Hace 33 años… el horror del golpe militar

Spread the love

Miles y miles de argentinos nos movilizamos en este nuevo aniversario, demostrando que para los asesinos no hay olvido ni perdón. Con distintas acciones, clases especiales y otras iniciativas, se recordó la fecha en los colegios.
Es indispensable tener memoria y que el 24 siga siendo una jornada de lucha, contra los asesinos de ayer y de hoy. También es necesario que los jóvenes que no vivieron aquellos acontecimientos, sino sus consecuencias, se graben a fuego lo que pasó y sean parte activa del repudio a los militares, a la Triple AAA, a los represores y a los genocidas.
El 24 de marzo de 1976, la Junta Militar integrada por Videla, Massera y Agosti, derrocó y detuvo a Isabel Perón, iniciando así una de las etapas más sombrías de la historia argentina. En un comunicado por cadena nacional, Videla anunciaba que la Argentina quedaba “bajo el control operacional de la Junta Militar…” porque como se venía no había futuro aceptable para el país.
Los militares iniciaron el “Proceso de Reorganización Nacional”, entendido como la aplicación del terrorismo de estado, torturando y matando en campos de concentración clandestinos, con una brutal represión a la oposición organizada, a los trabajadores y el pueblo.
Fueron años sanguinarios, con los militares haciendo un verdadero genocidio y obligando al exilio a miles de argentinos. No hubo “errores ni excesos”, hubo un plan ideado y ejecutado que dejó un saldo de 30.000 compañeros desaparecidos. Cuando los periodistas extranjeros le preguntaban a Videla sobre los derechos humanos y los desaparecidos, contestaba que en el país se respetaban los derechos humanos de acuerdo a lo que pedía el Papa y que los desaparecidos “no tienen entidad, son una incógnita…”
La represión, durísima con las luchas por las reivindicaciones obreras, se extendía a los medios de comunicación que estaban censurados y a cualquier forma libre de expresión de los estudiantes, los artistas y de toda la población. Fueron décadas de crímenes de lesa humanidad.
Además de liquidar a miles de luchadores obreros y populares organizados y no organizados, la dictadura tuvo fines económicos claros, basados en salvar a las patronales y al capitalismo. Por eso, hicieron Ministro de Economía a un liberal, representante de lo más rancio de la oligarquía, Martínez de Hoz, hicieron pública la deuda externa contraída por los privados, la hicieron crecer enormemente, congelaron los sueldos e impulsaron la bicicleta financiera.
En el peor momento de la dictadura, por las manifestaciones, las luchas y los reclamos de las Madres de Plaza de Mayo, Galtieri tomó la decisión de invadir las Malvinas. Millones de argentinos se movilizaron en las calles, solidarizándose materialmente y poniendo sus pertenencias al servicio de los soldados apostados en el Sur, demostrando un profundo sentimiento antiimperialista, a pesar del tremendo odio a los genocidas. Con la rendición en Malvinas se desmoronó lo que quedaba de la dictadura, y la resistencia y movilización de tantos años obligó a la convocatoria a elecciones. Luego, vendrían los juicios a los militares, las leyes de obediencia debida y punto final, y el indulto de Menem.
Hoy, la pelea sigue porque se juzgue y castigue a todos los represores, contra sus cómplices políticos y contra el sistema que ellos intentaron salvar, el capitalismo.

R.T.


Publicado

en

por

Etiquetas: