Proyecto Sur votó leyes K

Spread the love

Tres tristes trampas

En la Capital, ante el desastre K, la derecha de Macri y la vieja política, miles evalúan votar otras listas. Es una búsqueda y una intención muy positivas y comprensibles. En ese sentido, Solanas y Proyecto Sur aparecen como una posibilidad, por mostrarse opositores, tener algunas propuestas correctas y por el peso de la respetada figura de Pino. Lamentablemente, más allá de esta valoración, nos parece criticable la acción que viene teniendo en el Congreso. Claudio Lozano, el actual diputado de Proyecto Sur, votó a favor de varias de las leyes de Kirchner. Es que el gobierno intenta lavarse la cara con estatizaciones truchas, como las jubilaciones y Aerolíneas. Y antes había impulsado la creación de Enarsa (Energía Argentina S.A.) como un supuesto avance estatal. Esas tres leyes fueron trampas y fraudes al país, a los trabajadores y jubilados. Y nos parece que fue errado que Proyecto Sur las apoyara.

* Terminar con las AFJP era muy necesario y siempre propusimos una verdadera estatización. Pero el proyecto K se demostró como un nuevo robo a los jubilados. No se les dio el control de los fondos, tampoco el 82% móvil y, como ya es evidente, el gobierno está utilizando los fondos según sus intereses electorales. Usan esos recursos para pagar deuda, financiar supuestos paquetes anticrisis y para su ‘plan electoral de obra pública’. Esto era previsible cuando el proyecto se presentó, porque les dejaba a los K el control de las decisiones. Proyecto Sur lo votó igual, colaborando de hecho con los Kirchner y hoy es triste ver que ese error lo pagan los jubilados.

* Con Aerolíneas pasa algo similar. El gobierno se mostró preocupado por ‘recuperar’ nuestra línea de bandera y anunció ‘el fin de la privatización’. En ese momento denunciamos que no era así, que estaban negociando pagarle fortunas a Marsans e incluso mantener casi la mitad de sus acciones en manos privadas. Hoy sale a la luz la triste verdad: Marsans aún sigue, el gobierno planea pagarle fortunas al responsable de vaciar Aerolíneas y además gasta medio millón de dólares diarios para mantenerla. Otra vez Proyecto Sur se equivocó: cedió a la campaña del gobierno y votó a favor del proyecto K, que es otra estafa.

* Tiempo atrás, los K propusieron crear Enarsa. No era estatizar el sector energético, sino armar una ‘empresa testigo’ que ‘compita’ con los privados… para mantener la privatización. Aunque tenga capital estatal, hoy Enarsa sólo es ‘testigo’ y cómplice de los negocios de Repsol y las demás transnacionales. La riqueza energética sigue en manos de los mismos pulpos que nos saquean. Proyecto Sur también votó a favor de este proyecto tramposo. Enorme contradicción para un sector político cuyo eje es defender los recursos naturales y energéticos.

En esta campaña, Pino Solanas repite -y con razón- que se opone a algunas medidas de Kirchner, como la entrega de la minería o los ferrocarriles. Pero también menciona su apoyo a ‘las cosas buenas’ de este gobierno. ¿Una de cal y otra de arena? En realidad apoyaron con su voto leyes tramposas de los K, convalidando así el desastre del petróleo y la energía, de nuestra aerolínea y la miseria de nuestros jubilados. En el último tiempo, a esos errores se sumó la actitud en la lucha de los chacareros. Aunque por la fuerte presión social Lozano terminó votando correctamente contra el gobierno, lo hizo en medio de la crítica de su organización, que no se jugó a defender a los pequeños productores. Nos parece que es otro ejemplo de los límites de los proyectos políticos que se quedan a mitad de camino. En momentos de grandes confrontaciones no puede haber medias tintas: hacen falta firmeza y propuestas claras. Y no es una crítica a las intenciones de tal o cual dirigente, que puede incluso ser honesto. Cuestionamos la lógica de la centroiz-quierda, que al no ir nunca a fondo en propuestas de cambio se desdibuja en los momentos álgidos o de mucha crisis, como los que se vienen. Antes de votar, reflexioná sobre estas cosas. Para castigar de verdad a los Kirchner necesitamos diputados firmes y con proyectos alternativos de fondo, y no que voten a favor de las leyes K ni caigan en sus tristes trampas.

S.G.


Publicado

en

por

Etiquetas: