Contra la patronal, la burocracia y el gobierno

Spread the love

Triunfazo de los trabajadores del subte

A las 22,30 hs. del jueves 26 de noviembre, los representantes del cuerpo de delegados del Subte, encabezados por Néstor Segovia, bajaron del Ministerio de Trabajo y se fundieron en un emotivo abrazo con sus compañeros que los esperaban desde hacía horas. El ministerio y la empresa se vieron obligados a firmar algo impensado hace pocos meses. Tomada y Metrovías que les decían “ex -delegados” y se negaban a reconocerlos, firmaron el reconocimiento a todos los delegados, a las autoridades provisorias del nuevo sindicato y rubricaron un acta con la misma Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, que decían “que no existía”. Un triunfazo de la lucha que potencia y fortalece la pelea por el nuevo gremio, y por un nuevo modelo sindical democrático y de lucha.

Cuando el 12 de diciembre del año pasado, las asambleas de las líneas decidieron boicotear las elecciones “truchas” de delegados convocadas por la UTA, y emprender la lucha por construir un nuevo sindicato del Subte, Néstor Segovia y el MST dijimos con claridad que se trataba de una lucha durísima. Muy difícil, porque enfrentábamos al principal socio y sostenedor de este gobierno: la burocracia sindical. En su momento, polemizamos con otras visiones dentro del cuerpo de delegados, que opinaban que la inscripción gremial salía fácil, y que el Ministerio de Trabajo nos iba a dar rápido la inscripción.
Lo que se acaba de conseguir es producto de una batalla durísima, emprendida con mucha fortaleza y unidad por todos los trabajadores del Subte, que enfrentó y derrotó la alianza entre el gobierno nacional, la empresa Metrovías, la burocracia sindical y la patota de la UTA.
El plebiscito masivo realizado en febrero del 2009 donde la inmensa mayoría de los trabajadores apoyó la creación del nuevo sindicato, y las elecciones donde surgió un cuerpo de delegados muy representativo, con 82 compañeros de las seis líneas, fueron pasos inmensos en la lucha.

El plan de lucha y los paros fueron la clave de este triunfo

Los trabajadores del Subte saben que con este cuerpo de delegados se han obtenido conquistas históricas como las seis horas de trabajo, el ingreso a Metrovías de los trabajadores de las tercerizadas, muy buenos acuerdos salariales y de condiciones de trabajo. Y que la base de esas conquistas han sido las asambleas, las discusiones democráticas y las decisiones tomadas entre todos, que le dan fuerza a las mismas cuando se plasman en paros u otras medidas de lucha. Y que esto es lo opuesto al método de la patota, a las decisiones tomadas solo por el “secretario general” o los “cuerpos orgánicos” siempre en acuerdo con la patronal y el gobierno, como hace la UTA y la burocracia sindical.
Desde hace dos meses, los trabajadores del Subte comenzaron un plan de lucha, con paros progresivos, exigiendo al gobierno nacional y al ministro Tomada, que se reconozca al nuevo gremio y se otorgue la inscripción gremial. En estos meses, hubo incluso fallos de la justicia a favor del nuevo gremio, que fueron apelados por el ministro, postergando el reconocimiento del sindicato del Subte.
Y fueron los últimos dos paros, de 12 y 24 horas, y la firme decisión de seguir con 48 horas si hacía falta, los que lograron comenzar a quebrar la resistencia del gobierno, y derrotar el frente de este con Metrovías y la burocracia de la UTA.
El paro del 5 de noviembre, donde durante casi 8 horas los trabajadores de la línea C y del taller Constitución, con Néstor Segovia al frente, enfrentaron a la patota armada de la UTA y la obligaron a retirarse, hizo que la batalla por un nuevo modelo sindical en el país tomara estado público. A los gritos de la patota de “los sindicatos son de Perón” y de “son cuatro zurdos que no quieren laburar”, se le opuso el estruendoso “unidad de los trabajadores, y al que no le gusta se jode”, y desde todas las gargantas unidas el ya clásico “se va a acabar, la burocracia sindical”.
Al otro día del paro, un juez de Moreno mandó una patota integrada por efectivos de la policía bonaerense a agredir e intimidar a la familia de Segovia, llegando a dispararle balazos de goma a dos de sus hijos. Intentaban acallar así la voz de la lucha de los trabajadores del Subte, y tratar de meter miedo para que no siga el plan de lucha. Pero sucedió todo lo contrario. Una gigantesca solidaridad con Segovia y con el Subte se extendió por todo el país. La conferencia de prensa unitaria en el Congreso, las centenares de expresiones de solidaridad, la difusión de los medios, mostró las dos caras del sindicalismo. Dirigentes honestos y combativos como Segovia, que viven en barrios humildes y junto a su familia impulsan un comedor comunitario para los chicos del barrio, frente a los burócratas traidores y millonarios, que pactan con las empresas y el gobierno, vendiendo a los trabajadores y a sus luchas.
El gobierno y la empresa se jugaron a impedir el paro de 24 horas del 10, decretando al subterráneo como un “servicio esencial”. Metrovías dio asueto a los trabajadores del turno noche y se preparó un gigantesco operativo policial para lograr que los trenes funcionen. Pero volvieron a fracasar. El paro fue total. No anduvo un sólo tren. La UTA ni siquiera pudo mandar la patota y todo el país vio por los medios la fuerza de los trabajadores del Subte organizados y decididos a conseguir sus derechos.
El gobierno y la CGT se asustaron. Convocaron una marcha en defensa del gobierno y del “viejo modelo sindical” que tantos beneficios les ha dado. Pero tuvieron que dar marcha atrás, porque se venía una contramarcha de decenas de miles apoyando al Subte y contra la vieja burocracia de la CGT.
Por eso es tan importante el logro que se acaba de conseguir. A los trabajadores del Subte nadie les regaló nada. Lo lograron con su firmeza, con su unidad, con sus decisiones democráticas y en asambleas y con una lucha sistemática.

El Acta firmada sella un triunfazo que hay que difundir masivamente

El acta del 26 de noviembre está firmada por el Ministro de Trabajo Tomada, por el Ministerio de Transporte, por la empresa Metrovías y la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro. Los mismos que hasta hace pocos días decían que el sindicato del Subte “no existía” y “que los delegados ya no eran tales”, se vieron obligados a firmar con ellos.
El acta reconoce en forma explícita a los 82 compañeros integrantes del nuevo cuerpo de delegados, les da a todos tutela sindical, les garantiza la fuente de trabajo, impide a la empresa despedirlos, suspenderlos o modificar sus actuales condiciones de trabajo. Y lo más importante, los reconoce como delegados, con capacidad de negociar con la empresa salarios, condiciones de trabajo y todas las demandas laborales. También reconoce y otorga tutela sindical a los 13 compañeros de la comisión directiva provisoria y los revisores de cuentas provisorios, del nuevo sindicato. Todo firmado por el Ministerio de Trabajo y la empresa.
Uno de los puntos más difundidos maliciosamente por la prensa y el que esgrimen las sectas divisionistas de izquierda, es el punto 4 del acta. Intentan presentarlo como que “no habrá paros por un año”. ¡Mentira!. El acta habla de medidas de fuerza por problemas intrasindicales (al interior del nuevo sindicato del Subte), e intersindicales (entre el nuevo sindicato del Subte y la UTA que está herida de muerte en el Subte). En absoluto compromete la lucha, paros y medidas de acción por temas salariales, condiciones de trabajo, despidos, suspensiones o paritarias. El cuerpo de delegados del Subte nació, se desarrolló y se fortaleció con la democracia sindical y con la lucha. Y así va a seguir.
Los medios de prensa que difundieron profusamente la lucha, no han hecho lo mismo con el triunfo. Intentan escamotear el durísimo golpe sufrido por el gobierno y la burocracia.
También se logró eliminar el “aporte solidario” del 1% que la UTA le descontaba compulsivamente a todos los trabajadores. Y abrir negociaciones para conseguir que el cuerpo de delegados maneje la Bolsa de Trabajo y otras conquistas.
El acta firmada es un gran triunfo de los trabajadores del Subte y de todos los luchadores. Es un golpe gigante a la burocracia sindical y a su viejo modelo burocrático. Por eso brama y protesta la UTA, impugnando el acta en la justicia y amenazando con medidas de fuerza. Porque el acta golpea y hace tambalear al viejo modelo sindical que sostiene y mantiene dirigentes millonarios y corruptos, con trabajadores pobres. Por eso las asambleas de las líneas apoyaron masivamente el acuerdo alcanzado, ratificando la lucha por la inscripción gremial.
La gran tarea de todos los luchadores es llevar a todo el movimiento obrero las conclusiones de esta lucha, apoyar con fuerza al Subte y a su cuerpo de delegados para las batallas que se vienen.

Ver el acta – acuerdo en PDF

Ver notas

Subte: Habla Néstor Segovia

Campaña de los trabajadores en el subte: Vamos a reconstruir el Comedor «La Viandita»

«La lucha del Subte es un ejemplo para todos»

Carlos Maradona


Publicado

en

por

Etiquetas: