Empezó el estallido

Spread the love

También hubo revueltas en Lituania y Letonia, en el Báltico, donde los gobiernos pretenden llevar a sus pueblos a las peores miserias del capitalismo europeo. Reflejando lo acontecido allí, publicamos las notas recibidas desde Minsk, escritas por Dimitry y Antos Sapega.

Los choques encarnizados de los manifestantes contra la policía, que han pasado a principios de enero en dos repúblicas bálticas, han dado bastantes motivos para revisar las representaciones que se han hecho ley sobre la eficiencia de las reformas liberales y la eurointegración sobre el espacio postsoviético.
Por la tarde del 13 de enero, después de la terminación de un mitín de protesta organizado por sindicatos y un grupo de partidos «respetables» parlamentarios de Letonia, una parte de los manifestantes descontentos por los resultados de las medidas adoptadas, ha tratado de pasar al edificio del parlamento donde ha tropezado con las filas de la policía.
En el enfrentamiento la policía ha utilizado garrotes y balas de goma, después las calles céntricas de Riga (capital de Letonia) se convirtieron en arena de operaciones militares. Como resultado de los choques que continuaron hasta la noche, más de cien personas resultaron detenidas, hubo varios heridos de distinta consideración, uno de los cuales, alcanzado por una bala de goma, había perdido el ojo. Mientras la policía cargaba contra los manifestantes, grupos de adolescentes saquearon algunas tiendas.

De Letonia a Lituania

Después de tres días del acontecimiento y con una exactitud increíble se ha repetido en la capital de Lituania una manifestación similar. Organizada el 16 de enero por los sindicatos y la oposición el mitín de protesta contra las medidas de anticrisis del gobierno ha tenido choques con la policía, en contra del deseo de los organizadores.
La declaración del presidente de la confederación lituana de los sindicatos Chernjauskasa, fue: “ Los sindicatos no aspiran al derrocamiento del gobierno, puesto que nos oponemos a algunas decisiones que han tomado”. Una parte de los manifestantes ha demostrado aspiraciones de insistir en sus pedidos y, al igual que los letones, han tratado de hacerlo al parlamento.
Como resultado de los choques que han seguido contra la policía fueron detenidas ochenta personas y han sufrido lesiones otras cincuenta.

El FMI mete la cola

El motivo general para el descontento eran las medidas de anticrisis del gobierno. Habiéndose encontrado con las consecuencias de la crisis económica mundial, los poderes de las repúblicas bálticas han puesto la mira en las inyecciones financieras para la economía a expensas de los créditos del FMI.
Y para recibir este empréstito, las autoridades tomaron medidas impopulares, como subir los impuestos y bajar los gastos presupuestarios.
Raymond Krumgold, activista de izquierda y corresponsal del periódico de Limonka en Letonia, expresó: “La crisis loca marcaba el hundimiento de los precios de los inmuebles en relación al recalentamiento de la economía. Y esta situación se agudizó bruscamente por la crisis financiera mundial. Más la incompetencia total del gobierno. En el informe regular del Banco Mundial del desarrollo económico de los países – «los euronovatos»- la subsección separada es dedicada a la posibilidad del recalentamiento de las economías de los países bálticos, especialmente Letonia, por los más claros indicios. Tales procesos tarde o temprano se acabarán, ya que la vida en el deber no puede continuar eternamente. Después de deber ya no hay crisis sino hundimiento.
Los analistas financieros a nivel mundial advertían, durante el 2006/7 que los inmuebles se derrumbarían y fue lo que pasó. Se tomaban créditos para la construcción, los inmuebles se vendían a las personas, que, también tomaban a su vez crédito para comprar. Es decir, todo se basaba en los créditos, en un país sin una economía fuerte.
Los movimientos del gobierno por «el salvamento de la situación» se encontraban simplemente locos. Han decidido que el extranjero nos ayudará, y empezaban a exigir urgentemente del FMI el crédito gigantesco – siete y la mitad de mil millones de euros-.
El primero de enero literalmente todas mercancías han aumentado en el precio, algunos en forma muy fuerte. Va la onda de las reducciones, el desempleo es simplemente enorme. Los salarios para el que trabaja todavía, o son congelados, o son reducidos.”
A pesar del desafío en las declaraciones de la policía de Lituania y Letonia de que desórdenes eran de antemano planificados y preparados por ciertas fuerzas secretas, hasta ahora no han presentado pruebas serias de la existencia de tales fuerzas. Está claro, las estructuras políticas capaces y que deseen encabezar la protesta radical en los países bálticos modernos no existen, simplemente.

Las causas del ¡basta!

Ante todo, esta división de la sociedad en los países bálticos, separados en dos grupos étnicos – los rusos y los bálticos (los lituanos, los letones, los estonios)-, muchos representantes de la diáspora rusa no tienen la ciudadanía y de ahí son privados del derecho de voto. La política en tales condiciones comparte no al componente derecha e izquierda y las agrupaciones étnicas que representan los intereses de una u otra comunidad nacional. Y el papel de la ideología es cumplido en este caso más bien por orientación de política exterior, a Europa o a Rusia. Además, después de la entrada de Lituania, Letonia y Estonia en la Unión Europea, ha comenzado el reflujo de masas de la población apta para el trabajo a los salarios en los países de Europa Occidental que en combinación con el crecimiento económico de los últimos años también debilitaba mucho cualquiera actividad del movimiento.
Sin embargo, ahora la situación cambia. En primer lugar la población por primera vez y en todas partes ha puesto en duda la oportunidad de las reformas por las recetas de la Unión Europea, ha tambaleado el estereotipo de los países bálticos, como más desarrollado y feliz de los países postsoviéticos.
En segundo lugar, por primera vez en la historia contemporánea de Lituania y Letonia contra el acuerdo de los gobiernos de los lituanos y los letones han actuado de una manera organizada no sólo la minoría rusa, sino en gran medida la población radical, habiendo corrido las contradicciones nacionales al fondo. Por eso, la probabilidad de la aparición en la región de una fuerza política capaz de superar las contradicciones étnicas y la costumbre de seguir en el paso del capitalismo europeo ahora como es más alta que nunca.


Publicado

en

por

Etiquetas: