Crisis económica, provincias en rojo, salarios impagos

Spread the love

¿Vuelven los Patacones?

Las fiestas ya están encima, y en millones de hogares los trabajadores se preguntan si podrán poner en la mesa de fin de año alguna comida mejor o un regalito para los pibes. Es que desde hace ya algunos meses se ha instalado, como un rumor por lo bajo, que quizás los gobiernos no puedan pagar el aguinaldo a tiempo, o lo paguen en cuotas o mucho peor aún que vuelvan los Patacones.


Gerardo Uceda

Hay muchas provincias que están en rojo y con dificultades para pagar los sueldos. Y no son solamente las provincias “chicas” o “pobres” como uno podría pensar, sino también la más grandes y ricas en recursos. Como consecuencia, ya muchos gobernadores empezaron a quejarse y dejar correr que no tendrían plata de las arcas provinciales para hacerle frente al medio aguinaldo de fin de año y el pago de sueldos. Y que para poder hacerlo tendrían que volver a las cuasimonedas, es decir a los conocidos Patacones, Petrones o como se llamen en las diferentes provincias. El pueblo entero y los trabajadores en especial saben lo que significaron estos papeluchos que circularon durante la crisis del 2001-2002. Billetes truchos que no te lo aceptaban en ningún lado, no podías pagar los impuestos o que te los aceptaban por menos de su valor real, de ahí la preocupación que empiezan a tener los sectores populares, que por supuesto son los más perjudicados al ser los sueldos lo primero que se pagan con estas falsas monedas.

¿Por qué llegamos a esta situación?

Si uno lee (y le creyera) a los analistas de los diarios burgueses, el culpable es la crisis económica mundial y la baja de la actividad económica que trae como consecuencia una menor recaudación, con lo que los estados no tienen forma de hacerle frente a los salarios. Simple, pero mentira, ya veremos porque.
Si en cambio uno se fija en lo que dice la oposición tradicional, la culpa la tiene el gobierno nacional de los Kirchner, porque de los impuestos que cobra la nación, sólo una pequeña parte son coparticipables. Y de los coparticipables como el impuesto al cheque los Kirchner se embolsan más de lo que les corresponde, en donde en vez de girar a las provincias el 30% del impuesto (que es lo que marca la ley de coparticipación federal) de los 20.015 millones que tiene pensado recaudar la Nación a las provincias sólo les gira 3.532 millones es decir el 15%. Lo mismo pasa con el IVA donde las provincias se quejan que no les envían los fondos reales de coparticipación.
Ambos planteos, los de los analistas y los de la oposición tradicional, tienen parte de verdad, pero ocultan las principales verdades, que hacen al fondo de la cuestión. Veamos por qué decimos esto.
Para empezar y sin ánimo de llenarnos de números, debemos decir que ya mucho antes que Cristina haya autorizado el endeudamiento de las provincias (cosa que recién salió hace pocos días) precisamente para evitar que tengan que sacar las famosas cuasimonedas, las mayoría de las provincias estaban fuertemente endeudadas, como por ejemplo Buenos Aires debe $ 30.352 millones, y para este año el déficit previsto será de cerca de $ 5.000 millones. Mientras que otras provincias pensadas como “ricas” como Mendoza y Neuquén tendrán este año un déficit de $ 600 y $ 400 millones respectivamente. Es decir que la famosa Ley de Responsabilidad Fiscal que hizo votar Néstor en la época de vacas gordas, y que impedía a las provincias endeudarse, ya nadie la cumple de hecho.
Lo que no pueden explicar los analistas burgueses ni la oposición, es por qué si hubo 5 años de crecimiento sostenido de cerca del 8% anual, si como ellos dicen la crisis sólo trajo una “retracción de la economía” de sólo el 1,2% y para el año que viene esperan crecer un 3-4%, cómo entonces es que con un solo año de crisis, ya no pueden pagar sueldos, ni aguinaldos y amenazan con los Patacones.
Hay varios factores, pero los principales, los que no dicen son que, por un lado la estructura de impuestos de nuestro país es totalmente regresiva, de manera que la mayor recaudación viene del IVA que pagamos todos, ricos y pobres por igual, entonces cuando la economía “crece” los ricos se hacen más ricos pero pagan lo mismo de IVA que los trabajadores, mientras que los impuestos a las grandes ganancias son evadidos o directamente exceptuados por el gobierno a las grandes empresas como las pesqueras y petroleras, por sólo mencionar algunas. Por otro lado la plata recaudada el gobierno la utiliza para pagar la Deuda Externa o vuelve a los grandes capitalistas nacionales a través de subsidios. Nunca vuelve al pueblo. Estas son las verdaderas razones por la que hoy, luego de 5 años de crecimiento, con sólo un año de crisis, este gobierno no puede garantizar el aguinaldo de millones de trabajadores para que compren un pan dulce en Navidad.

¿Cuál es la situación actual?

La realidad nos dice que al día de hoy, tanto el estado nacional como los provinciales están en déficit. Cristina autoriza el endeudamiento de las provincias porque teme que si sacan las monedas truchas, aumente exponencialmente el descontento de la gente que recuerda perfectamente el suplicio que significó a principio de la década, andar mendigando para que te los cambien y esto motorice las luchas y precipite la caída del gobierno. Pero esto es pan para hoy y hambre para mañana. Ya lo estamos viendo cuando los K meten y meten la mano en la caja de la ANSES, hipotecando el futuro de millones de trabajadores cuando se jubilen. Pero será peor porque emitirán más bonos de deuda, que ya no podrán colocar en el mercado nacional y entonces volverá a aumentar el endeudamiento externo.

Hay otra salida

No salida a través de lo que plantean los economistas del régimen (que es restringir más aún el gasto, vía congelar sueldos y paralizando el gasto público), ni tampoco lo que piden los gobernadores que es mayor endeudamiento.
Lo que debemos exigir es que se deje de pagar la fraudulenta deuda externa y que esa plata el estado nacional la gire inmediatamente a las provincias para garantizar el pago de sueldos, jubilaciones y aguinaldo.
Pero es también necesario cambiar de fondo la estructura de impuestos de nuestro país, para que paguen más, mucho más, los que más tienen, con impuestos progresivos a las grandes ganancias y los bienes suntuarios, con impuestos a las grandes transacciones, con la eliminación del IVA, etc. Con esto sobraría la plata para solucionar todos los problemas que aquejan a los trabajadores, ya que el 80% de la acumulación de plata de los 5 años de crecimiento, está precisamente en manos de los grandes capitalistas. Si nos dicen que esto es imposible, que la Constitución no lo permite, nosotros le contestamos que sí se puede, para hacerlo hay que llamar de inmediato a una Asamblea Constituyente, libre y soberana, que pueda debatir y decidir sobre todos los aspectos, entre ellos, la reaccionaria estructura de impuestos, que hoy agobia a los trabajadores y sectores medios, mientras beneficia a los ricos.


Publicado

en

por

Etiquetas: