El transporte y el subsidio

Spread the love

Cifras escandalosas

Hace unas semanas el gobierno autorizó un nuevo subsidio al transporte por $ 770 millones, esta cifra, sumada a la que se venía entregando, significa $ 18.000 mensuales por cada colectivo, o $2,03 por boleto de subte vendido. En 2008, las operadoras del subte, los trenes y los colectivos urbanos habían recibido $ 5.952 millones de pesos. Es decir $ 770 millones menos que lo que esperan embolsar este año. El 8 de enero, el ministro De Vido firmó la resolución nº 13 que estableció el tarifazo. Al día siguiente, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, rubricó la Decisión Administrativa nº 2 que distribuyó las partidas presupuestarias para este año entre las distintas áreas del gobierno. En la asignación de fondos del Ministerio de Planificación figura la partida para “formulación y ejecución de políticas del transporte” –eufemismo con que el gobierno se refiere a los subsidios por $ 6.722 millones. De ese total, $ 2.984 millones irán a las empresas de transporte automotor. El resto, $ 3.737 millones, para el sector ferroviario.
A modo de ejemplo, es posible analizar el caso de los Subterráneos. Según datos del
Instituto Nacional de Estadística y Censo, durante el 2008 usaron la red de subterráneos más de 285 millones de pasajeros. Debían ser 201 millones de pesos, si se los convertía en Subtepass vendidos a la antigua tarifa de $ 0,70. Pero gracias al aumento de $ 0,20 que le otorgó el gobierno, Metrovías (del grupo Roggio) contabilizó desde el primer día del año pasado casi $ 60 millones más. Sin embargo, una vez más, tarifas más altas no fueron equivalentes a subsidios más bajos. El 7 de julio del año pasado, Alberto Fernández amplió el presupuesto para los subsidios en $ 360 millones. De ese total, $ 40 millones fueron a Metrovías. Y el 15 de septiembre, la presidenta Cristina Fernández emitió el primer Decreto de Necesidad y Urgencia de su gestión para ampliar el presupuesto y destinó casi $1.880 millones más como subsidios a la caja del transporte. De ese monto, Metrovías recibió $ 85,4 millones. La concesionaria de la red de subterráneos terminó 2008 con un ingreso de $ 482 millones proveniente de “compensaciones tarifarias”.
En los colectivos la situación no es muy diferente, los empresarios del transporte cobran el subsidio por cantidad de unidades declaradas, no por unidades en la calle. A modo de ejemplo, una empresa que tiene 100 colectivos cobra $18 mil mensuales por cada colectivo, o sea $1.800.000 de subsidio mensual; esta empresa a su vez recibe gas oil subsidiado a $0,23 centavos por litro, hasta aquí el negocio que les provee el gobierno, y ahora el que se inventaron los empresarios: de los 100 colectivos trabajan 50 o 60
y el resto no sale, los colectivos que no trabajan no consumen combustible ni necesitan chofer, pero la empresas reciben subsidio y gas oil para esos colectivos también, el negocio está en vender en al mercado negro el gas oil que no utilizan a $2,10 el litro. Si 1 colectivo consume promedio 250 litros de gas oil por día, esos 40 colectivos que no trabajan representan 10.000 litros de gas oil por día o 300.000 litros mensuales, lo que significan $ 630.000 mensuales de ingresos, que no se declaran, que no pagan impuestos, y que el estado cómplice le regala a los empresarios y lo saca del bolsillo de todos los trabajadores, los mismos trabajadores que para que esos empresarios hagan su negocio viajamos amontonados en colectivos viejos, que no respetan ni la capacidad máxima de pasajeros a transportar .
Es obligación del gobierno exigir a los empresarios del transporte que dejen de enriquecerse y que inviertan en modernizar las unidades, en poner más colectivos en la calle para viajar con la mínima seguridad. No seamos cómplices de esta estafa.


Publicado

en

por

Etiquetas: