Elecciones bonaerenses

Spread the love

La izquierda no fue alternativa

Es un dato que no surgió desde la izquierda una alternativa que sea visualizada como tal y ello debe llevar a una reflexión alrededor de sus causas. Hay razones objetivas: pese a la crisis en desarrollo, no hay aun un giro hacia la izquierda. Todavía persisten confusiones políticas que explican que hayan optado por Unión Pro o el engendro radical como opciones “útiles” para castigar al gobierno. Pero el repudio a K. y la vieja política y la endeblez del Nuevo Encuentro, abrieron un espacio político que la izquierda no pudo aprovechar para expresar la inserción que tiene en procesos de lucha y organización.
Los casi 220.000 votos logrados por la izquierda en la provincia, así como la receptividad que nosotros percibimos durante la campaña, son indicadores de una oportunidad para acumular en función de construir la alternativa necesaria. Creemos que la fragmentación y la falta de unidad alrededor de un nuevo proyecto, impidió que la izquierda de un paso claro en ese sentido. Otra vez hubo fragmentación que motivó dispersión del voto en distintas opciones, sin que ninguna aparezca claramente como una señal.
Ello tiene que ver con la incapacidad para construir una alternativa política amplia, unitaria, no sectaria, de confluencia alrededor de un programa de cambio. El PC (que en Capital fue con Heller y el kirch-nerismo) y sectores de la CTA prefirieron el oportunismo de abonar a la variante filo K. de Sabatella. Y el resto de la izquierda persistió en su proyecto sectario y testimonial, tanto los grupos que conformaron un acuerdo alrededor del PTS que llamaron “frente de izquierda”, que se negó a unirse con otros, como el PO que persistió en presentarse sólo. Ambos pusieron como centro la diferenciación con nosotros en particular y con el resto de la izquierda y no hacia una construcción amplia como la que hace falta y por la que venimos bregando desde el MST.
Nuestra propuesta, el frente MST/MIJD Nueva Izquierda en Unidad, tuvo un llamativo retroceso en los votos logrados con relación a todas las elecciones anteriores, que nos colocó, a diferencia de todas esas contiendas, por detrás del llamado “frente de izquierda” y de la lista del PO. Lo cual no se explica sólo por las razones políticas generales que analizamos. ¿Cuáles fueron las causas? Es evidente que la boleta electoral que tuvimos que presentar obligados por decisión de la justicia, como lo comprobamos a lo largo de la jornada, generó confusión y nos restó claramente identidad. Muchos nos manifestaron que no visualizaron al MST/Nueva Izquierda, otros buscaron a Vilma Ripoll (que en las últimas elecciones se postulaba por provincia); fueron numerosos los llamados que recibimos durante jornada de personas que pensaron que no nos presentábamos y que terminaron votando otra cosa. Es evidente que hubo una verdadera fuga de votos que son parte de nuestro piso tradicional, hacia otras opciones de la izquierda.
Hubo una seguidilla de maniobras desde el poder y la justicia que obligaron a presentar esa confusa boleta. El adelantamiento electoral, pese a que permitió todo tipo de irregularidades y mamarrachos a los partidos tradicionales, no midió con la misma vara a la izquierda. Así como también perjudicaron al PO dividiéndole la boleta, nos sometieron a una serie de artilugios que terminaron con la obligación de presentar una boleta en la cual se visualizaba preponderante y casi excluyentemente al MIJD.
Primero nos obligaron a rehacer los trámites de personería y luego no nos reconocieron la personería provincial del MST al hacer caer los plazos con la excusa del adelantamiento, pese a haber cumplido los requisitos. Luego nos rechazaron en varias oportunidades el diseño de boleta que refleje al MST y al frente con el MIJD, imponiendo una boleta en la cual la identificación principal era la de la lista 60 del MIJD y no la del frente que habíamos constituido (ver facsímil). Asimismo retrasaron la aprobación de esta boleta para poco tiempo antes de la elección, sin posibilidades de realizar una distribución masiva de la misma.
Casi como una lamentable nota de color, grupos de izquierda como los que se identificaron como “frente de izquierda” hacen balances que, lejos de poner acento en alguna reflexión de por qué la izquierda no surgió como alternativa, los lleva una vez más a cocinarse en su propia salsa autoproclamatoria, festejando una cosecha coyuntural de votos “prestados”. Apelando, entre otras, a ridículas interpretaciones como que nuestro correcto apoyo a los pequeños chacareros durante el conflicto agrario de 2008 nos habría restado votos, lo cual sería una absurda excepción cuando todas las alternativas identificadas con el conflicto agrario sumaron votos y éste fue uno de los arietes en la derrota de los K.
La fuerte campaña que realizamos desde el MST/Nueva Izquierda no logró contrarrestar esta situación. Pese a ello, hemos concluido semanas de intensa actividad. Recorriendo la provincia con nuestros candidatos encabezados por Marcelo Parrilli, pegando y repartiendo miles de afiches y volantes y llegando con nuestra propuesta a muchas nuevas regiones. Que ha dado sus frutos en la acumulación de fuerzas ya que centenares de compañeros trabajadores, estudiantes y vecinos de los barrios, se sumaron a la campaña en los 101 municipios donde nos presentamos en unidad con el MIJD. Al servicio de la construcción del nuevo proyecto de izquierda que venimos postulando.

G.P


Publicado

en

por

Etiquetas: