantas de la empresa están en situación similar?

No. Vieira, el propietario, tiene empresas en otros puntos del país: en Perú, en España y en África. Así que no nos puede decir que no tiene plata porque esas empresas siguen funcionando. Incluso tenemos la sospecha de que los barcos y camiones que Poseidón supuestamente vendió los destinó a sus otras empresas.
Nosotros estamos acá acampando porque ya han venido a querer sacar la mercadería que está en las cámaras ofreciéndonos a cambio 3 corderos o $5 por cajón. Nosotros acá sobrevivimos por la ayuda de la gente que pasa, los choferes de los micros, la gente del lugar y la gente del sindicato que también nos ayuda…

¿Y el gobierno?

Ha habido reuniones, no hay respuestas claras y muchos peros. Nos dan un subsidio de $300, siempre y cuando nos “quedemos tranquilos”. Das Neves no quiere que esto se difunda. Y hay otras empresas en la provincia en situación similar. La solución que el gobierno y el sindicato están barajando es darle los permisos de pesca de Poseidón a otra empresa. Cuando hablamos de utilizarlos nosotros aparecen los “peros”.

¿Cómo sigue esta lucha?

El 31 de enero se vencen las suspensiones pero no se sabe qué va a pasar. Si Poseidón sigue; si viene otro dueño; o si, como han propuesto, cierra y nos pagan el 40% de la indemnización en 8 cuotas. Esto último no lo vamos a aceptar bajo ninguna circunstancia.

Entrevistó Matías Halpín


Publicado

en

por

Etiquetas: