Kraft/Terrabusi

Spread the love

Enfrentar la nueva provocación patronal

Esto lo expresó en un comunicado que repartió el 27 a todos los trabajadores diciendo: “Kraft Foods Argentina informó a las autoridades del Ministerio que no reincorporará a ninguno de los trabajadores que han sido despedidos con causa, en virtud de su participación en los hechos de violencia e intimidación ocurridos desde el 3 de julio en adelante, y declinó la instancia administrativa. Esto significa que la empresa da por finalizada la etapa de discusión y negociación ante el Ministerio de Trabajo. De ahora en más, cada una de las personas despedidas podrá optar por las correspondientes acciones judiciales, si lo consideran pertinente”.
Ante esta brutal y descarada provocación de la empresa, es más necesaria que nunca la unidad de todos los trabajadores, y la discusión masiva y democrática de las acciones que puedan torcer esta decisión patronal.

Unidad para enfrentar el nuevo ataque patronal

Durante todo el desarrollo de la heroica lucha de los trabajadores de Kraft, desde el MST fuimos muy críticos de los dos sectores que estaban en la conducción de la interna. Porque ayudaron a dividir a los trabajadores de adentro con los de afuera, debilitaron la lucha e hicieron públicas las discusiones al interior de la interna. Y criticamos también la firma del acta que dejó 53 compañeros en la calle.
Ante las nuevas elecciones de comisión interna, la CCC y el PTS se dividieron en dos listas. Por pocos votos surgió una interna encabezada por el compañero “Poke” Hermosilla. Los compañeros de la CCC mantienen carpas en la puerta y los del PTS impulsan reuniones fuera de fábrica, y todos los días siguen los pases de facturas y las críticas entre los dos sectores. Esto no puede seguir así. La patronal se sigue envalentonando si ve a los trabajadores divididos. Ahora se niega a reincorporar más despedidos, y está robotizando líneas con la posibilidad de que haya nuevos despidos a fin de año. Y la justicia cita al compañero Alfonso, de la vieja interna, para quitarle sus fueros y despedirlo. Y van a querer hacerlo con todos los anteriores delegados. ¡No hay que permitirlo!
Necesitamos más que nunca la unidad de todos los que queremos enfrentar a la empresa y a sus planes.
En pocos días se van a realizar la elección de delegados por sector. Hay que lograr que el sindicato y el Ministerio de Trabajo, avalen esta elección. Hay que exigir al ministerio que envíe veedores, para que los delegados que surjan tengan derechos y puedan actuar como tales.
Hay que evitar que se siga desgranando la lucha de los despedidos y los compañeros arreglen de a uno con la empresa. Hacer una asamblea unitaria de todos los despedidos, sin excepciones, y votar entre todos los pasos a dar.

Retomar la lucha con medidas masivas

La semana pasada se realizó un nuevo corte de Panamericana, con los trabajadores despedidos y las organizaciones que seguimos apoyando. Hay que preparar uno más fuerte, más contundente, con más compañeros. Ayer se quemaron gomas en la puerta y se hizo una fuerte batucada en el turno tarde. Hoy marchamos del Obelisco al ministerio. Son medidas importantes pero no alcanzan.
Hay que hacer asambleas masivas, con la mayor cantidad posible de compañeros, para discutir y decidir entre todos, sin pases de facturas, la continuidad de la lucha. Si la empresa nos ve divididos, y cada uno por su lado, va a seguir adelante con su plan de despidos. No se puede seguir esperando, ni estando 12 horas en el ministerio para irnos sin nada.
La nueva interna le ha propuesto a los anteriores delegados que se sumen a trabajar juntos. Hay que hacer reuniones de interna abiertas a los viejos delegados y a todos los activistas que quieran participar, que sean resolutivas y con mandatos de los sectores, para fortalecer la unidad y encarar la lucha contra este nuevo ataque de la patronal.
Y si la empresa vuelve a despedir, esta vez no se puede dejar de exigir al gobierno que abandone los “exhortos e intimaciones”, y declare a Kraft empresa de utilidad pública y la estatice bajo control de sus trabajadores.

Carlos Ugarte


Publicado

en

por

Etiquetas: