ARRUFAT

Spread the love

Un colectivo obrero de ley

La fábrica en que laboran fue abandonada por sus dueños hace cuatro meses y 30 de sus trabajadores, se esfuerzan para hacerla producir.

Arrufat, no denota el patetismo de otros centros laborales que han enfrentado igual destino. Hace cuatro meses, su personal y la instalación, quedaron abandonados, desde entonces, una parte de sus trabajadores se encarga de hacerla producir y de acarrear todos los gastos. A su vez, le imprimen al ambiente un carácter optimista.
El más decido para contar sus avatares es Luís Adrián Serrano, que comienza rememorando que fue el pasado 5 de enero, cuando al quedar sus entonces 300 obreros al frente de ese coloso productivo, una vez tomada la instalación, se auto proclamaron sus “dueños”. Luego, la mayoría fue bifurcando hacia otros destinos, pero el mayor mérito de los
que permanecen aquí, es haber resistido todo tipo de presiones sin cejar en su empeño.
Adrián habla con un modesto sentimiento de pertenencia, y cuando levanta su mano izquierda, para adicionarle elocuencia a sus palabras, advierto, la mutilación de sus dedos y la deformación de su brazo izquierdo. Supe que sufrió un accidente laboral debido a las condiciones de inseguridad en su puesto.
En tanto Hugo Montani, un trabajador de 43 años en su puesto laboral, seguido de Haydee Soria, 37 y Marta Laurino quien cumplió 33 años elaborando estas golosinas, afirman con un gesto, completan un dato o adicionan una fecha relacionada con la rotura o desperfecto técnico de algún equipo, que de una u otra manera, juntos lograron subsanar…
Los noté ansiosos, todos querían testimoniar cómo, sin disponer de posibilidades económicas, lograron contratar un generador para producir los emblemáticos “huevos de pascua”, un renglón importante de sus comercializaciones.
“Desde hacía varios semanas se nos había terminado la materia prima, no contábamos con energía eléctrica, al igual que ahora, y tampoco disponíamos de plata para resolver esas demandas.”aclara Adrián.
Entonces un grupo de trabajadores del Bauen, les hizo un préstamo económico, ayuda que se sumó a otra realizada por estudiantes de la Universidad “La Base”; por cierto, sin el cobro de intereses. Así lograron alquilar un generador y adquirir suficiente materia prima para la producción de la temporada de Pascuas. Con buenos resultados ya que pudieron devolver préstamos percibidos.
El grupo cuenta con el reconocimiento, la preocupación y la atención de Vilma Ripoll, la cual ha incluido el tema de la fábrica Arrufat en su agenda diaria de trabajo.
La candidata a diputada, viene gestionando la instalación de algunos de los servicios básicos como la electricidad, con la empresa EDESUR y tramita con la AFIP los certificados que les permitan a estos hombres y mujeres, continuar produciendo en condiciones adecuadas. Cuando nos despedimos, quedamos convencidos de que la opción de los trabajadores
de Arrufat, estaba sellada.
Y tanto Betty, como Alejandro, aprobaron mi sugerencia de titular esta nota de la manera más justa: “Una colectivo obrero de ley”


Publicado

en

por

Etiquetas: