Tucumán

Spread the love

Triunfo de los Autoconvocados

Después de meses de heroica lucha, el Movimiento de Autoconvocados de la Salud, logró un importante triunfo político y reivindicativo contra el gobierno de Alperovich.


Lita Alberstein

El gobierno se vio obligado a otorgar parte del reclamo. La fuerza gigantesca de la democracia sindical, las asambleas masivas, 24 marchas blancas, 4 marchas de antorchas, más de 100 días de paros, las actividades hacia la comunidad, denunciando la desnutrición, la mortalidad infantil, los paros de la Fesprosa, fueron generando un enorme movimiento social del pueblo tucumano en defensa de la salud pública, cuya dirección, fueron los trabajadores de la salud. Esa fuerza y unidad, permitió este triunfo.

El acuerdo

Se firmó el jueves 26 con 3 ministros presentes, el arzobispo Villalba y los Autoconvocados el siguiente acuerdo: aumento a la base de cálculo que era de 250 puntos, de 50 puntos, ($ 30 en diciembre y $ 20 en enero), pago por responsabilidad asistencial 20 % a todas las categorías (antes lo cobraban sólo los médicos), las categorías más bajas pasarían a cobrar el mínimo $ 1.490 y sobre ese sueldo se suma el aumento.
Pase a planta permanente del personal transitorio (1.500 en diciembre, 1.500 en mayo, y el resto 2.200 en 2011. asegurando la permanencia hasta su efectivización con igualdad de derechos. Pase a planta transitoria de los contratados monotributistas.
Se gestionará ante el congreso el 82% móvil jubilatorio y en el Anses la insalubridad laboral. Devolución de los días descontados por quite de colaboración. Se reconoce al movimiento autocon-vocado y a sus delegados con derechos gremiales para negociar en paritarias y participar en comisiones mixtas que monitoreen este acuerdo.
El gobierno se compromete a no tomar ninguna sanción. Sin duda este acuerdo es un avance importante. Luego de meses de decir no hay plata, el gobierno tuvo que firmar un aumento salarial, que aunque insuficiente, es un primer paso positivo. En el terreno de las condiciones laborales, es donde el acuerdo es más favorable, ya que frenó la política impuesta de precariedad que cercenaba todos los derechos a los compañeros que trabajan en condiciones de esclavitud, sin licencias de enfermedad ni maternidad.
Mientras la Nación reduce el presupuesto de salud para el 2010 en $ 436 millones, en Tucumán, el presupuesto de salud subiría en un 21 %, en $ 131 millones, otro logro de esta lucha.

¿Cómo se logró?

Desbordando a las conducciones de los gremios ATSA, AME y Sumar, que traicionaron la lucha. Autoconvocándose en asambleas por hospital, coordinando en la Interhospitalaria los mandatos de cada delegado, y extendiendo la lucha a todos los rincones de la provincia que permitió generar este gran movimiento social que enfrentó y debilitó al gobierno de Alperovich, que recibió una dura derrota al tener que reconocer a Autoconvocados como los legítimos representantes de los trabajadores de la salud y ceder en la mayoría de los reclamos. Es una clara victoria política, que deja una gran enseñanza para el pueblo tucumano y para los trabajadores del país: enfrentando el viejo modelo sindical, y construyendo otro modelo nuevo, combativo y democrático, se puede ganar.
Ahora, los dirigentes de UPCN y ATE, que se negaron a impulsar un paro provincial reclaman para su sector el mismo aumento que Autoconvocados.
También congeló los sueños reeleccionistas de Alperovich y embarró sus planes presidenciales. La monarquía alperovichista quedó debilitada y desprestigiada.

La lucha continúa

Quedan lógicos interrogantes, si se podía conseguir más plata, si fue correcta la negociación, si había que aceptar. Este balance es un aporte al servicio de desarrollar la principal conquista que tuvo esta pelea: el movimiento autoconvocado y sus asambleas con mandato. El desafío es seguir manteniendo su unidad y desarrollar la autoorganización. En primer lugar, para garantizar que se cumpla el acuerdo, participando en las comisiones. En segundo lugar, para continuar la lucha, por las reivindicaciones pendientes.
La experiencia de estos meses, debe servir para corregir errores y avanzar en la experiencia autoconvocada. Las asambleas por hospital y Caps, son la garantía de mantener viva la lucha, y la Interhospitalaria y el cuerpo de delegados son la organización que hay que desarrollar, debatiendo sobre la representatividad y proporcionalidad para elegirlos, para avanzar en el movimiento, y preparar la pelea para el próximo año.
El pueblo tucumano acompañó masivamente las marchas de las antorchas. Es el desafío de este movimiento mantener prendida la llama de esta lucha que iluminó el camino de miles que vieron un ejemplo a seguir, para derrotar esta política de hambre, corrupción e impunidad, que Alperovich como los Kirchner nos impusieron. Este round lo ganamos, la pelea continúa.


Publicado

en

por

Etiquetas: