Siempre con nosotros por la revolución

Spread the love

Todavía hoy, a un año de ocurrido, no lo podemos creer. Cuando en la mañana del 8 de septiembre de 2008 recibimos la noticia del accidente que cortó la sonrisa de Celia, y se llevó también a su hermano Abel, sentimos la sensación de que un huracán más fuerte y dañino de los que habían pasado por Cuba y todo el Caribe, nos sacaba del lugar donde estábamos y nos arrastraba a un sitio imposible, inexistente, una pesadilla de la que esperábamos salir invocando a los hados de los buenos sueños. Pero era irremediable. Había ocurrido una desgracia humana de esas de las que es muy difícil recuperarse. (…)
(…)“Trotskista tardía” según ella misma se definía, logró sintetizar en tres o cuatro principios el significado y la actualidad del pensamiento del viejo revolucionario Ruso que no por casualidad, según sus propias palabras, terminó sus días en América Latina. Logró también unirlo al pensamiento y la práctica del eterno joven rebelde, el Che Guevara. Sin forzar falsas analogías lograba demostrar esa coincidencia en los principios de la revolución permanente y clasista desde el punto vista de la clase obrera, entre esos dos enormes personajes de la historia de las revoluciones del siglo XX (…)
(…)Batallando desde su ordenador por la ideas del socialismo revolucionario, no dejaba de mantener engrasado el fusil. Fue corresponsal de Aporrea.org en Cuba, sitio web que lamentaba no poder leer, por las restricciones de acceso a la Red que subsisten anacrónicamente en la Isla donde habita la primera revolución socialista de América Latina. Rémoras, justificadas o no, como tantas otras debilidades o deformaciones de esa Revolución. Estaba participando, como “otro millón de cubanos” en el apasionante debate que recorre hoy Cuba, sobre como seguir construyendo socialismo (…)
(…)Hace un año que nos quedamos sin poder disfrutar de su sonrisa plena. Hace un año que nos hacen falta sus escritos, sus análisis, su energía revolucionaria. Intentamos cubrir ese vacío enorme asumiendo nuestro propio compromiso con la revolución socialista. Pero no es lo mismo sin ella. Extrañamos sus respuestas agudas a nuestros mails, su capacidad polémica, su sensibilidad para distinguir cuando la palabra socialismo es usada sinceramente o como encubrimiento de una traición. Nos hace falta Celia y por eso hemos decidido obstinadamente que siga con nosotros, aquí, presente.

Por el Consejo de Redacción de Marea Socialista.
Stalin Pérez Borges, Gonzalo Gómez, Carlos Miranda, Vilma Vivas.


Publicado

en

por

Etiquetas: