Basta de atacar al Taller Constitución y a los trabajadores del Subte

Spread the love

Desde hace varios días, la empresa Metrovías, con la complicidad de la UTA y los delegados truchos, están atacando y persiguiendo a Néstor Segovia y a otros delegados, a compañeros de las líneas y en particular al Taller Constitución, vanguardia de la lucha por las 6 horas, por el salario y las condiciones de trabajo. En el Taller, personal jerárquico y de Recursos Humanos de Metrovías, están amenazando e intimidando a los compañeros, como respuesta a la amplia participación en el plebiscito para impulsar un nuevo sindicato. La Policía fue enviada dos veces en una semana, entró al Taller con total impunidad y realizó aprietes a los compañeros. ¿Qué buscaban? Intentan debilitar la organización y la combatividad del Taller, terminar con el ejercicio de realizar asambleas resolutivas todos los sábados y con el activo rechazo a los delegados truchos de la UTA.
También ha recrudecido la campaña persecutoria y discriminatoria contra el compañero Néstor Segovia. Hace más de un año que no le pagan la mayor parte de su salario, recibe amenazas y telegramas intimidatorios, y el lunes 9/3 la empresa le negó el ingreso al Taller argumentando que estaba fuera del horario de trabajo. Las presiones y amenazas a los compañeros del Taller son permanentes. Y ahora también mandaron sanciones. En la línea C sancionaron a los compañeros Jorge Morinigo y Virginia Bouvet, por razones completamente injustificadas. La semana pasada, ocho compañeros de varias líneas recibieron sanciones por participar de una batucada en defensa de un compañero, aún cuando todos estaban por fuera de su horario de trabajo.
Esto llegó al límite. Se trata de una clara persecución, que implica también un ataque al conjunto de los trabajadores, ya que la empresa está intentando escarmentar una tradición de lucha. Hay que enfrentar los ataques de Metrovías y la UTA. El Cuerpo de Delegados tiene que ponerse a la cabeza de la respuesta. La lucha por el nuevo sindicato no puede estar ajena a enfrentar estos atropellos. Ni a la lucha por el aumento de salarios que reclaman todos los compañeros. Hay que discutir medidas para enfrentar y parar estos ataques, para romper los topes salariales y el intento de recortar las conquistas conseguidas con años de lucha. No puede haber dilaciones. Todo el Cuerpo de Delegados, junto a los trabajadores, debemos responder estos ataques.

C. M.


Publicado

en

por

Etiquetas: