Para construir un nuevo proyecto de izquierda

Spread the love

Entrá al MST

Sí el PJ no va más y la centroizquierda no sirve. ¿Cuál es la salida, entonces? Nosotros estamos cada vez más convencidos de que hay que construir una nueva herramienta política.
¿Cuáles serían algunas de sus características principales? Primero, ser anticapitalista. Se necesita un partido para luchar por resolver los problemas de fondo de los trabajadores y el pueblo: salud, vivienda, educación, trabajo…Y ninguno de ellos se puede superar en forma definitiva en los marcos del dominio de los patrones, los ricos y los usureros. Mientras haya capitalismo, siempre van a intentar que los de abajo paguemos con nuestro esfuerzo los costos de las crisis que ellos generan. El que diga que los padecimientos de los más pobres y necesitados puede encontrar su fin reformando o “humanizando” el actual sistema y su régimen institucional, sencillamente, miente. Sin expropiar a las multinacionales, por ejemplo, no habrá ninguna distribución de la riqueza.
De ese anticapitalismo se desprende la segunda característica: tiene que ser un partido socialista y revolucionario. Siendo importante lograr cargos de diputados y concejales, lograr cambios de fondo implica una amplia organización y movilización social y política, una transformación revolucionaria. A su vez, el modelo socialista por el que peleamos no tiene nada que ver con los regímenes burocráticos y dictatoriales que había en la ex URSS, el Este europeo y China. Nosotros proponemos un socialismo que, a la par de resolver los problemas de las grandes mayorías, brinde las más absolutas libertades democráticas para todos.
Tercero, se necesita un partido de las luchas. Tiene que ser una organización que sirva como herramienta para enfrentar cotidianamente a los representantes políticos y sindicales de las patronales y el imperialismo. Que impulse y apoye las luchas de los trabajadores y el pueblo por sus necesidades más acuciantes, así como el surgimiento de nuevos dirigentes, las listas antiburocráticas y a los delegados y comisiones internas que se jueguen por hacer realidad “que la base decida”.
Cuarto, debe ser un partido profundamente democrático, alejado tanto del oportunismo como del sectarismo. Una organización auténticamente revolucionaria debe garantizar a su militancia el derecho a expresar distintas opiniones y al mismo tiempo la fortaleza suficiente para intervenir como un solo puño. Que evite el camino de la vieja izquierda dogmática y sectaria, y el callejón sin salida de los oportunistas que se acercan al gobierno y a las variantes del régimen buscando cargos o privilegios. Un partido revolucionario se tiene que construir de cara al movimiento de masas tal y como es; no en los pequeños círculos de supuestos iluminados que todo lo saben.
Quinto, el partido debe tener el internacionalismo entre sus banderas. La movilización y la lucha de los trabajadores y los pueblos, con sus particularidades, es la misma en todo el mundo. De un lado estamos los explotados y oprimidos, y del otro, el imperialismo, sus gobiernos y sus lacayos. Los de abajo los tenemos que enfrentar unidos y organizados. Como ejemplo se puede tomar Honduras. Si gana la Resistencia, ganamos todos los pueblos latinoamericanos. Por eso la solidaridad internacionalista es de vital importancia.
Te invitamos a trabajar con nosotros, a que entres al MST y lo construyamos juntos. Para construir una nueva alternativa que enfrente a los viejos partidos del sistema y para lograr, en definitiva, una Argentina Socialista.

Rubén Tzanoff


Publicado

en

por

Etiquetas: