Si la ley ya era antidemocrática…

Spread the love

El veto de CFK empeora la reforma polítika


Pablo Vasco

Apenas asumió el nuevo Congreso el 10 de diciembre, por boca de su inefable jefe de gabinete, la presidenta amenazó con que si una ley no le gustaba aplicaría su poder de veto. Así lo hizo.
El viernes 11 un decretazo de Cristina tornó todavía más proscriptiva su ya perversa ley de reforma polítika.
El 18 de noviembre, con 133 votos del bloque K más unos pocos pejotistas, el gobierno nacional consiguió dar media sanción en Diputados a su ley de reforma polítika. El 3 de diciembre la aprobó el Senado. La norma lleva el número 26.571 y ostenta el pretencioso nombre de “Ley de Democratización de la Representación Política, Equidad y Transparencia Electoral”, aunque ningún bloque de la oposición parlamentaria la votó y todos los partidos extraparlamentarios se opusieron.

Un traje a la medida del PJ y la UCR

Esta ley impuso una serie de nuevas restricciones a la participación electoral y política, que claramente beneficia a los aparatos del bipartidismo PJ-UCR y al mismo tiempo perjudica a los partidos de izquierda. Recomponer el régimen político, esta democracia burguesa que viene en crisis desde diciembre de 2001, requiere impedir que el desgaste de los K y de los políticos del sistema puedan capitalizarlo fuerzas nuevas y sobre todo la izquierda, cuyo protagonismo en las calles es creciente.
En concreto, esta reforma polítika establece mayores requisitos para obtener el reconocimiento como partido distrital y nacional; habrá primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, con un piso mínimo a superar para poder presentar candidatos a las generales; y además facilita el quite de la personería a aquellos partidos que no alcancen otro piso de votos en esas elecciones generales.
Es un verdadero traje a medida para el PJ y la UCR, destinado a la vez a excluir a las fuerzas de la izquierda de la pelea electoral y política.

Enfrentar el veto de Cristina

Por presión de la izquierda en el debate de la ley se habían obtenido algunas pequeñas modificaciones. En esas reuniones, junto a otros dirigentes y a diputados de centroizquierda, intervino activamente la compañera Vilma Ripoll.
Si bien los cambios logrados no alteraban la esencia antidemocrática de la reforma, alivianaban parcialmente algunas exigencias. Así lo contemplan las disposiciones transitorias que establecen los artículos 107 y 108 de la ley aprobada.
El 107 extendía hasta el 31 de diciembre de 2011 el plazo para completar el número de afiliaciones para conseguir la personería provincial y nacional. Y además, hacía caducar todas las acciones que hubiera iniciado la justicia contra los partidos que no hubiesen superado el piso del 2% del padrón en dos elecciones sucesivas . El artículo 108º también postergaba hasta el 31 de diciembre de 2011 la aplicación de dos artículos que impiden postular candidatos a partidos con reconocimiento provisorio y acotan los plazos para completar las afiliaciones y realizar las internas .
Pues bien: la señora presidenta, invocando un supuesto error del Congreso, dictó el Decreto Nº 2004/09 por el cual “observó” los artículos 107 y 108. De hecho, los vetó. De esta manera, anuló los cambios que se habían introducido y anticipa en un año todos los plazos. Esto significa que habrá que cumplimentar mucho antes las exigencias y que por otra parte la justicia reactiva todas las caducidades de personería que había comenzado.
Como MST, esta medida no traba nuestra personería nacional para participar de las elecciones presidenciales de 2010, pero sí nos perjudica en varios distritos. Será necesario entonces un nuevo esfuerzo militante para completar esas afiliaciones, defender esas personerías y poder dar pelea presentando candidatos locales.
Resulta indispensable coordinar a todas las fuerzas políticas dispuestas a impedir este veto proscriptivo que ha decretado el gobierno K. El martes 15 se realizó una primera reunión de partidos de izquierda a fin de acordar iniciativas.


Publicado

en

por

Etiquetas: