En Buenos Aires, vientos de ajuste

Spread the love

Una crisis aguda sobrevuela las finanzas bonaerenses. De las 15 provincias en “rojo”, Buenos Aires se lleva el grueso: según cifras oficiales, este año terminará con $ 7.500 millones de déficit. Scioli admite que tiene problemas para pagar los sueldos y su ministro de Economía Arlía quiere modificar la Ley de Responsabilidad Fiscal para poder endeudarse en $ 2.500 millones más (un mes de sueldo de los 400 mil estatales).
Incluso, para no atrasarse con los sueldos, en estos días piden que Nación les gire una cuota del Programa de Asistencia Financiera. La deuda bonaerense con organismos internacionales y Nación ya excede los $ 30.000 millones y llegaría a 40 mil en diciembre. Y la salida que plantean es endeudarse más…
A Scioli le falta financiar todo un trimestre. Por eso, además de la plata que Arlía busca conseguir, proponen pagar a los proveedores con un bono. Ese “patacón” encubierto podría ser el puntapié para luego pagar con bonos los salarios. Además, 90 de los 134 municipios están en rojo y otros 15 pedirán auxilio antes de fin de año.
En este cuadro, Arlía planteó que es “imposible” dar otro aumento salarial y que el presupuesto 2010 será “bastante austero” y no incluye una suba salarial. Cabe recordar que al aprobarse el presupuesto actual se incluyó al IPS como parte de los fondos provinciales, burlando su autonomía.
Todo esto se traduce en un crecimiento agudo de la pobreza e indigencia en amplios cordones del conurbano. La situación social se torna explosiva y se puede agravar si insisten con la vieja receta de hacerle pagar al pueblo los platos rotos de la fiesta capitalista.
Frente a esto, la CICOP inició su plan de lucha por un aumento del 22%, parando con ATE el día 26. Lamentablemente, dirigentes de Suteba y el Frente Gremial Docente se negaron a sumarse y le dan al gobierno hasta mediados de setiembre para que los convoque, aunque Oporto (Educación) y Cuartango (Trabajo) dicen que no habrá aumentos. Tomando el ejemplo de CICOP, debemos exigirle a Suteba, a la CTA, gremios de Fegepba, municipales y UPCN que llamen a asambleas, plenarios de delegados y a congreso provincial con mandato para resolver las medidas a seguir. Para confluir con ATE, CICOP y sumar a los Judiciales, además de las organizaciones sociales que reclaman por comida, planes y ayuda social.
Hacen falta medidas de emergencia para ajustar a los de arriba. Por ejemplo, rebajar los sueldos, dietas y viáticos de funcionarios, concejales y legisladores para que ganen como un empleado público. Atacar la corrupción y la evasión impositiva. Establecer impuestos progresivos a las grandes empresas, financistas y terratenientes de la Provincia. Anular los tarifazos y eliminar los subsidios a las grandes empresas y colegios privados. Investigar también y embargar a los grandes deudores del Banco Provincia. Y reclamar una coparticipación que restituya lo que se fue cediendo a la Nación. Con estas medidas, habrá plata para los salarios y las necesidades sociales de los bonaerenses.

Francisco Torres


Publicado

en

por

Etiquetas: