Subte

Spread the love

Habla Néstor Segovia

¿Cuál es tu valoración de lo que se conquistó con esta lucha?

Es un triunfo enorme, y un paso más para seguir peleando por nuestro sindicato. Logramos el reconocimiento y la inmunidad de los 82 delegados de base y de los 13 miembros de la Comisión Directiva. Algo inédito. Además conseguimos algo esencial: ahora los representantes de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro son los que deben ser recibidos para negociar ante cada reclamo laboral. O sea, que para acordar condiciones colectivas de trabajo, Metrovías y el Ministerio deben citarnos a nosotros. Todo esto no lo teníamos con la simple inscripción gremial.
Este triunfo demuestra que este gremio se está haciendo “desde abajo”, porque logramos lo más importante, que es el derecho de los trabajadores a poder representar y ser representados legítimamente. No peleamos por un simple papel, sino por la libertad y la democracia sindical, para poder defender nuestros derechos. Y creo que a partir de ahora estamos en mejores condiciones para hacerlo.
Todo esto tiene una magnitud impresionante, porque en esta pelea logramos el principal reconocimiento, que es el de la voluntad de la base. Y eso es algo muy diferente a lo que plantea la ley del modelo sindical vigente. Nuestra lucha tuvo un alcance muy grande, y el paso que dimos no siguió los pasos normales de la ley, sino que arrancamos por lo más significativo.

¿Por qué crees que pudieron dar este paso?

Porque los trabajadores del Subte en asamblea así lo decidieron. Y por la enorme lucha que dimos. Fue una decisión de conjunto, allí se elaboró el plan de lucha. La asamblea, insisto, es lo fundamental. Ella define cada paso a seguir y cada decisión a tomar, no se trata sólo de la opinión del Cuerpo de Delegados. Con este método mantuvimos firme la unidad entre todas las líneas, garantizando el paro y enfrentando los atropellos de la patota de la UTA. Con esas medidas logramos responsabilizar al Ministerio y al Gobierno, que antes no nos querían recibir.
Así, el paro se convirtió en una herramienta fundamental. Durante el paro de 12 horas la patota fue un fracaso, todo el mundo se dio cuenta de lo que realmente eran. Y durante el paro de 24 horas, quisieron amenazarnos declarando al subte como “servicio esencial” y tampoco les dio resultado. Cada paro fue muy exitoso, sólido y con una enorme adhesión de la base.
Además fue vital el apoyo y solidaridad de otros sectores que se acercaron a apoyar. La fuerza que hizo el MST en la estación Constitución fue muy importante.

¿Nos explicás que pasó en las asambleas posteriores a la firma del acta?

La mayoría de la gente en el Subte la aceptó y la vio como un triunfo. Sólo un sector de tráfico de la línea B votó en contra. Pero incluso en esa línea, que fue donde hubo más dudas, la mayoría de los otros sectores votaron apoyar el acta, en consonancia con las demás líneas. En el Taller Constitución, donde yo trabajo, fue por unanimidad, y había un clima de festejo en muchos lugares. Es que el triunfo es muy concreto: de “ex” delegados, pasamos a ser los delegados legítimos. Por eso la UTA salió muy enojada a cuestionar el acta, porque los deja fuera de juego en el Subte.

Entrevistó: Carolina Dome


Publicado

en

por

Etiquetas: