Votan la reforma polítiKa

Spread the love

Tramposa y reaccionaria

El miércoles 18, cuando sale este periódico, lo más probable es que el kirchnerismo apruebe en Diputados su proyecto de reforma política.


Pablo Vasco

Al final, el oficialismo K pudo juntar los votos para al menos dar media sanción a su ley antes de que asuma el nuevo Congreso el 10 de diciembre. De ese modo el gobierno nacional concreta una medida que favorece el proyecto presidencial de Néstor Kirchner para 2011 y a la vez, como objetivo principal y más estratégico, refuerza el régimen político burgués de alternancia bipartidista PJ-UCR y restringe a fondo la participación electoral de la izquierda y los partidos nuevos.

Cambio de collar… para meter el mismo perro

Frente a las voces de rechazo, una de las cuales fue la solicitada conjunta publicada en el diario Crítica el jueves 12, el kirchne-rismo tuvo que hacer algunas modificaciones. Pero son sólo cambios más bien menores y cosméticos, porque a partir de la aprobación de la ley van a endurecer todos los condicionamientos.
La esencia antidemocrática y proscriptiva de esta reforma política K se mantiene. No incluyen boleta única ni voto electrónico, por lo cual seguirá el robo de boletas y demás maniobras de los punteros. Agregan un control anual de las afiliaciones, lo que significa un nuevo obstáculo. Y las internas son obligatorias, lo que permite la ingerencia de aparatos externos en las decisiones de un partido político.
Sin embargo, lo más grave es que imponen pisos excluyentes. Para poder participar en la elección general hay que sacar en las primarias el 1,5% de los votos válidos. El partido que no supere unos 350.000 votos en la primaria, por ejemplo, no se puede presentar a la presidencial. Lo mismo rige para las elecciones a diputados. Y si en dos elecciones consecutivas el partido no se presenta o saca menos del 2% del padrón, o sea unos 400.000 votos, se le quita la personería.
Esto implica que de hecho habrá partidos de primera -el PJ, la UCR y los que el régimen burgués resuelva permitir- y partidos de segunda, excluidos de las elecciones. Los destinatarios directos de la proscripción somos sobre todo las fuerzas de izquierda, con un protagonismo en las luchas sociales que va en aumento y por ende somos un enemigo político no sólo actual sino más todavía a futuro. Aunque el MST u otro partido de izquierda saquemos 400.000 votos, lisa y llanamente se busca condenarnos a la marginación.

Es necesario enfrentar esta reforma reaccionaria

Más allá de uno que otro cambio puntual, los Kirchner logran salirse con la suya. Así como niegan la democracia sindical para preservar a la vieja burocracia, también necesitan rebanar los derechos democráticos para reciclar el viejo régimen político que desde diciembre de 2001 no sale de la crisis.
A los viejos aparatos políticos no todo les va a resultar tal cual lo planifican. La confianza popular no la recuperan a fuerza de imponer leyes. Pero es cierto que con esta reforma avanzan en su plan de vetar a la izquierda. Y la vieja UCR no vota la ley, pero tampoco hizo ninguna oposición real y por abajo se refriega las manos.
Sin lugar a dudas, estamos frente a una medida política reaccionaria. Por un lado, los trabajadores, los jóvenes y el pueblo tendrán menos candidatos para elegir. Por otro lado, en el caso concreto de la izquierda, nos recorta de un plumazo la posibilidad de participar en las elecciones. Además de proseguir la denuncia política y la movilización contra la nueva ley de reforma K, el desafío de la unidad electoral de la izquierda se va a plantear con mayor agudeza.

Ver nota

Solicitada: No a la «Reforma Política»


Publicado

en

por

Etiquetas: