No todo lo que brilla es oro…

Spread the love

Hoy por hoy la extracción de oro en nuestro país es uno de los negocios más rentable de la minería. Empresas multinacionales, gracias a leyes permisivas sancionadas en los años 90 y que el kirchnerismo mantiene, están destruyendo bosques y tierras, utilizando grandes cantidades de agua contaminándola. Por ejemplo una mina chica en 1 hora consume lo mismo que una familia en 20 años.
Los elementos químicos que se utilizan para extraer y separar el oro de la roca (lixiviar) son cianuro y metales pesados como arsénico, plomo, mercurio, cadmio, selenio etc. ; todos ellos altamente tóxicos.
Como ejemplo de esto tenemos al cianuro que es empleado junto a decenas de millones de litros de agua potable, haciendo uso masivo de los recursos hídricos locales agotándolos y desviando cursos en ríos y arroyos, afectando caudales y niveles en aguas freáticas (en la mina a cielo abierto de Andalgalá, Catamarca, las napas subterráneas bajaron hasta 7 mts. dejando sin agua a agricultores y pobladores).
Otro de los males es la contaminación que se produce por la filtración al subsuelo que se da al fracturarse los diques de colas (reservorios de millones de m3 de agua y barro contaminados), que pasan a formar parte de ríos y arroyos que luego todos nosotros consumimos.
Como socialistas vemos la necesidad de tomar conciencia de que estos y otros problemas son producto directo de un sistema capitalista que nunca pondrá la salud y el cuidado del medioambiente por delante de sus ganancias.
El agua y la vida no son un negocio y debemos luchar para evitar que este tipo de industrias contaminantes sigan envenenando el planeta.

Eric Meurgy


Publicado

en

por

Etiquetas: