Varias peleas con un mismo objetivo

Spread the love

Que la crisis no la paguemos los de abajo

Luego de la derrota electoral los Kirchner siguen “sin pegar una”. La desconfianza de la población los pasa por encima ante cada iniciativa que tienen para ver si se recuperan un poco de terreno.
El país está cruzado por múltiples interrogantes. Qué hacer con la reforma política tramposa de los K. Qué hacer con los superpoderes. Qué hacer con las retenciones. Qué hacer con la Gripe A. Qué hacer con la brutal pobreza que azota a los que menos tienen y que hasta los curas califican de escandalosa. Qué hacer con la deuda, cuando Boudou niega querer financia-miento del FMI, pero busca “normalizar” las relaciones con los usureros como sea. La población discute todo porque no hay mucha expectativa en que los Kirchner resuelvan algo. Ya les tomaron el tiempo. Mucho doble discurso y nada de acciones concretas positivas para los que más necesitan.

Y qué hacen el PJ y la falsa oposición para responder? Tironean de la soga. Uno para cada lado. Los Kirchner quieren decidir todo entre las cuatro paredes de la Casa Rosada. Los de la UCR y la centroizquierda quieren decidir también entre cuatro paredes, pero las del Congreso.
No tenemos que permitir que se burlen de nosotros y cocinen todo entre gallos y media noche. Tenemos derecho a debatir sobre los problemas que nos aquejan y mucho más aún a decidir cuáles son las soluciones. Así lo hicieron los pueblos de Venezuela, Bolivia y Ecuador en las Asambleas Constituyentes que realizaron.
No es extraño que este no sea el rumbo ni del PJ ni de la UCR. Lamentablemente, tampoco lo es de las variantes de centroizquierda que reivindican de la boca para afuera los procesos de otros países latinoamericanos, pero no hacen nada por imitarlos.
En ese camino hay varias peleas protagonizadas por los trabajadores y el pueblo que van en una misma dirección: evitar que la crisis capitalista la paguemos los de abajo.

Hay que frenar el tarifazo. Ya nadie cree que los incrementos en las boletas de luz y gas se deben a errores de facturación. Las subas de hasta el 400% son un hecho. Como también lo es el repudio generalizado y las acciones que se suceden en todo el país. Las movilizaciones de los vecinos muestran un rumbo inequívoco para frenar al gobierno y a sus socios de las empresas privatizadas.

Por un aumento salarial para cubrir el costo de la canasta familiar. Hay una batalla en curso por el salario. Los precios de los alimentos están por las nubes, aunque el INDEK lo niegue. Y aunque crece la bronca no hay una gran lucha nacional unificada porque Moyano y la CGT la frenan y arreglan por cifras menores a lo que se necesita. Por otro lado siguen las luchas contra las suspensiones, los despidos y por la fuente de trabajo.

Apoyemos las luchas provinciales. Las provincias están haciendo malabares para intentar llegar a diciembre. Río Negro, Tierra del Fuego, Jujuy y Chaco, por ejemplo, no pudieron pagar el sueldo de julio o el aguinaldo en tiempo y forma. En algunos municipios se paga con bonos. Hay administraciones que ajustan y otras no le pagan a proveedores y contratistas. Es apenas el inicio de una crisis que se va a seguir profundizando con el correr de los meses. Es por esto que se empieza a hacer sentir la reacción de los trabajadores.

Se necesitan nuevos dirigentes combativos y democráticos. Hay condiciones para unir todos los reclamos en una gran lucha nacional. Si los dirigentes no la llaman es porque están arreglados con el gobierno y no quieren hacerle olas a Cristina. Esta realidad agiganta la necesidad barrer a la burocracia sindical, tanto en las luchas como en los procesos de elecciones sindicales para que sean nuevos y honestos compañeros los que reemplacen a los dirigentes vendidos.

No podemos ser ajenos a la pelea del pueblo hondureño y al rechazo a la utilización de bases yanquis en Colombia. En Honduras se están haciendo paros, movilizaciones, cortes de ruta y toda clase de acciones contra el golpe de Micheletti. En cada colegio, fábrica, oficina, universidad; en cada asamblea o instancia de debate que se de, tenemos que impulsar la firma de pronunciamientos de repudio al golpe y organizar acciones unitarias. El imperialismo versión “light” de Obama cínicamente deja correr al régimen de facto y pretenden tener más bases en Colombia para agredir a los pueblos que luchan. Más que nunca debe crecer el reclamo de ¡Fuera yanquis de América Latina!

Sólo si los trabajadores y los pueblos del continente tomamos las riendas de la Situación vamos a poder salir del pozo en que nos meten los grandes empresarios, los gobiernos patronales y el imperialismo.


Publicado

en

por

Etiquetas: