Alejandro Bodart, candidato a legislador porteño

Spread the love

«Vamos por un modelo de Ciudad distinto»

Alejandro Bodart tiene 45 años, está en
pareja y tiene una hija de 11 años: Violeta.
Nació, estudió y trabajó en Córdoba. Allí, siendo muy joven, comenzó su militancia socialista, que luego siguió en La Plata. Desde hace muchos años vive en la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de San Cristóbal. Es el coordinador nacional del MST, del espacio por una Nueva Izquierda y referente de nuestra corriente internacional. Para el 28 de junio, acompañando a Vilma Ripoll, encabeza nuestra lista de legisladores porteños. Aquí nos da sus primeras opiniones.

¿Cómo ves esta primera campaña como candidato?

Bueno, es un desafío nuevo y diferente. Como lo hicimos siempre, vamos a abrir nuestras listas a muchos compañeros y compañeras independientes. Al mismo tiempo, en la dirección del MST hemos decidido comenzar a involucrar también como candidatos, en la Ciudad y en todo el país, a dirigentes partidarios. Vemos esta tarea de las candidaturas como una más del equipo de conducción, en el camino de ir fortaleciendo
esta alternativa política a futuro. En mi caso particular, por mis tareas políticas y en la propia Legislatura -donde trabajé como asesor de Vilma y ahora de Patricia Walsh- sé cómo funciona el Gobierno de la Ciudad, cómo es su presupuesto y cómo pactan entre sí los partidos del sistema. Además yo vivo en Buenos Aires hace casi veinte años, así que la conozco a fondo y la sufro como vecino. Incluso mi compañera es docente en una escuela pública, o sea que también vivo de cerca los problemas de la educación porteña. Es decir, argumentos y propuestas no nos van a faltar…

¿Cuáles son los principales problemas de la Ciudad?

Empiezo por la educación. Es falso que Macri no tenga plata para dar un aumento digno a los docentes. Plata tiene, pero la gasta en pagarles “mayores costos” a los grandes contratistas privados. Acá se concentra la mayor riqueza del país y también la mayor desigualdad: el 10% más rico tiene ingresos 126 veces mayores a los del 10% más pobre. Más que brecha, es una fractura social. Y por eso -dicho sea de paso- la nueva policía de Macri no va a resolver la inseguridad, sino que va a jugar un rol represivo y encima va a generar nuevos problemas, por la superposición con la Federal.
En esta Ciudad hay 500.000 personas con problemas de vivienda: uno de cada cinco porteños. Esto afecta a los sectores humildes, que viven en villas, y a muchos trabajadores y sectores de clase media, que pagamos el alquiler cada vez más caro y no podemos acceder a la vivienda propia. ¡Y Macri impulsa los desalojos con patotas, destruye el Instituto de la Vivienda y le quita presupuesto! Y te podría hablar del transporte y el subte, donde tampoco cumplió nada de lo que prometió construir, o del tránsito, que es un caos y ni los semáforos funcionan…
Es que Macri y Michetti son un típico gobierno neoliberal, de derecha: ajustan, tercerizan y privatizan al sector público, y favorecen los grandes negocios privados. El principal, aunque no el único, es el de la basura: por un mal servicio los porteños le pagamos 1.000 millones al año a cuatro grandes empresas, mientras que, si fuera estatal nos costaría un 34% menos. Y así en todo. Dicen ser “nueva política”, pero se juntan con el duhaldismo.

¿Cuál es el panorama político porteño?

La gente vio por tele el escándalo de los diputados macristas votando a cuatro manos, pero otras cosas no se saben tanto. Macri no gobierna solo. En la Legislatura no tiene mayoría, sino 28 legisladores sobre 60. No podría haber logrado sus leyes sin los votos de otros bloques, todos los cuales se dicen de centroizquierda: los K, la Coalición Cívica de Carrió, y a veces también el ibarrismo y otros.
Ahora se hacen los opositores, pero pactan con el macrismo. El bloque K le votó a Macri el 70% de sus leyes clave y la Coalición el 50%. Por ejemplo, la Coalición le votó la ley privatista del Teatro Colón, los K le votaron la ley de la Obra Social a cambio de un puesto en el directorio para el marido de una diputada, y el Partido Socialista le votó la nueva policía…
¡Es que son saltimbanquis! El PS ahora lleva como legislador a Roy Cortina, que en 1999 fue candidato a diputado por De la Rúa, en 2003 fue
con Ibarra, en 2005 fue ministro de Telerman y en 2007 entró de diputado por Carrió. Telerman fue candidato de Duhalde y luego vice de Ibarra, quien a su vez fue candidato de De la Rúa y luego de Kirchner. Telerman e Ibarra ya gobernaron la Ciudad y fracasaron. De todos ellos nada se puede esperar.
Lo único distinto son los diputados de izquierda.
Son realmente oposición, apoyan los reclamos sociales y presentan proyectos alternativos. Así lo hizo siempre Vilma Ripoll, también Cacho Bidonde y ahora Patricia Walsh. Queremos continuar y fortalecer ese camino. Por eso, frente a Macri y a los demás candidatos del sistema vamos a proponer un modelo de Ciudad distinto. Un modelo económico para poner la riqueza porteña en función de las respuestas sociales, y un modelo político de verdadera participación y control de los trabajadores y los vecinos. Esa es la pelea que salimos a dar en esta campaña.


Publicado

en

por

Etiquetas: