Capital

Spread the love

Pasan los ministros, sigue la lucha

Esteban Bullrich, nuevo ministro de educación porteño, asumió la cartera mostrando un perfil opuesto al de su antecesor Abel Posse. Intentando desplegar una imagen dialoguista, llamó a reunirse a los gremios docentes. Pero cabe preguntarse: siendo ministro de educación de Macri ¿será realmente diferente?
Los docentes porteños sabemos que no. En primer lugar, conserva el gabinete de Mariano Narodowski e incluso hay posibilidades de que el ex- ministro sea uno se sus asesores. Además, tiene de segundo a Andrés Ibarra, responsable del cesanteo de los trabajadores del Programa de Mitigación de Riesgos de las Escuelas y de la incorporación de patovicas. Y como frutilla del postre, expresó que si bien evaluará la posibilidad de aumentos salariales para los docentes, todo dependerá del presupuesto educativo ya votado por la legislatura.
Sus declaraciones dejan en claro que se propone continuar con las políticas de achicamiento de la educación pública y subvención a la privada. Es decir, pretende restringir la inversión en educación a un presupuesto menor al del año pasado, basado en los números mentirosos de inflación que da el gobierno nacional. Recordemos que este presupuesto aumenta los subsidios a los colegios privados. Este aumento es coherente con los proyectos de Caracciolo, directora del área primaria, de modificar las escuelas existentes para evitar construir nuevas; es coherente con el intento hasta ahora frustrado de retirar de concurso 82 vacantes de maestros de grado; y es coherente también con al creación de la Secretaría de Educación a cargo de Ibarra que tiene como objetivo asegurar los aportes públicos al sector privado.
Asimismo, Bullrich se reunió con Sileone, ministro de educación nacional para asegurarse de que haya una paritaria nacional que ponga un techo a los aumentos docentes como suele suceder todos los años gracias a la complicidad de la dirección Celeste de CTERA
En los últimos dos años los docentes porteños hemos luchado contra las políticas educativas elitistas del gobierno macrista logrando frenar algunos avances y conseguir algunos aumentos salariales. Es fundamental que este año nos pongamos firmes en el no inicio que desde cada escuela y asamblea de distrito exijamos que las conducciones de nuestros gremios lleven la pelea a fondo con un plan de lucha para lograr el aumento del presupuesto, la recomposición salarial, el pago en término de suplentes e interinos, la titularización de docentes precarizados, la reincorporación de los trabajadores del programa de mitigación y todos nuestros reclamos. Exigiendo también que la CTERA unifique las acciones a nivel nacional.

Karina y Andrea
Alternativa Docente


Publicado

en

por

Etiquetas: