Kraft/Terrabusi: otra vez la represión

Spread the love

Navidad sin despedidos

El lunes 14, los 33 compañeros que quedan despedidos en Kraft, realizaron una asamblea y decidieron bloquear los accesos a la planta de Pacheco el martes 15, e impedir la entrada y salida de camiones.

Ya pasaron muchas semanas y la patronal abandonó las reuniones en el Ministerio de Trabajo, declarando que no va a reincorporar a ningún compañero más. Se acercan las fiestas y mientras la producción de budines, pan dulces y los productos navideños crece dentro de la fábrica, siguen afuera 33 familias desesperadas porque no van a tener nada para poner en la mesa de fin de año.
La nueva comisión interna convocó a un corte en la Panamericana que duró pocos minutos y fue desalojado por la infantería. Después se hizo una marcha a la UIA y al Ministerio, pero con pocos trabajadores de Kraft y algunos de los compañeros despedidos. Es evidente que estas medidas no alcanzan para lograr la reincorporación de los despedidos, ni para frenarle la mano a la patronal que sigue amenazando con nuevos despidos para fin de año, robotiza las líneas y todavía no le paga el salario entero a los compañeros que fueron reincorporados.

Basta de divisiones, luchemos unidos para enfrentar a la patronal

Durante todo el tiempo que duró la heroica lucha de Kraft, los dos sectores de la anterior comisión interna (CCC y PTS), se dividieron, se enfrentaron y contribuyeron a que 53 compañeros se queden afuera. Después, comenzó un período de pases de facturas y de divisiones, que todavía dura. Mientras tanto, la patronal sigue avanzando, se envalentona y cierra filas junto al gobierno y sus fuerzas de seguridad.
El viernes pasado, se eligieron los delegados de sector en los turnos tarde y noche de la fábrica. Surgieron nuevos delegados combativos, que ahora deben sumarse de inmediato a la comisión interna, que nació debilitada de la elección, y junto a los despedidos, discutir las propuestas para llevarle a los compañeros de adentro, sobre como seguir la lucha. Sirve poco hacer acciones pequeñas, sin contundencia, y aisladas de la lucha de los trabajadores dentro de la planta. Hay que volver a impulsar asambleas masivas, a decidir entre todos los pasos a seguir. Junto a la reivindicación de que vuelvan a trabajar los compañeros que quedan despedidos, hay que exigir un doble aguinaldo que ayude a enfrentar la inflación que se come los salarios. Que se le pague la totalidad de lo adeudado a los trabajadores reincorporados.
Sólo si se une la actual interna con todos los nuevos delegados de sector que fueron elegidos y que hay que hacer reconocer por el Ministerio de Trabajo, los delegados de la vieja interna y los compañeros despedidos, si se reemplazan las chicanas y el enfrentamiento, por asambleas democráticas donde se escuchen todas las voces y se decida entre todos, solo así le vamos a parar la mano a la patronal y lograr que vuelvan nuestros compañeros.

Ana Urruti


Publicado

en

por

Etiquetas: