Japón: el capitalismo al borde del abismo

Spread the love

Kamikazes

Sony, Toyota, Nissan, Kawasaki, Panasonic son algunas de las marcas japonesas que inundaron el mercado mundial prácticamente desde los años ’60. La industria japonesa nos deslumbraba con su avanzada tecnología, sus innovaciones electrónicas y esa paciencia oriental tan mentada cuya cultura trasmitió durante milenios. Algunas de sus palabras emblemáticas son bonsái, harakiri, kamikaze. Bueno, parece que la economía japonesa lo logró. La crisis económica redujo su economía a un bonsái, sus empresas se estrellan cuales kamikazes y muchos de sus burgueses quisieran hacerse un harakiri.

*Anécdota*. Si hay algo que siempre nos pareció una constante del pueblo japonés es su conducta en público. Siempre una sonrisa, una amabilidad y respeto dignos de envidiar. Lo que nunca imaginamos es que el ministro de finanzas de Japón ni siquiera tuviera la delicadeza de darse cuenta que estaba alcoholizado y no asistir a la conferencia de prensa después de la reunión del G7 en Roma. «/Se ha publicado algo así como una declaración…», logró articular el ministro //japon//és de Finanzas interrogado al respecto. «Las tasas de interés, eh, fijadas por el Banco de Japón van de cero a 0,25% y están muy bajas…» añadió. El tipo de interés del BoJ está en realidad en 0,1%. A su regreso a Japón, Nakagawa dijo que estaba «resfriado/». La Nación, 17/2/2009. Si uno estuviera en una situación económica buena o normal, diría que, bueno, al ministro le da por escabiar, pero tenemos una hipótesis mejor o más adecuada a la realidad, que el mundo está conducido por unos borrachos y que los platos rotos van a querer que los paguen millones de trabajadores en todo el mundo. Si es como dicen que a los japoneses les gusta el tango, Shoichi Nakagawa debió haber balbuceado mientras se alejaba del encuentro “/esta noche me emborracho bien, me mamo bien mamao, pa’ no pensar/”.

*Crudeza*. La recesión que se instaló en Japón es la peor desde 1974. El
Producto Bruto Interno cayó un 12,7% en un año. Las exportaciones sufrieron la estrepitosa caída del 13,9% en el último trimestre del 2008. En consecuencia vienen los despidos. “/Panasonic, Pioneer, Nissan y NEC han anunciado el recorte de 65.000 puestos de trabajo en el último mes, una decisión que ya han tomado otros gigantes del país como Sony/.” _www.expansion.com <http://www.expansion.com/>_, 16/2/2009. El índice de la bolsa japonesa, el Nikkei, perdió un 12% en el 2008, según esta misma fuente. El pueblo trabajador japonés, cuyo país es exportador por excelencia, está sufriendo las consecuencias de un sistema social, político y económico irracional, el capitalismo, que no coloca a las fuerzas productivas del mundo al servicio de las necesidades de los pueblos y su naturaleza.

*Intermezzo tanguero*. “/que chiflao por su belleza le quité el pan a la vieja/ me hice ruin y pechador/ que quedé si un amigo, que viví de mala fe/ que me tuvo de rodillas/ sin moral, hecho un mendigo cuando se fue”/. Bien puede el capitalismo hacer, a los que creen en él, lo que una mujer hizo al personaje de este tango, no? Pero esto no es una desventura amorosa en donde recurrir a alguna copa para ahogar las penas y los trabajadores japoneses y de todo el mundo lo entienden así. Por eso salen a luchar en todos los países, como en las tremendas movilizaciones irlandesas de 120.000 personas, o las de Letonia, Estonia y otros países del Este de Europa, o como las que comenzaron en en Grecia a fines del año pasado que fue como la mecha encendida que recorre ahora Europa. Mientras los gobiernos capitalistas del mundo siguen dilapidando billones de dólares para salvar a los bancos y financieras (217.000 millones dispondría el gobierno japonés), los trabajadores y pueblos del mundo no van a permitir que la crisis la paguen ellos a costa de llenar los bolsillos de los capitalistas y salen a movilizarse. El mundo está al borde de un colapso generalizado y en cada país los trabajadores tendrán que tomar un rol protagónico para evitar la barbarie que nos depara el capitalismo.

*tutto orchestrale*. El capitalismo en su agonía no es “/un gallo desplumao/”, es un monstruo que en su sed de ganancia nos lleva a todos a la barbarie. Por eso decimos que el único sistema capaz de superarlo es aquel que pueda basarse en los grandes avances que en el terreno de las fuerzas productivas ha dejado este sistema decadente, un sistema donde la clase no poseedora, la clase trabajadora, resuelva los destinos de los recursos en función de las necesidades más apremiantes de la humanidad. Donde cada riqueza, cada herramienta, cada ser humano, con sus distintas capacidades pueda ser parte de una orquesta mundial donde nadie quede excluido. Donde todos los instrumentos coordinen sus esfuerzos como en un “tutto orchestrale”. Ese sistema se llama *Socialismo*. Que es un sistema mundial libre de capitalismo donde nadie tenga nada que perder y donde la vida tenga mucho para ganar. ¿Una utopía? Utopía es que el capitalismo se puede regenerar, que el criterio de la ganancia, privada, mezquina, para unos pocos, pueda otorgarnos un futuro mejor. Pero para eso necesitamos construir las herramientas políticas que nos permitan a los trabajadores y al pueblo llegar al socialismo. Para eso estamos construyendo una Nueva Izquierda en Argentina y en el mundo.


Publicado

en

por

Etiquetas: