Subte

Spread the love

Pararon las seis líneas

Contundente respuesta contra las sanciones de la empresa a Maxi Ingravidi, delegado de la línea “H.

Es conductor en la línea
H, fue elegido delega-
do por sus compañeros en las elecciones del 30 de abril. El jueves 14 la empresa quiso imponerle una sanción sumamente injusta. Sus compañeros lo defendieron y la policía intentó detenerlo.
Un día antes, la empresa había apretado violentamente a la compañera Mariela Amarillo, boletera de la estación Lacroze, de la línea B. Y en las semanas previas, hubo otras sanciones injustas a compañeros de otras líneas.
La sanción a Maxi fue la gota que rebalsó el vaso. Los compañeros dijeron basta y la línea H demostró toda su fortaleza.
Los compañeros de la H defendieron a Maxi e impidieron que la policía se lo lleve detenido. Y como la policía rodeaba a los compañeros, se paró primero la línea H y luego los trabajadores pararon todas las líneas. El paro fue un éxito completo. No anduvo un solo tren y se paralizó la Ciudad en plena hora pico. Siempre avisamos a la población con volantes y a través de los medios, cuando hacemos medidas de fuerza. Pero el atropello y la injusticia de las sanciones, sumados al accionar de la policía, hicieron que los compañeros digan ¡basta! Una hora y 15 minutos después del paro, Metrovías retiraba la sanción a Maxi. ¡Les ganamos otra vez!

Habla Maxi Ingravidi, delegado de la línea H


¿Cómo comenzó el conflicto?

Fui a tomar servicio como todos los días y no me permitían realizar mi trabajo. El supervisor me informa de una sanción a la que no me doy por aludido, ya que era completamente injusta. Entonces decido tomar servicio y lo que hicieron fue enviar a la fuerza policial, que realizó una amenaza explícita de detención, y eso suscitó el paro. Primero en la línea H, pero rápidamente se extendió a todas las líneas. Además, la sanción se da en el marco de que fui electo delegado.

Es en todo caso una sanción persecutoria por parte de la empresa…

Sin duda, se trata de una sanción persecutoria. Porque acá las sanciones tienen un orden, van en crecimiento: primero debe haber un apercibimiento, luego otra instancia, etc., hasta llegar a la sanción. ¡Y mi legajo estaba intacto! Supuestamente, la sanción se argumentó a partir de un “mal entendido”, la empresa dice que no quise sacar a circular un tren, y me acusa de incumplimiento, cuando ellos me dijeron que no lo saque y por eso quedé abajo de la formación. Pero nunca me negué a dar servicio. Por eso la sanción era injusta.

¿Cómo fue en el momento la reacción de tus compañeros?

Mis compañeros actuaron enseguida. Estaba claro que la situación era más allá de mí como trabajador, porque al tocar a un delegado está claro que buscan atentar contra nuestra lucha. Por eso los compañeros salieron a defenderme, y acumularon fuerza para que el Ministerio le ordene a la empresa que levante la sanción. Además, intentaron detenerme y mis compañeros ayudaron a que se impida. Acá hubo una amenaza explícita de detención y no un procedimiento como se debe, que es por escrito y con notificación de un juez.

¿Cuáles son tus primeras impresiones después de esa intensa jornada?

A pesar de lo que muchos digan o quieran decir, el Subte se mantiene fuerte y unido. Hubo una muestra enorme de solidaridad y apoyo mutuo, que es lo esencial para erradicar las injusticias. Además queda demostrado que de esta manera se consiguen más cosas que con la burocracia sindical organizada.

Ver nota

Subte: Primer plenario del nuevo Cuerpo de Delegados


Publicado

en

por

Etiquetas: