Para que el que decida sea el pueblo

Spread the love

Se necesita una Constituyente

Del “diálogo” gobierno-oposición, la Rosada o el Congreso no surgen las soluciones que hacen falta. Los grandes temas del país los debe resolver el pueblo.

Fijate, por ejemplo, el debate por los superpoderes y retenciones. El gobierno K busca que el Congreso se los prorrogue y así seguir fijando él las retenciones a su antojo. Proyecto Sur y otros bloques de centroiz-quierda lo apoyan si acorta un poco la prórroga. A su vez, la oposición patronal quiere recortar algunos superpoderes, pero más que nada eliminar las retenciones a las exportaciones.
Ninguna de esas posturas es justa ni democrática. Sobre todo, porque ninguno plantea que estas cuestiones clave las discuta y resuelva el principal afectado: el pueblo. Si la población pudiera participar y decidir, seguramente esos superpoderes serían historia y las retenciones se mantendrían pero bien segmentadas: muy altas para los pooles y exportadoras, y bajas para los productores chicos.

Todo de espaldas al pueblo

En todas las cuestiones decisivas pasa igual: discuten y resuelven de espaldas al pueblo. Desde ya, podemos ver sus reuniones por tele, movilizarnos y presionar, pero de última las resoluciones las toman ellos.
Así ocurre con las idas y vueltas por los tarifazos. Hay que luchar, y así lo hacemos, para que se deroguen. Pero la solución de fondo contra las privatizadas pasa por reestatizar las empresas de servicios y nacionalizar el petróleo y el gas bajo control de los trabajadores y usuarios. Y ni la Rosada ni este Congreso van a hacerlo. Si el pueblo pudiera decidir, por ejemplo mediante una Constituyente, en vez de negocios privados tendríamos verdaderos servicios públicos y se terminaría para siempre con la entrega de los recursos naturales a Repsol y demás multinacionales.
Y lo mismo con el salario mínimo. Fuera de las entidades patronales, ¿a quién consultaron el gobierno K y la CGT para fijarlo en 1.400 ó 1.500 pesos, cuando la canasta familiar hoy ronda los 4.000 pesos mensuales? Nada de esto sería igual si se abriera una instancia de verdadera participación y decisión popular.

Una salida realmente democrática

El minué del “diálogo”, la agenda del Congreso incluido el Presupuesto 2010 y los pactos del Consejo Económico Social son todos tejes y manejes entre cúpulas, donde los trabajadores y el conjunto del pueblo no tenemos ningún poder de decisión. Son nuevos versos y trampas en nuestra contra.
En mayo próximo la Argentina va a cumplir 200 años. Es preciso abrir los debates de fondo y los mecanismos necesarios para sentar las bases de un nuevo modelo económico y político de país, acorde a las nuevas realidades y necesidades. Todas las fuerzas que proponen un cambio deberíamos unir fuerzas en este sentido.
Como salida más estratégica, nosotros venimos proponiendo un proyecto anticapitalista y socialista. En esa perspectiva, llamamos a todas las fuerzas que proponen un cambio a impulsar juntos la convocatoria a una Asamblea Constituyente libre y soberana para que, en ese marco de movilización, el pueblo decida las transformaciones políticas, económicas y sociales que la crisis hoy reclama con urgencia.

Ver notas

Tres ejemplos latinoamericanos

PO: El oportunismo permanente


Publicado

en

por

Etiquetas: