La tramoya del tarifazo del gas

Spread the love

Reproducimos parte de la introducción a la denuncia penal efectuada ante la Justicia Federal el 6/8 que los grandes medios gráficos se encargaron de no publicar.

¿Se acuerdan de las retenciones móviles de la 125? Supuestamente eran para redistribuir la riqueza, pero en realidad terminaron íntegramente en manos de las grandes exportadoras de granos. Hoy sucede lo mismo con el tarifazo del gas. Según los voceros del gobierno, supuestamente va ir a parar a los pobres, que carecen del servicio de gas natural. Pero en realidad, va ir a parar íntegramente a manos de REPSOL – YPF, y su lobista local, el grupo PETERSEN – Eskenazi.
Toda tramoya en los negocios tiene generalmente un núcleo simple, que sus actores se encargan de enmascarar. ¿Cuál es el núcleo de esta? Consiste en que REPSOL – YPF (y/o sus empresas controladas), son las que extraen el gas natural; lo EXPORTAN, y a la vez, usando como máscara a ENARSA, lo IMPORTAN. Hasta hace muy poco, REPSOL-YPF se llevaba el gas natural de Argentina al precio pesificado interno, y lo vendía en los países vecinos, que tienen servicios desregulados, a un precio veinte veces superior. Paralelamente a este enorme negociado, REPSOL-YPF dejó de desarrollar los yacimientos de petróleo argentinos, con el justificativo de que las enormes ganancias que se llevaba de aquí, les rendían mucho más si las invertía en el exterior, por el diferencial existente entre los precios internos y externos.
Así provocó una -deliberada- escasez de gas natural, que se registra en los picos invernales. Como diciendo, el gas argentino que hay bajo mis pies “es mío”. Y al precio actual no te lo voy a vender (por más que gane el 400 o el 1.000 % sobre el costo interno). Lo voy a atesorar hasta que estés dispuesto a pagarme el precio internacional. Y si te falta gas, te lo puedo importar desde mis yacimientos en Bolivia o Trinidad Tobago. Claro que si lo querés, me lo tenés que garpar al precio internacional. Así te vas acostumbrando al precio de gas con el que de ahora en adelante te vas a tener que poner, ya sea doméstico o internacional.
De esa manera, el cargo tarifario del ya famoso decreto 2607/08, según sus últimas disposiciones, irá parar la mitad a las manos de REPSOL YPF, en pago de las importaciones de gas. Y la otra mitad también a manos de REPSOL YPF (y sus empresas consorciadas, ver abajo sociograma) en pago de un mayor precio del gas doméstico en boca de pozo.
Pero ese era el juego de la española REPSOL YPF ¿Como hizo para sumar a su juego al gobierno argentino, que supuestamente debe defender los intereses argentinos? Muy simplemente, hizo socio suya al grupo PETERSEN- Eskenazi, íntimamente vinculado a los Kirchner. Este grupo, en vez de ser la ”pata argentina” en la compañía española, pasó a ser el “caballo de Troya español” en la cúpula gubernamental argentina, en contra de los genuinos intereses argentinos.
El grupo PETERSEN-Eskenazi se hizo socio de YPF -algo así como si un almacenero de barrio hubiese comprado parte de Carrefour- gracias a la «manito» (mejor dicho «manazo») que le dio Néstor Kirchner. Poco antes de abandonar la presidencia, Néstor hizo dictó la Res. 394/07 mediante la cual se dispuso las «retenciones móviles» sobre los hidrocarburos (un anticipo de la legendaria resolución 125/08 que vino después ).
Dichas retenciones móviles calculadas sobre un precio internacional del petróleo en alza, hizo que supuestamente los precios internos se plancharan (a 42 U$S el barril). Y por lo tanto cayera la «rentabilidad extraordinaria» del negocio petrolero en la Argentina. Esta caída de la rentabilidad -¡que casualidad!- vino como anillo al dedo para poner un tope al precio de las acciones de YPF, para que el grupo PETERSEN – Eskenazi, las pudiera comprar a un muy módico precio. ¡En cómodas cuotas, financiadas por la propia REPSOL! ¡Con derecho incluso a participar en las ganancias de YPF de periodos que ya habían transcurrido!
(Alguien podrá aducir que como resultado de esta “tramoya”, al menos quedó como saldo positivo que el Estado se haya apropiado de un parte de la «renta extraordinaria» de la exportación del petróleo. Y que a la par se haya congelado el precio interno de los combustibles. Lamentablemente no fue así. Por un lado, la suba en la recaudación por las retenciones al petróleo, fue enormemente relativizada, porque se eximieron de buena parte de ellas a los derivados del petróleo. Y porque además el entonces director de la Aduana Ricardo Echegaray, se encargó de borrar con el codo -con el guiño de Kirchner- lo que Kirchner había escrito con la mano, al disponer «excepciones» a la resolución 394, que lógicamente terminaron siendo la norma. Y por el otro lado, aunque supuestamente las retenciones móviles congelaron el precio interno del crudo, inexplicablemente y pese la presencia de Moreno, los precios internos de los combustibles líquidos comenzaron incesantemente a subir. Desde Enero del 2008, fecha en la que Petersen-Eskenazi se hizo cargo de YPF, hasta el presente, los precios del gas oil y las naftas subieron un 50%. Lo que le ha permitido a YPF aumentar sus ingresos por ventas en ese lapso, en más de 8.000 millones de pesos.)
¿Pero quién es el grupo Petersen-Eskenazi? Enrique Eskenazi era un ex gerente de Bunge y Born, que se jubiló y pasó a desempeñarse como gerente de una vieja empresa constructora en problemas y venida a menos, Petersen, Thiele & Cruz. Luego se quedó con la propiedad de la constructora, y esforzadamente se compró el privatizado Banco de San Juan. Pero en 1995 con la compra del Banco de Santa Cruz a los Kirchner, que entonces gobernaban Santa Cruz, fue como si hubiese sido tocado por el rey Midas, que convertía en oro lo que tocaba.
A partir de ahí PETERSEN fue adjudicataria de un cúmulo de obras en Santa Cruz, a la par que su banco sureño -que intervino en la fuga de los famosos fondos de Santa Cruz- crecía proporcionalmente. Pero eso fue poco en relación con lo que vino después, cuando en el 2003 Kirchner llegó a la presidencia. A la par de comprarse los bancos de Santa Fe y Entre Ríos (en forma más que sospechosa, sin poner un peso) PETERSEN pasó a roncar muy fuerte como contratista de rutas y grandes obras nacionales, en las que reiteradamente se han denunciado enormes sobreprecios. Para coronarse finalmente de canillita a campeón, gracias a la ayuda de los Kirchner, al pasar en el año 2008 a ser socio minoritario en YPF, propiedad de la españolísima REPSOL.


Publicado

en

por

Etiquetas: