Pequeños productores agropecuarios

Spread the love

Entre la sequía y la protesta

El gobierno se niega a bajar las retenciones para los pequeños y medianos productores y establecer su segmentación, auxiliar a la pequeña producción ganadera, lechera, y a las economías regionales. Su política, en el marco de la fuerte baja de los precios por la crisis internacional y de la sequía más importante de los últimos 50 años, coloca a miles de productores al borde de tener que salir nuevamente a un fuerte conflicto si no quieren desaparecer.

“Esta vez el campo tiene razón” sentenció Scioli, “Si al campo le va mal, le va mal a la Argentina” dijo Randazzo, «La decisión del Gobierno es no soltarle la mano a los productores» declaró Mazza. Sin embargo, todas las medidas anunciadas por el gobierno resultan completamente insuficientes para afrontar una situación desesperante.
En Entre Ríos y Chaco ya los gobernadores kirchneristas han tenido que declarar la Emergencia Agropecuaria. En Entre Ríos se ha perdido el 80 % del maíz. En el Chaco se anuncian compensaciones para los pequeños productores ganaderos. En Buenos Aires Scioli habría retrocedido ante las presiones del gobierno nacional y frenó el lanzamiento de la Emergencia.
Lo cierto es que se calcula que la cosecha de granos puede retroceder hasta un 30 %, con perdidas en las exportaciones de entre 3.000 y 9.000 millones de dólares. Algunos economistas calculan una pérdida de 29 millones de toneladas, repartidas mitad y mitad entre la sequía y el resultado de la política del gobierno. Hay zonas del norte de Santa Fe muy castigadas, donde los productores van a perder el 66% de lo que pensaban obtener. Se estiman medio millón de cabezas de ganado y un millón de ovejas perdidas por la sequía. Y si bien los productores son los que más pierden, también sufrirán fuertes recortes la actividad del transporte, la cadena comercial y de los pueblos del interior en general que viven gracias al campo.

Las medidas del gobierno son discrecionales y sólo favorecen a los grandes

La baja de 5 puntos en las retenciones de maíz y trigo, sin tocar la soja y el girasol, en realidad confirman una política confiscatoria hacia medianos y pequeños, que no pueden soportar un 35 % de retención en la soja que es el grano más sembrado. En este marco de crisis, los programas “plus” que preveen otros puntos adicionales de baja en trigo y maíz, si se superan determinados montos de cosecha, son música del futuro, o “post morten” como dicen los dirigentes rurales. Los créditos baratos para comprar maquinaria en un contexto de serias dificultades para medianos y pequeños, sólo podrá ser aprovechada por los grandes y dudosamente reactive una actividad que concentrando 40.000 obreros esta trabajando al 10% de su capacidad.
La creación de cinco enormes feed lots (corrales de engorde) para los terneros de la lechería que el tambero pequeño no puede criar, puede ser un buen negocio para empresarios amigos del gobierno, pero no soluciona la crisis de los pequeños tambos que acaban de realizar una protesta bloqueando Sancor, porque no se cumplen los precios pactados con el gobierno.
Y ni hablar de la política discrecional hacia los productores de carne, donde la ONCA declara 800.000 embarques y en realidad sólo se realizaron la mitad, debido a su política discrecional en el manejo de la exportación de acuerdo a los compromisos del gobierno. Política que Moreno aplica sin ningún disimulo, al repartir en la zona de Puán 600 toneladas de maíz para los productores ganaderos en forma discrecional, pasando por alto a los organismos como SAGPyA o el Ministerio de Asuntos Agrarios, que deberían implementar los subsidios de acuerdo a las necesidades y el grado de afectación del productor. Una política tan clientelar como la repartija de planes sociales o colchones antes de una elección que hace cualquier puntero K.
Clientelismo que seguirán aplicando con los prometidos subsidios para enfrentar la sequía que intentarán canalizarlos por los gobernadores e intendentes amigos, salteando a los representantes de los medianos y pequeños productores.
En definitiva, muchos anuncios para la tribuna. Pero baja y segmentación de las retenciones para pequeños y medianos nada. Ni tampoco nueva ley de arrendamientos, como plantea la Federación Agraria. Y subsidios que benefician a los grandes en detrimento de la mediana y pequeña producción.

Cada vez más cerca de volver a las rutas

Dirigentes de la Federación Agraria de Santa Fe junto a productores autoconvocados de la provincia, lanzaron desde Arroyo Seco el llamado a realizar un fuerte plan de lucha en forma inmediata, contradiciendo la política de la Mesa de Enlace, especialmente de la Sociedad Rural, de esperar hasta Marzo. Quizá uno de los que expresó mejor estas diferencias fue Juan Echeverría, número dos de Alfredo De Angeli en la FAA “Desde esa Mesa de Enlace nunca escuchamos una diferenciación entre los productores que sufren esto como una crisis terminal y los que pierden un poco de rentabilidad. Mientras no hablemos de eso, no estamos discutiendo el tema central”, dijo. Y prometió un pronto regreso a las rutas. (Crítica Digital 08-01-09)
Lo cierto es que al bloqueo de Sancor, puede sumársele la asamblea en San Pedro, la de Coronel Vidal frente a la ruta 2, y el corte realizado por la FAA junto a los obreros de Villa Constitución contra los 1.300 despidos de Paraná Metal.
Finalmente, el pasado 15 de enero, 300 productores autoconvocados reunidos en Mugueta con la presencia de los dirigentes de la Federación Agraria resolvieron proponer un paro de comercialización de granos y ganado en pie para el 8 de febrero, realizando asambleas, organizando una jornada de protesta frente al Congreso, en reclamo de la ley de retenciones segmentadas que propone la FAA, la declaración de la Emergencia Agropecuaria Nacional y en solidaridad con el sector lechero y ganadero.

Por la unidad en la lucha de los chacareros y los obreros

La lucha de los pequeños productores en el 2008 fue acompañada en los pueblos por la solidaridad de muchos trabajadores, y también despertó mucha simpatía entre la mayoría de los trabajadores de las grandes ciudades, aunque no tubo una confluencia en la calle gracias a la traición de los dirigentes sindicales pro K. La acción común en Villa Constitución marca un camino que debe seguir siendo recorrido. Unir la lucha de los chacareros con los obreros despedidos o suspendidos por las grandes patronales que se beneficiaron todos estos años gracias a los K.

Francisco Santana


Publicado

en

por

Etiquetas: