Declaración MES, MTL, Independientes de Río

Spread the love

PSOL con Heloísa Helena y en defensa
de la Izquierda Socialista y Democrática

El balance positivo de nuestra intervención en el II Congreso del PSOL se materializa en la enorme victoria para nuestro partido: Heloísa Helena fue reconducida a la presidencia del PSOL.
Pero no fue como todos anhelarían. No fue reconducida por una votación en separado, es decir exclusiva, con apoyo del plenario. No fue porque contra tal procedimiento se levantó una articulación encabezada por los que subscribieron la tesis Nuevos Tiempos para el PSOL: APS y Enlace. Ésas dos corrientes, de forma insólita e incoherente, se compusieron con otras con las cuales poco o casi nada tenían programáticamente en común, para de esa forma pretender imponer una derrota a Heloísa Helena en una lucha internista. Por motivos y objetivos distintos entre ellos, intentar afirmar una nueva mayoría absolutamente indefendible en términos estratégicos.
Nos ubicamos contra eso. En una batalla trabada unitariamente por el MES, (Movimento Esquerda Socialista) Poder Popular (MTL), Grupo de independientes de Rio, y el diputado Carlos Gianazzi, conseguimos impedir tal articulación. Una articulación negativa no solo para el PSOL sino también para los millones de brasileños que a pesar de todo el esfuerzo de la prensa burguesa de borrarla de la vida pública, continúan afirmando la confianza en Heloísa como la expresión genuina del PSOL y que no comprenderían cómo su propio partido no la reconociese de esa manera.
Entregamos la presidencia a Heloisa Helena e impusimos el reculo de esa política que objetivamente va contra el partido. Con el 40% de los votos – casi la mitad de los delegados, pero en una composición que tiene objetivos estratégicos comunes – fuimos a la confrontación de forma democrática. E impusimos el orden natural de las cosas a los que intentaban lo inexplicable.
Esta unidad, por tanto, no termina con el congreso del partido. Vamos a seguir juntos en el post congreso, trabajando en la base, junto a la militancia que vive la vida real, que hace el combate de lo cotidiano entre el mundo del trabajo y el gran capital, la batalla política para que el PSOL siga como un instrumento al servicio de la izquierda socialista y democrática.
Reflexionar sobre el balance de nuestro congreso es reconocer que hubo un esfuerzo que precedió nuestro encuentro, con el Seminario Internacional realizado en una colaboración entre la Secretaría de Relaciones Internacionales del PSOL y la Fundación Lauro Campos. Tal trabajo común y coordinado, resultó en una importante acción política unitaria, de la cual participaron dirigentes revolucionarios de varios países, destacándose una delegación de alto nivel del MAS boliviano comprometido en la campaña por la reelección de Evo Morales en diciembre, y para lo que solicitaron la colaboración de nuestro partido para llevarla a cabo en la gigantesca colonia boliviana que vive en São Paulo. Con destaque también para el líder de la resistencia Hondureña, Gilberto Ríos, además de dirigentes políticos, sindicales y parlamentarios de Perú, Colombia, Venezuela, y delegaciones de Argentina, Paraguay y Uruguay. Significativa también fue la presencia de representantes del NPA de Francia, del ISO de EEUU, de la Socialist Alianz de Australia, y de intelectuales de reconocida acción internacionalista, como François Chesnais y Jorge Bernstein. Hay que admitir que el esfuerzo para el éxito final no fue incorporado por todos de nuestro partido.
Nuestro encuentro reveló y unificó de un lado, a los que rescataron la defensa de las referencias democráticas fundadoras de nuestro joven partido. En oposición a los «nuevos rumbos» de intolerantes, hicimos la defensa de la construcción de una herramienta al servicio de la izquierda socialista y democrática. En contrapunto a la práctica burocrática y la tentativa a la imposición de posiciones políticas con la truculencia y la coerción, afirmamos la posibilidad de construcción de un programa para enfrentar los desafíos tácticos electorales del próximo año. Lejos de la afirmación de verdades absolutas, que objetivamente de nada sirven, buscamos la unidad en la lucha contra las políticas y prácticas del nuevo liberalismo, hoy puestas en práctica por el PT y el PSDB en la repetición del retroceso ideológico ya registrado en la social-democracia europea, y de la vieja derecha enquistada en el DEMO-PFL y en el PMDB. Construimos en fin, la justa propuesta de tener la unidad partidaria en torno a Heloísa Helena, presidente del PSOL, en oposición a la búsqueda inconsecuente e inocua por el control del inexistente “aparato” del PSOL.
Afirmamos, al dirigirnos a los militantes del partido, nuestro compromiso de seguir la lucha por la construcción del PSOL como un partido de izquierda que dialogue con el pueblo y no apenas un partido de propaganda socialista sino de combate, con incidencia real en la coyuntura del país y no que se límite en discursar apenas para la vanguardia esclarecida. Un partido que aproveche las oportunidades, las contradicciones y fisuras en la clase dominante para afirmarse junto al pueblo, incentivar la movilización y ayudar los movimientos sociales a fortalecerse para enfrentar los gobiernos y la burguesía. A ejemplo, es lo que realizamos en Río Grande do Sul, donde el PSOL está en el centro de la lucha política, denunciando la corrupción del gobierno de la tucana Yeda Crusius. Y de esta forma, ayudando a los sindicatos a impedir los ataques a los derechos de los trabajadores y el desmonte del Estado, como hacemos en la lucha por la reforma agraria y por una intervención sindical de izquierda, junto a los compañeros del MTL, con la afirmación de crear una nueva central combativa para marzo del próximo año, que unifique a Conlutas, a Intersindical y amplíe en las bases nuestra organización. Como hacemos con la lucha por el “Fuera Sarney”, sin ninguna prioridad moralista sino para demostrar cómo las instancias que se dicen republicanas siempre serán corrompidas, porque corrompido es, esencialmente, el propio régimen capitalista.
Nuestras posiciones y la reflexión sobre los rumbos del PSOL deben tener como norte el combate a posiciones que colocan la lucha socialista con el objetivo de buscar la afirmación interna de grupos y corrientes. La negación en aprobar con voto unitario a la compañera Heloísa Helena para presidente de todo el partido indican una conducta política que nada tiene a ver con el socialismo y la libertad, como bien fundamentó el compañero Chico Alencar, en una de las más bellas declaraciones de coherencia y franqueza del II Congreso, durante la presentación de nuestra propuesta.
Nuestra reacción a la separación de Heloisa de la presidencia del partido se fundamenta en razones concretas. Los articuladores de esa política lo hicieron de forma subrepticia, en los bastidores, sin haberlas nunca colocado en ningún foro pre-congresual. Y por eso mismo no pudieron colocarlas abiertamente.
No podían hacerlo porque sabían que habrían sido fragorosamente derrotados en los encuentros estaduales. Y retrocedieron en el Congreso porque con nuestra firmeza política se volvió imposible proponer a Heloísa para la presidencia de la República y al mismo tiempo negarle la posibilidad de ser presidente del partido. Como explicar eso no solo delante de la militancia, sino también delante del pueblo trabajador en el momento de pedirle el voto.
Hubo también razones concretas, generadas en el propio Congreso, para que de nuestra parte nos alejásemos de cualquier negociación. Fue inaceptable la forma autoritaria con que los liderazgos del sector de mujeres intentaron imponer la votación de una resolución sobre aborto invadiendo la escena y creando constreñimientos directos contra Heloisa, que en el momento ocupaba la mesa directora de los trabajos. Como fue inaceptable la pasividad de los dirigentes de esas corrientes que no hicieron nada en ese momento de desconocimiento del congreso, rendidos a la concepción equivocada de un movimientismo basista.
Querían obligar a Heloísa a defender lo que ella no cree por una opción de fe, de la misma forma que el PT intentó imponer la reforma de la previdencia y el «mensalão». Y, al hacerlo bajo el pretexto de la lucha por la despenalización del aborto y del feminismo, disminuyeron la lucha justa de millares de compañeras, que de hecho quieren una sociedad sin opresión de los hombres sobre las mujeres, sin opresión del capital sobre el trabajo, sin opresión entre revolucionarios.
Indicada, con mucho orgullo, por nuestra chapa, Heloísa seguirá como presidente del PSOL. Nuestro partido seguirá con la cara de aquélla que es nuestra mayor guerrera, el símbolo de la lucha sin cuartel contra el PT y el PSDB; que enfrentó a Lula desde el primer momento, contra Sarney y Henrique Meirelles; que condujo nuestro partido en éstos cinco años de forma abnegada, haciendo del PSOL una referencia para amplios sectores de masas.
La nueva dirección será compuesta por las chapas presentadas y su directiva tendrá la siguiente composición: Chapa 1 (APS, Enlace, Csol y TLS), con 8 nombres en la ejecutiva del Partido, siendo 4 compañeros de la APS, 2 del Enlace, 1 del Csol y 1 de la TLS. Chapa 2 (CST y aliados), 2 miembros en la Directiva, y nuestra chapa, la Chapa 3, con 7 miembros.
Hicieron parte de nuestra chapa, la compañera Heloísa Helena, Luciana Genro, los presidentes del PSOL de Goiás, Río Grande do Sul, Río de Janeiro, Minas Gerais, Pernambuco, Alagoas, Río Grande do Norte, Roraima, Rondônia, Acre, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur; Milton Temer, presidente de la Fundación Lauro Campos, el diputado estadual de SP Carlos Gianazzi, el diputado federal suplente del Rs Geraldinho, los concejales Elias Vaz de Goiânia, Fernanda Melchionna y Pedro Ruas de Porto Alegre, Ricardo Barbosa de Maceió, los coordinadores nacionales del MTL Janira Rocha y João Batista y otros valerosos militantes de varios estados.
HELOISA, PRESIDENTE
De ya, estamos al lado de Heloísa para el combate en las elecciones del próximo año. Heloísa es, en primer lugar, nuestra candidata natural para enfrentar a Dilma y Serra, dos caras de la misma moneda. No tenemos duda de la importancia de la candidatura de Heloísa a la Presidencia de la República representando una alternativa de izquierda para Brasil. Pero reconocemos también, que la compañera tiene todo el derecho de explorar la posibilidad de candidatearse al Senado, teniendo en vista la presión que sufre en su propio Estado de aquéllos que ya no aguantan ser representados por Renan Calheiros y Collor.
Tenemos absoluta convicción de que los más de 50.000 afiliados al partido y también una amplia parcela de masas que dan a Heloisa Helena 14% de intención de votos para la Presidencia de la República, contestarán de manera incuestionable al llamado público que haremos cotidianamente para someter esta auto-denominada y políticamente indefendible nueva mayoría a los principios fundadores del Partido, haciéndolos retroceder de su intolerancia y de su dogmatismo. Garantizando que el PSOL continúe expresando los principios de un nuevo y libertario socialismo, donde todos serán libres para expresar, en carácter individual, sus opiniones, mismo cuando ellas se contraponen a las posiciones mayoritarias en el partido.
¡Si usted compañera y compañero defiende la izquierda socialista y democrática, defiende al PSOL con Heloísa Helena! ¡Manifieste su posición, difunda y firme este texto!


Publicado

en

por

Etiquetas: