Brasil

Spread the love

El Muro de la vergüenza

Con el objetivo de separar la pobreza de las favelas de la opulencia del centro comercial y turístico, el gobierno del Estado de Río de Janeiro, con la inacción del gobierno central del PT de Ignacio Lula da Silva, comenzó a levantar un muro de 11 Km. de largo. En el mundo se han levantado muros contra los pueblos como el de la frontera entre EEUU y México, como el muro infamante que los sionistas levantan para cercar Cisjordania –usurpando kilómetros cuadrados de terreno- o el que separa Ceuta y Melilla, enclaves españoles, de Marruecos. El capitalismo y el imperialismo levantan muros, pero la miseria y la pobreza no se pueden ocultar.

Como si viviésemos en el oscurantismo medieval, ahora el capitalismo ante su inevitable secuela de miseria que derrama en el mundo, está implementando “soluciones” para evitar tener que alzar la vista y encontrarse con los pobres que produce. Cuales señores feudales, quieren vivir encerrados en sus “castillos”, sus edificios lujosos, sus shoppings sin tener que cruzarse con las consecuencias de su sistema explotador. Así, serán destinados 17,6 millones de dólares. ¿Para crear trabajo, escuelas, caminos o viviendas para la población de las favelas?, No. Son millones de dólares para levantarles un muro en la cara. “Casi la mitad de la inversión se destinará a la (favela) Rocinha, que se extiende entre dos de los barrios más ricos de Río de Janeiro y es considerada una de las favelas más grandes de América Latina, con cerca de 200.000 habitantes” La Nación, 31/3/2009. El resto de la “inversión” será para cercar 10 favelas fronterizas más, del centro de Río de Janeiro. Detrás de esos muros quedaran 1 millón y medio de personas que viven en unas 900 favelas cariocas. Detrás también están los negocios como el de la industria turística y la construcción de mansiones para los ricos en los lugares que todavía quedan libres en las laderas de los morros.

Lula y el gobierno del PT, más allá de algún tibio rechazo, no toma medidas en contra de la decisión del gobernador de Río de Janeiro, como por ejemplo, prohibirlo por decreto. Ni siquiera a través del parlamento. El gobierno de Lula quedará como el gobierno “progresista” en cuyo mandato se levantó un muro para discriminar a una población por el hecho de ser pobre y vivir en la miseria, a merced de las mafias del narcotráfico, porque el Estado no resuelve los problemas de trabajo, acceso a la salud y a la educación de esa población.
El capitalismo impotente sólo puede levantar muros de concreto de 3 metros de alto, crear fronteras internas, aduanas para los pobres. No es más capaz de dar solución a ninguna necesidad de los trabajadores y el pueblo. El único muro útil es el que hay que levantar entre los partidos capitalistas, los defensores de ese sistema, y los trabajadores y el pueblo, para darles la espalda y construir una salida de verdad, para construir la herramienta política que dispute el movimiento de masas con una perspectiva Socialista. El PSOL en Brasil está construyendo esa herramienta.


Publicado

en

por

Etiquetas: