Médicos de Salta denuncian que hay «enanos nutricionales»

Spread the love

¡Basta de hambre en el país de las vacas y el trigo!

Aunque intenten esconderlo, crece el hambre y con ella la desnutrición. Es una consecuencia directa del capitalismo.


Rubén Tzanoff y Sergio Ballesteros

Durante 24 meses médicos salteños realizaron un estudio que arrojó un resultado aterrador: sobre 2.000 casos tenidos en cuenta, el 33% de los niños menores de 6 años tiene peso y talla inferiores a los normales para su edad. Esto quiere decir que 1 de cada 3 chicos está desnutrido.
Gladys Pernas, Jefa del Servicio de Recuperación Nutricional del Hospital de Niños Jesús de Praga, explicó las causas: « Ni repelente ni oseltamivir, a estos chicos les falta olla”,» Como los chiquitos pasan hambre, no logran encarrilarse genéticamente, crecen a menor ritmo y se quedan cortitos».
Hay otro dato tremendo sobre el destino de los niños desnutridos graves, el 30% entra en terapia y la mitad muere por sobreinfecciones.
Las autoridades provinciales dicen que se trata del 18,2 %. Como hace el Indec, parten de datos alterados que categorizan las muertes por desnutrición bajo otros cuadros clínicos. Llegan al colmo de la mentira afirmando que la «la baja estatura se debe a factores raciales, no de alimentación.» Sentir furia hacia estos cínicos es poco.

Comenzó el traslado y murió un chico

El gobierno de Urtubey no solo niega la epidemia de gripe A en la provincia, de la cual el mismo gobernador acaba de recuperarse, sino que, como respuesta a las denuncias de desnutrición en el Hospital de Niños, adelantó el traslado al Nuevo Hospital, (construido con fondos provinciales y que ahora gerenciará Santa Tecla, por 5 millones) de una de sus partes más sensibles: la Terapia Intensiva.
El argumento, es que, la nueva terapia tiene 12 camas frente a las 6 del viejo hospital. Pero nada dicen sobre el instrumental, que es el del viejo hospital y que a 24 hs. del traslado ya está colmada, dejando en evidencia lo planteado por los trabajadores, en el sentido que se sumen las 12 camas, con más personal e instrumental y no que se cierren las 6, del viejo hospital, mostrando el colapso y la falta de planificación más absoluta del ministro de salud y el gobierno. Estos, lejos de preocuparse por la salud, sólo quieren veneficiar el negocio de la española Santa Tecla y precarizar a los médicos y enfermeras, que ahora deberán relazar un período de capacitación por tres meses para que luego la gerenciadora evalúe su incorporación.
El traslado no sólo se realizó con la negativa de sus trabajadores, quienes alertaron sobre el peligro existente, por ser pacientes de gran inestabilidad, sino también con la de la población que a pesar del despliegue policial se agolpó frente al hospital para manifestar su repudio.
Lamentablemente uno de los niños, falleció horas después del traslado, mostrando que los trabajadores tenían razón y que a pesar de los aprietes al personal y el ocultamiento de la verdad, la pelea por una salud publica, gratuita y de calidad va a continuar con más fuerza aún.

Ver notas

Para combatir el hambre y la enfermedad

La salud no debe ser un negocio

Hambre y desnutrición en el mundo

El capitalismo no va más

Sin socialismo no hay solución


Publicado

en

por

Etiquetas: